Falso

Exclusiva: Nos vacunamos contra el covid-19 con un par de clics

26.07.2022
EL HERALDO Plus realizó diferentes compras en redes sociales para evidenciar que todo lo que las personas deseen se encuentra a tan solo un clic, hasta un falso certificado de vacunación contra el covid

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- A un clic puede pasar de no estar vacunado contra el covid-19 a sí estarlo... al menos.

El ingenio en las redes sociales le saca dinero a cualquier necesidad de los visitantes. En esta oportunidad la venta de carnet de vacunas covid-19 es parte de ese complejo negocio.

La Unidad Investigativa de EL HERALDO Plus compró uno sin mayores problemas.

Precio accesible, rapidez en la entrega, sellos garantizados, todo en un solo paquete.

+Hasta bombas lacrimógenas son vendidas en Facebook

Pero no solo eso, también venden carnet de vacunas normales, por si perdió el que le dieron en el centro de salud y tiene miedo de que la enfermera lo regañe por descuidado.

La oferta clandestina en línea no se limita a ese certificado: hay cytotec como método abortivo en embarazos avanzados, Plan B con entrega gratis y medicinas contra el covid-19 que escasean en los hospitales.

Un mundo de oportunidades fraudulentas que nadie controla en las redes sociales, los grupos de Facebook estallan con la ofertas ante una demanda en aumento.

VEA: Narcotráfico explota rutas entre Nicaragua y Honduras

Cifras oficiales apuntan que hay 1.3 millones de hondureños que no se han vacunado y una población de más de medio millón de menores en igual condición

Carnet de vacunas

Un sencillo posteo en redes sociales abrió una posibilidad de “venta de carnet covid-19”.

Se preguntarán por qué la negatividad a recibir la vacuna si la aplicación es gratis, pero ese es un tema con diferentes aristas.

Están los que no creen en la vacuna, un grupo que mantiene teorías conspirativas, los descuidados y los que simplemente no quieren inmunizarse.

Cifras oficiales apuntan que en Honduras, al 18 de julio, 1.3 millones de personas no tenían ni la primera dosis de la vacuna.Hay un grupo de más de medio millón de niños en edad de recibir la dosis que tampoco sus padres los han llevado.

ADEMÁS: Narcos buscan hacer de Honduras un país productor de cocaína

Mientras esto ocurre, las salas de emergencia se están volviendo a llenar de casos. Las variantes de la enfermedad son cada vez más contagiosas, pero aún así la negatividad a las dosis continúa.

Las autoridades, por su parte, insisten en la vacunación, pues aunque la gravedad de las nuevas variantes en los síntomas es menor, sí podrían comprometer la vida de una persona no vacunada.

Por otro lado, para diferentes acciones piden el carnet de vacuna, como trabajo, viaje, estudios, ingreso a lugares, en fin, se convirtió en una credencial de acceso.

TAMBIÉN: Es posible que en Honduras hayan aprendido a producir cocaína con grupos de Suramérica

En este escenario entra la oportunidad de las personas que, sin importar el motivo detrás para no vacunarse, compran una credencial con el esquema parcial, completo o ampliado de inmunización. Puede ser un falso vacunado de Pzifer, Sputnik, AstraZeneca o tener una combinación de varias, junto con la vacuna Moderna, entre otras. La cuestión es que lleva los sellos, las firmas, el material y todo lo que pide la Secretaría de Salud (Sesal).

La Unidad Investigativa de EL HERALDO Plus contactó al vendedor directamente a su perfil personal de Facebook, pues no respondió al llamado que se le hizo en el grupo que anunció que vendía estos documentos.

La persona en las redes era una agraciada jovencita de unos 20 a 25 años, con una buena cantidad de fotos.Se le consultó directamente si iba a ayudar con el carnet de vacunación anticovid y rápidamente respondió que sí. Ella brindó un número de teléfono, pero no se le llamó sino hasta varios días después cuando estuviera más tranquila en sus asuntos.

+Bajo engaños, capturado por masacre ofrecía servicios de seguridad a políticos

Mientras decenas de personas prefieren comprar el carnet de vacunación del covid-19 las salas de los hospitales públicos y privados se llenan de contagiados

El teléfono sonó y sorpresa: contestó un varón, se descartó que se tratara de la jovencita de las mil fotos.

“Aló, llamo para ver si me van ayudar con el carnet de covid-19, yo le escribí al perfil de la muchacha”, se le dijo. Al otro lado de la línea el tipo accedió, Luego de dar un sí cortante, solicitó: “Entendámonos por WhatsApp”.

