Crímenes

Carmilla Wyler: Los crímenes más absurdos (Parte I)

Este vecino tenía un perro, un bonito labrador con aguacatero, obediente pero mañoso. Le gustaba comerse mis gallinas... Le reclamé a mi vecino, y por un tiempo dejaron de aparecer muertas mis gallinas, hasta que una mañana encontré dos...

VIDEOS