Tegucigalpa

En la destruida salida a Olancho se necesita una inversión millonaria

Desde el kilómetro uno hasta el ocho, esta carretera se encuentra en mal estado. Una falla geológica destruye los trabajos de mantenimiento que se realizan en la vía. El tráfico se extiende por kilómetros
28.04.2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- La carretera hacia el departamento de Olancho es una de las vías por las que ingresan y salen de la capital miles de personas al día, pero se encuentra destruida y en abandono desde hace varios años.

Este acceso vial conecta con al menos 30 barrios, colonias y aldeas de forma directa, y a esto se suman los viajeros de los municipios cercanos de Francisco Morazán y de Olancho que se mueven a la capital.

Pero la calzada de esta carretera ya dio su vida útil, por lo que los ocho kilómetros desde la rotonda de La Laguna hasta la aldea El Guanábano se encuentran en deplorable estado.

LEA: En el Hospital San Felipe más del 90% del techo está en mal estado

En un recorrido hecho por EL HERALDO se constató que el estado del primer kilómetro de la vía es aceptable, ya que se realizó un bacheo hace varios meses y ha soportado el aforo vehicular.

Pero a medida se avanza el deterioro de la vía es mayor, pues desde el desvío de la colonia Villa Franca y el sector dos de la colonia Cerro Grande la carretera presenta enormes daños, al grado que se formaron agujeros en los trabajos de bacheo realizados.

Debido al pésimo estado de la carretera, los conductores de buses de la colonia Cerro Grande se tomaron esta vía exigiendo su reparación, por lo que desde el lunes hay maquinaria trabajando en la zona más dañada.

ES DE INTERÉS: El invierno amenaza con una embestida climática a la capital

La falta de proyectos pluviales causa que el deterioro de la calzada sea mayor.

Remiendos

Los pobladores de la zona denuncian que esta salida de la ciudad ha estado en el abandono, pues las últimas administraciones municipales nunca lograron dar un buen mantenimiento a la vía y ahora el problema está generando caos vial en la zona, a tal punto que el tráfico vehicular dura hasta las 9:00 de la noche.

Y estas largas filas se forman por el tramo en peores condiciones, es decir, sobre el kilómetro 3.5, donde se reporta una falla geológica.

Según los vecinos, esta falla se comenzó a mover desde 2015 y dejó sin pavimento unos 200 metros, desde entonces se han hecho varias reparaciones a la calzada.

Otro de los tramos con serios daños es el kilómetro cinco, donde desembocan las aguas de las aldeas Cerro Grande y Santa Teresita.

“Esta calle duró buena hasta 2012, de ahí para acá comenzó a llenarse de baches. ‘Papi a la Orden’ solo mandaba a raspar, pero en dos meses ya estaba malo de nuevo, ahora el nuevo alcalde mandó maquinaria por la protesta”, manifestó José Reyes, vecino de la aldea Santa Teresita.

VEA: Prevén alza del 50% de casos de dengue por la temporada lluviosa

Nuevos proyectos

Las autoridades de la Alcaldía Municipal informaron que por ahora realizan trabajos de emergencia para mejorar la fluidez del tráfico.

“Nuestros equipos técnicos de las Gerencias de Control y Seguimiento, Movilidad Urbana y Ordenamiento Territorial se hicieron presentes en la carretera para determinar el perfil de un proyecto, con el fin de dar una respuesta definitiva a la falla y a la carretera”, detalló Jorge Aldana, alcalde capitalino.

El edil explicó que entre las soluciones que se estudian está la ampliación de carriles y la construcción de una vía alterna.

Aldana adelantó que se destinarán unos 50 millones de dólares para estos proyectos, que también incluyen inversiones en las salidas al sur y oriente de la capital.

Las filas de vehículos son kilométricas en ambos sentidos de la carretera.