Honduras

Consensos son necesarios para acceder a un nuevo gobierno pacífico y civilizado

Para algunos analistas consultados por EL HERALDO, la intención de un diálogo abierto debería ser lo más importante entre las dos partes que aspiran encabezar el Poder Legislativo
07.02.2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- La parsimonia que se consiguió con el proceso democrático del 28 de noviembre quedó en el olvido tras la instalación de las nuevas autoridades del Congreso Nacional.

Un par de días han bastado para que Honduras se suma en una crisis política en busca del poder y que hasta este miércoles no daba señales de solucionarse.

Para algunos analistas consultados por EL HERALDO, la intención de un diálogo abierto debería ser lo más importante entre las dos partes que aspiran encabezar el Poder Legislativo.

A esto se suma la participación de la presidenta electa Xiomara Castro, quien según los expertos, deberá tomar ahora el papel como jefe de Estado y no como jefe del Partido Libertad y Refundación (Libre) dentro del cual es militante.

Y es que más allá de ser considerada una crisis jurídica, se torna en un conflicto meramente político que no parece tocar fondo.

DE INTERÉS: Ambición excesiva de los políticos suicidas tiene al país sumido en crisis

“El triunfo, la paz, la tranquilidad y la armonía, la alegría electoral que se logró por razones de la celebración y resultados de las elecciones se ha perdido con este conflicto, se ha quedado anulado. El ambiente que tenemos ahora es un ambiente que hay que bajarle el tono, porque con este tono tan subido de conflicto no podemos tener un gobierno sereno que discuta en una forma pacífica, ordenada (y) civilizada, las alternativas políticas que hay que discutir por la problemática que dejó la administración de Juan Orlando (Hernández)”, sopesó el analista Ricardo Puerta.

De igual forma, lamentó que la alianza política y la victoria histórica que supuso la llegada al poder de Castro se haya tornado en una división interna entre dos bandos que sostienen la legalidad de sus cargos, aunque “las dos alternativas no cumplieron el debido proceso”.

Pero, ¿qué será necesario para que Xiomara Castro asuma el poder sin mayores problemas de gobernalidad?

A criterio de Puerta, el primer paso para propiciar ese anhelado consenso es “recuperando a la gente que ella está llamando traidores, que evidentemente si los llama traidores la gente no se va a acercar. Los dos facciones han cometido irregularidades para lograr lo que querían que era lograr la directiva del Congreso”.

“Deberían de realmente retomar el problema y a través de un diálogo que quizás con moderadores que no sean necesariamente las partes envueltas... decir, a qué raíz tenemos que tocar para que de aquí en adelante lo que significa una traición para un bando y una afirmación del debido proceso para el otro se convierta más bien en una coalición de ideas que el país necesita”, sugirió.

+Nasralla sobre propuesta de tercería en Congreso Nacional: “Eso no es una alternativa”

Y pese a que el partido de izquierda tomará posesión este jueves en un ambiente plagado de tensión e incertidumbre, hay quienes opinan que la salida a esta crisis política se dará progresivamente, siempre y cuando exista la intención de dialogar.

“La solución es necesaria... pero no tiene que ser antes de mañana, sería lo ideal pero no necesariamente. Es un problema político más que jurídico. Entonces, después de la toma de posesión de la presidenta habrá tiempo para resolver el problema de manera política porque es un problema político”, sostuvo por su parte Augusto Aguilar.

La opción viable, señaló, es que Xiomara Castro sea juramentada por un juez -ya sea de Letras o de Paz- pues es un problema de gobernalidad.

Lo que sí está claro es que uno de los desafíos más fuertes que tendrá el nuevo Gobierno es trabajar para disminuir esa imagen de violencia y corrupción que tiene Honduras en el plano internacional.

+Partido Liberal respalda una tercería en el Congreso, pero el PSH se niega

“Todos los problemas no tienen solo una solución. Una podría ser que los partidos políticos se comprometieran y que le dieran la oportunidad a la Presidenta de la República que ella participara o que diera una sugerencia de cómo debería estar esa junta directiva. La otra solución es una tercería. Que renunciaran ambos bandos y que se proponga a un tercero, pueden haber otro tipo de arreglos políticos, las soluciones son varias”, agregó Aguilar.

Además, fue del pensamiento que el pueblo hondureño debe mantenerse en calma ante esta “lucha de poder”.

“Lo importante es que haya buena intención y el respaldo que tiene del pueblo hondureño la presidenta electa”, concluyó.