Sucesos

Se disparan los crímenes en 2021: masacres y encostalados enlutan a Honduras

El recuento de crímenes comenzó casi al tiempo en que el reloj marcó el inicio del 2021

FOTOGALERÍA
13.01.2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- La violencia parece incrustarse cada vez más en la idiosincrasia de los hondureños, pues desde el inicio de 2021, con apenas 13 días transcurridos, la suma de víctimas mortales en sangrientos asesinatos es de más de 50 personas y aumenta a cada instante.

Ni la pandemia del coronavirus ayudó a valorar la vida, ni e l Año Nuevo despertó el sentimiento de amor al prójimo y de paz para los hogares, pues los responsables de los violentos actos parecen competir por cuál es el más atroz y el más perturbador.

Masacres

Apenas minutos después de que se realizara el conteo regresivo para dar la bienvenida al nuevo año y que los 'monigotes' llenos de pólvora tronaran como lo establece la tradición, una masacre marcaba el inicio de una nueva lista de crímenes en el país. René Obdulio Baquedano, Sergio Cruz, José Guifarro y Cristhian Guifarro fueron acribillados en Catacamas, Olancho.

Los crímenes donde se ha dejado este rótulo mantienen en suspenso a las autoridades y a la población en general.

Los crímenes donde se ha dejado este rótulo mantienen en suspenso a las autoridades y a la población en general.


Otras cuatro personas también fueron sorprendidas en una emboscada cuando se conducían en un vehículo, a la altura del barrio Las Palmas de San Pedro Sula, Cortés, el pasado 11 de enero. En esa, que se convirtió en la segunda masacre del año, perdieron la vida Miguel Eduardo Amaya Guzmán (31), Danilo Enrique Amaya Guzmán (38), Jesús Eduardo Díaz Carranza (32) y Douglas Nolberto Sorto Díaz (37).

En este hecho violento, los testimonios apuntan a que sujetos vistiendo indumentaria policial los sometieron contra el pavimento y les dispararon.

VEA: Hallan otro cadáver dentro de bolsas plásticas y con rótulo en Chamelecón

La saña como común denominador

El 1 de enero también se reportó la muerte violenta de varias personas en diferentes puntos. En la capital, un hombre fue asesinado y posteriormente arrastrado por unas gradas de la colonia El Picachito. En esa misma ciudad, pero en la colonia Santa Clara, fue asesinado a golpes otro ciudadano. Y en El Progreso, Yoro, Yony García -que había desaparecido el día anterior, aproximadamente a las 11:00 de la noche- fue hallado muerto, con heridas de arma blanca.

Los ataques son contra personas de cualquier edad, género y ocupación, como cuando el 3 de enero en la aldea El Edén de Esparta, Atlántida, desconocidos atacaron a machetazos a un pastor evangélico; o cuando asesinaron a Adonis Misael Matamoros Flores (36) y no conformes, procedieron a quemar su cuerpo, dejándolo carbonizado en una carretera de Danlí, El Paraíso, ese mismo 3 de enero.

Las familias hondureñas continúan siendo marcadas por la violencia y en la mayoría de los casos, nunca saben quiénes les causaron la irreparable pérdida de seres queridos.

Las familias hondureñas continúan siendo marcadas por la violencia y en la mayoría de los casos, nunca saben quiénes les causaron la irreparable pérdida de seres queridos.


Apenas dos días después, el país entero se consternó con la muerte violenta del conductor de un bus rapidito identificado como Miguel Adolfo Lara Ramos, quien como todos los días, había salido a recorrer el anillo Periférico, en la capital, para llevar el sustento a su familia, sin embargo, los certeros disparos realizados por una menor de apenas 13 años, en compañía de un adolescente de 18, le segaron la vida.

Un exalcalde también se sumó a la lista de hondureños fallecidos de forma violenta. Eddy Acosta, quien estuvo a la cabeza del municipio de Olanchito, Yoro, fue acribillado a balazos en la ciudad de La Ceiba, departamento de Atlántida.

ADEMÁS: Abatido por la Policía muere supuesto miembro de la Pandilla 18

Y las mujeres tampoco están exentas de la ola de violencia en Honduras. Una madre y su hija murieron en el patio de su casa, luego de que individuos armados irrumpieran en su hogar y les dispararan, el hecho ocurrió en el municipio de Campamento, departamento de Olancho. En Tegucigalpa, dos hermanas fueron asesinadas en circunstancias similares, en la colonia Los Pinos.

Con este tipo de hechos, el luto en las familias se profundiza aún más, pues no pierden solo a uno, sino a dos o más miembros en un mismo hogar. A este trauma se suman las formas horrendas en las que son asesinados sus seres queridos, como el hecho registrado en las últimas horas, cuando dos jovencitos fueron encontrados desmembrados en la aldea Chotepe de La Lima, Cortés.

Torturados, encostalados y con rótulos: La cruel modalidad que marca un patrón en Honduras

15 personas han sido halladas dentro de sacos, bolsas y cintas de embalaje en los últimos 11 días del año. Los primeros casos fueron los de dos cuerpos 'empaquetados' en la colonia Las Ayestas de la ciudad de San Pedro Sula, Cortés, a un lado fue dejado un misterioso rótulo que luego se convertiría en la principal pista para este tipo de crímenes. En el letrero se leía: 'Extorsionadores. Punto y com@'.

Los rostros de tres de las víctimas halladas encostaladas en Honduras.

Los rostros de tres de las víctimas halladas encostaladas en Honduras.


Los dantescos escenarios se repitieron luego en ciudades como Tegucigalpa, Tela, Choloma, Trinidad y otras partes de San Pedro Sula.

Entre las víctimas que se han logrado identificar hasta el momento se encuentran: un joven de 22 años, de nombre Carlos Daniel López, hallado en la colonia Mayangle de la capital; Narciso Molina, de 65 años de edad, cuyo cuerpo fue 'empaquetado' y lanzado en el sector Rivera Hernández de San Pedro Sula; Guillermo Antonio Sosa (24) y un menor de apenas 14 años, de nombre Jefferson Manuel Murillo, dejado en iguales circunstancias en Choloma, Cortés.

Investigaciones

De los crímenes ocurridos en lo que va del año, solo han trascendido pocas capturas de supuestos responsables, como la de los jovencitos vinculados al crimen del conductor de bus y un expolicía y un exmilitar acusados de matar a un excompañero de funciones.

En los múltiples casos de cuerpos 'encostalados', las autoridades afirman que según las investigaciones, las estructuras criminales son las que estarían detrás de estos hechos. Además consideran que algunos han sido cometidos contra rivales o colaboradores dentro del mundo delincuencial y otros podrían tratarse de formas para despistar a los agentes a cargo de las pesquisas.