Economía

Coronavirus: ¿Qué pasará con las vacaciones de Semana Santa en Honduras?

En boca de varios expertos, aún falta esperar cuántos casos de coronavirus se vayan reportando en el país, pero no extrañaría que peligraran las vacaciones
21.03.2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- Antes de que el coronavirus llegara al país, los empresarios temían que el turismo sería el sector más afectado por esta enfermedad que comenzó a estremecer al mundo en diciembre de 2019 y que estalló en enero de 2020.

Ahora, con 24 casos confirmados en Honduras hasta mediodía de este viernes 20 de marzo, no cabe duda que los efectos de la epidemia han representado un golpe significativo al sector turismo a pesar de que la Semana Santa comienza dentro de un poco más de dos semanas ( del 5 al 11 de abril).

Normalmente, el gobierno concede toda la semana a los empleados públicos, mientras que la empresa privada otorga el asueto a partir del mediodía del miércoles.

En ese sentido, el sector privado del país ha establecido una serie de sugerencias para reactivar la economía ante la crisis sanitaria que comenzó el 11 de marzo de este año.

Entre las prevenciones destacan ampliar el feriado de Semana Santa a toda la semana promoviendo el #QuédateEnCasa para darle seguimiento al contagio.

Esa recomendación podría ser devastadora para el turismo hondureño, que podría traducirse como la reducción del ingreso de turistas extranjeros y la consiguiente cancelación de cientos de reservaciones en hoteles en los principales centros de atracción turística, así como vuelos y otras actividades recreativas.

Datos del Instituto Hondureño de Turismo (IHT) indican que en Semana Santa de 2019 se movilizaron al menos 3.7 millones de personas a nivel nacional, lo que generó al menos 7,000 millones de lempiras.

Para el viceministro de este rubro, Selvin Barralaga, el turismo genera flujo económico que se convierte en una cada de ingresos para muchas personas.

Vea: Las medidas vigentes en Honduras tras detectar 24 casos de coronavirus

'El turismo es una cadena que incluye al que vende combustible, al que se hospeda, al que se alimenta, al que hace guías turísticas y el emprendedor que ofrece artesanías', dijo a EL HERALDO.

También, durante 2019, un total de 2.4 millones de visitantes ingresaron a Honduras, de los cuales, el 64 por ciento fueron excursionistas de un día y el 35.6 por ciento fueron turistas.

Un empresario de un hotel de Roatán, Islas de la Bahía, comentó a EL HERALDO que como consecuencia de la pandemia, el flujo de turistas bajó abruptamente y también el número de reservaciones de habitaciones.

'Las cosas están mal. Esto representa y representará un golpe fuerte a la economía del país. Por los momentos solo pensamos en mitigar el coronavirus', expresó.

El Banco Central de Honduras (BCH) estimó que en 2019 el número de turistas creció en más de 126,000 personas, es decir, el 5.5 por ciento.

Peligra la Semana Santa

El presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Juan Carlos Sikaffy, enfatizó a EL HERALDO que el en caso de que las medidas establecidas por el gobierno se extiendan por más tiempo, podría suspenderse la Semana Santa.

'El sector turismo a nivel mundial ha sido afectado por la pandemia y por ello se trabaja en medidas que ayudaran la reactivación del sector', planteó.

Además: El minuto a minuto del coronavirus en Honduras y el mundo

'Por ello reiteramos la importancia de sentarnos con el gobierno para definir esas medidas de choque para poder preservar empleos y poder proteger no solo la vida de nuestros compatriotas, sino la economía del país', añadió.

'Todo depende de los casos que resulten'

En tanto, el epidemiólogo Tito Alvarado también precisó que todo depende de la cantidad de casos que vayan resultando con el paso de los días para determinar si se suspende la Semana Santa.

'Si esto se logra controlar o mantenemos una curva epidemiológica equilibrada pueda que todo siga normal, pero lo dudo mucho. Incidirá mucho la cantidad de casos que salgan a diario', expresó.

El experto opinó que, a raíz de la situación actual las actividades de la Semana Mayor podrían verse afectada en gran manera, lo que repercutiría en el sector turismo.

'No es descabellado decir que la Semana Santa no será como la de los años anteriores. Las personas tal vez no van a salir por el miedo al virus, entonces se van a autolimitar', puntualizó.

Otro de los aspecto a resaltar es que en varias partes del mundo los viajeros se han contenido a fuerza y los centros turísticos han cerrado con el objetivo de evitar la propagación del coronavirus.

Aunque no se sabe a ciencia cierta cuánto tiempo estarán las medidas de contención -que implican cuarentenas, cierre de fronteras y cercos epidemiológicos-, no extrañaría que la Semana Santa peligrara en sus actividades tradicionales, prevén expertos.