Tegucigalpa

Comercios en lo alto: 64 nuevas obras verticales alojan negocios

Las cifras indican que a través de los trámites para la obtención de una licencia para la construcción vertical de comercios, la Alcaldía Municipal percibió más de 50 millones de lempiras en los últimos nueve años
02.05.2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- Pese a la topografía accidentada de la capital, en los últimos nueve años, nuevas obras verticales para uso comercial surgieron a granel y poco a poco son más visibles en el municipio.

De acuerdo con los datos analizados por EL HERALDO, según la solicitud de información SOL-AMDC-674-2022, desde el 25 de julio del 2013 hasta el 30 de marzo del 2022 la Gerencia de Control de la Construcción de la Alcaldía Municipal aprobó 64 proyectos de construcción vertical con fines comerciales.

Si sumamos cada metro a lo alto de los 64 proyectos, se obtienen 934 metros de altura entre todos, es decir más del doble de la longitud con la que cuenta la avenida Gutemberg de Tegucigalpa.

LEA: En la destruida salida a Olancho se necesita una inversión millonaria

Como prueba de que prima el concepto vertical por encima del horizontal, estas obras se desarrollaron en apenas 474,908 metros cuadrados (70 veces el área del Estadio Nacional Chelato Uclés).

Aunque los costos varían de acuerdo con la altura del edificio o área de construcción, esas obras generaron a la comuna un ingreso que supera los 50 millones de lempiras por pago de licencias de ejecución.

Hay que destacar que del total, 20 (31 por ciento) son edificaciones que alojan locales comerciales y 16 (25 por ciento) son para oficinas, el resto son de uso mixto.

Estas construcciones tienen un promedio cercano a cinco niveles y el mínimo fue un proyecto de dos plantas, en contraste con un edificio de treinta pisos (como el proyecto de máximo nivel).

La ingeniería moderna es uno de los factores que permite la edificación en la topografía capitalina.

Tramitología

César Bran, presidente de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico), expresó que todo es parte del “cambio de mentalidad” de las personas al conocer los beneficios de esas estructuras, no obstante destacó las dificultades para adquirir un permiso.

“Analizamos la temática y el problema dentro la Alcaldía ya se solucionó, la tramitología con la llegada de la pandemia agilizó la parte informática y ahora sí llegamos con toda la documentación, rápido sale el permiso”, resaltó.

Más allá de la celeridad, lamentó que el problema se trasladó a otros permisos, como el ambiental, cuya adquisición puede demorar hasta dos años.

“Como la Chico, trabajamos en soluciones para ese tema en la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (MiAmbiente). En Tegucigalpa piden incluso hasta un permiso de Aeronáutica Civil por el aeropuerto, es por todos los requisitos que se genera la tardanza”, indicó.

TAMBIÉN: Distribución de agua mejoraría si se mantienen las lluvias en el DC

Como parte del rosario de dictámenes, obligatorios en el trámite no simplificado, Bran enumeró el de Bomberos, Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA), Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) y la constancia de factibilidad de la Secretaría de Infraestructura y Servicios Públicos (Insep).

De acuerdo con Rafael Medina, director ejecutivo de la Cámara de Industria y Comercio de Tegucigalpa (CCIT), esas edificaciones se convierten en algo válido pese a las limitaciones geográficas de las ciudades gemelas.

Para el representante del sector privado, el comercio en construcciones verticales beneficia al generar espacios para compra o alquiler de locales, pero se tiene que considerar un “aprendizaje” de los consumidores para asistir a ese tipo de locales comerciales.

VEA: Gestionan incinerador de desechos para generar energía