“Lo complicado es que el niño se oponga al proceso”, dice David Maradiaga, director de Jalteva

Los jueces piden a los padres cambiar de domicilio tras culminar la pena

El director de Jalteva, David Maradiaga

Por: Redacción

min. de lectura

CEDROS, FRANCISCO MORAZÁN.- Las limitaciones con la infraestructura de Jalteva, la formación de los menores y el rechazo que tienen algunos en el proceso fueron parte de los temas de los que habló David Maradiaga, director de Jalteva.

Maradiaga contó que al concretar la pena, los menores quedan a merced de los padres y que el juez hace hincapié es que es necesario que cambien de domicilio.

A continuación la entrevista completa:

¿En qué consiste la rehabilitación en Jalteva?

Es a través del equipo multidisciplinario. Desde el ingreso del muchacho se recibe por el área de seguridad, luego el área de salud, quienes verifican que venga en buen estado de salud. Luego pasa a un proceso de cuarentena por el covid-19. Después se une con el resto de la población.

LEA: Estado tendrá control de la nueva cárcel de menores en Jalteva, Francisco Morazán

¿Qué es lo más complicado para concretar ese proceso de rehabilitación?

Lo más complicado es que el niño se oponga, por ejemplo que no quiera ser parte del proceso. El técnico está capacitado para trabajar con él, pero si él dice que no quiere entonces entramos en otro proceso para hacerle conciencia, hablar con él para hacerle hincapié de las necesidades que él tiene de integrarse en un proceso educativo y formativo.

¿Representa un problema que muchos módulos estén en malas condiciones?

Sí, ha sido una situación que nos ha quitado espacios porque podría servir como espacios formativos para los jóvenes, pero generalmente los jóvenes no pasan allí.

¿Quedan expuestos los menores al terminar su pena?

Los jueces hacen hincapié a los padres del cambio de domicilio, de buscar un lugar diferente que les pueda ayudar. Si el día de mañana a esos muchachos les pasa algo, allí los responsables son los padres porque nuestra responsabilidad como INAMI es aquí en el centro.

En estos casos, ¿cuál es la labor del Estado?

Hay un programa de medidas alternas que son los que vigilan que el niño lleve ese cumplimiento, que haya una medida de cumplimiento, entonces están como en una vigilancia, pero no son todos, son como el 50% o 60%, el resto está a disponibilidad de los padres de familia.

VEA: Los niños pueden ser privados de libertad desde los 12 años

Notas Relacionadas