En un segundo se cambió la vía de comunicación oral a escrita y el intercambio de mensajes fluyó como si se tratara de un pretendiente cortejando a una jovencita.

Se le explicó al muchacho, cuya foto de perfil era una dama, que era importante que el carnet se entregara en corto tiempo pues se necesitaba para un trámite. El vendedor solicitó 1,800 lempiras aduciendo que los sellos y las firmas no son sencillos de obtener, además de la calidad de documentos.

Se le pidió una rebaja y se dejó su oferta a 1,500 lempiras; así que se le hizo una contraoferta de 1,000 lempiras que no aceptó, cerrando el trato en 1,300 lempiras. Tras explicar que la demanda es buena, sostuvo que lo dejaría a ese precio como un “favorazo”.

+Mayores de 18 años siguen en centros de internamiento en Honduras

Entre el intercambio de mensajes destacó algunas frases como “va con sello y todo”, “solo ocuparía los datos”, “ese precio es establecido, si más bien los doy en 2,500 lempiras”, “ya le mando una muestra”, ”para que vea que no lo engaño”, “así son, mire”.

El astuto vendedor mandó la muestra de un carnet donde solo omitió los datos del antiguo comprador, dejando ver los sellos y las firmas para tratar de convencer a su cliente.

El modo de operar de este vendedor está ajustado a la pandemia: todo lo hace por medio de entrega por mensajería, es así que ofreció que el envío se realizara por Rápido Cargo, por lo que solicitó los datos de la persona que iba a recibir el paquete.

ES DE INTERÉS: El 30% de menores infractores son detenidos por extorsión: “De aquí se sale, de una tumba no se sale”

Se le brindaron datos totalmente falsos tanto de la persona que solicitaba el certificado como del responsable de recibir el paquete con el carnet de la vacuna. Una vez listo el documento, el vendedor envío las fotos para corroborar los datos. En la imagen recibida por WhatsApp se comprobó que los sellos y las firmas correspondían a los de un carnet real.

En el documento, el vendedor estampó que su cliente se había puesto dosis de Pfizer con las fechas correctas. Una vez comprobados los datos, solicitó su pago para realizar el envío desde otra ciudad de Honduras, pues explicó que en Tegucigalpa no tiene sucursal por los momentos.

Se le realizó el pago y unas horas después mandó una fotografía desde la empresa de envío con el paquete para comprobar su responsabilidad. La Unidad Investigativa de EL HERALDO Plus recogió el paquete al siguiente día con el carnet de vacunación de covid-19 en su interior.

+“Lo complicado es que el niño se oponga al proceso”, dice David Maradiaga, director de Jalteva

Se realizó la última interacción con el vendedor, a quien se le agradeció por su puntualidad y esmero en la creación de tan importante documento. El tipo agradeció la confianza y se despidió con el famoso “estamos a la orden”.

En el certificado se indicaba que la primera dosis se aplicó el 20 de noviembre de 2021, la segunda se administró el 4 de febrero de 2022, mientras que el 12 de abril de 2022 la persona recibió una dosis de refuerzo.

Así, con un clic, un ciudadano puede pasar a estar vacunado aunque las dosis reales no sean del deseo de las personas.

EL HERALDO Plus intentó obtener una reacción de la Secretaría de Salud sobre los controles existentes para emitir este certificado, pero hasta la hora de cierre no se había recibido una respuesta.

+Director de Jalteva Nuevo: “Con un joven que cambie es una generación que se levanta”

En algún momento los hondureños exigían las vacunas contra el virus de forma desesperada en la ola de la pandemia del año pasado.

Hasta pastillas abortivas

Ahora bien, la Unidad Investigativa de EL HERALDO Plus también conversó con vendedores de métodos abortivos prohibidos.

Se negoció la compra de un tratamiento de la pastilla Cytotec, la cual se encontró a 500 lempiras cada una.

El vendedor aclaró que para realizar el aborto eran ocho píldoras, tres tomadas y cinco introducidas en la vagina, en un método sumamente peligroso.

El sujeto también ofreció el envío por medio de los mensajería para evitar mostrar su rostro, pero al final la compra se desestimó porque ya se ha realizado en ocasiones anteriores.

También es normal encontrar publicaciones de venta de Plan B a precios bajos con servicio de entrega en casa.Hay medicamentos de todo tipo en un abanico de oportunidades de obtener “cosas” de dudosa procedencia, solo con entrar a una red social.

ES DE INTERÉS: En picada cifra de menores infractores en centros de internamiento: “De toda mi vida, esto ha sido lo más difícil”