Entretenimiento

En medio de disputa con la famila real, Harry y Meghan hablan con Oprah Winfrey

La pareja ha dicho a menudo que dejaron Gran Bretaña para alejarse de los medios de comunicación del país

06.03.2021

LOS ÁNGELES, ESTADOS UNIDOS.- Después de una semana de revelaciones sobre la familia real británica, ¿hasta dónde llegarán el príncipe Harry y Meghan Markle en su esperada entrevista con Oprah Winfrey?

Millones de personas sintonizarán CBS la noche del domingo para averiguarlo.

Si los adelantos por cuentagotas de la entrevista dan un indicio, los duques de Sussex tienen cuentas que saldar con el Palacio de Buckingham poco más de un año después de abandonar sus deberes como miembros de la realeza y mudarse al sur de California.

VEA: 'Las niñas' conquista los Goya en una gala ensombrecida por la pandemia

En uno de ellos, Meghan, una exactriz de televisión que está embarazada del segundo hijo de la pareja, se refirió a la familia real como 'la Firma', un apodo interno que usó al acusarla de decir 'falsedades sobre nosotros'.

Meghan, de 39 años, enfrenta una investigación interna del palacio sobre denuncias de que acosó al personal de la casa real durante su estadía en Gran Bretaña.

Según The Times, exempleados afirman que las acusaciones se remontan a octubre de 2018, unos meses después de la boda de la pareja.

'Llamemos a esto como es: una campaña de desprestigio calculada basada en información engañosa y dañina', respondió un portavoz de Harry y Meghan.

'No es una coincidencia que las acusaciones distorsionadas de hace varios años destinadas a socavar a la duquesa trasciendan a los medios británicos poco antes de que ella y el duque hablen abierta y honestamente sobre su experiencia de los últimos años', agregó el vocero.

La pareja ha dicho a menudo que dejaron Gran Bretaña para alejarse de los medios de comunicación del país, pero también dieron cuenta de su descontento como integrantes de la realeza.

La crisis tiene reminiscencias del divorcio de los padres de Harry, el príncipe Carlos y la princesa Diana, y de una famosa entrevista que esta última concedió a la BBC en 1995, en la que admitió haber engañado a su esposo con el oficial del ejército James Hewitt.

La historia se repite

'Mi mayor preocupación era que la historia se repitiera', le dijo Harry a Oprah Winfrey en otro anticipo de la entrevista.

VEA: Arranca gala de los Premios Goya del cine español marcada por la pandemia

Aludió así a la muerte de su madre junto a su entonces pareja Dodi al Fayed en un accidente de auto en París en 1997, cuando el conductor de su coche intentaba escapar de la persecución de los paparazzi.

En otro capítulo del drama transatlántico previo a la charla con Winfrey, el Daily Telegraph informó este sábado que se está investigando una fundación que creó la pareja y luego disolvió en julio.

También publicó un artículo con críticas a Meghan, a la que describe como testaruda, calculadora y malcriada.

Después de confirmar a la reina Isabel que no reanudarían sus deberes reales tras un período de revisión de un año, los duques de Sussex perdieron el mes pasado sus últimos patrocinios reales y títulos militares.

De Gran Bretaña se mudaron a Canadá y luego a California. Vivieron primero en Los Ángeles y desde julio radican en Montecito, una pequeña y próspera ciudad costera.

Han procurado mostrarse como una pareja moderna preocupada por cuestiones humanitarias, en un país donde la opinión pública les es mucho más favorable que en Gran Bretaña.

Cuando muchos analistas de la familia real calificaron a la pareja de imprudente y egoísta, en Estados Unidos algunos vieron en ello indicios de racismo hacia Markle, que es de raza mixta.

Desde su llegada a Estados Unidos, Harry y Meghan crearon una fundación benéfica llamada Archewell y firmaron un acuerdo con Netflix para producir documentales, largometrajes, programación infantil y otros contenidos.

Además, se asociaron con Apple TV + en colaboración con Winfrey, reina de los programas de entrevistas que vendió la realizada a los duqes de Sussex a CBS por entre 7 y 9 millones de dólares, sgún The Wall Street Journal.

Winfrey retuvo no obstante los derechos internacionales sobre el jugosa conversación.