Cocina

Contra virus y bacterias, ponte un escudo alimenticio

Luego de casi tres años de lucha por la epidemia del covid-19 y otras enfermedades que aún proliferan en el ambiente, se hace necesario fortalecer el sistema inmunológico
15.08.2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- Ahora que se han normalizado muchas actividades fuera de casa y con el regreso a clases presenciales, se hace necesario fortalecer las defensas, tanto en adultos, como en niños. Una buena opción es revisar los hábitos alimenticios que se han tenido hasta el momento y buscar una dieta completa que fortalezca al cuerpo frente a enfermedades virales y otros tipos de padecimientos, asegura la nutrióloga Grace Ibarra Corral.

“Nos podemos remontar a Hipócrates, a quien se le atribuye el dicho ‘que tu alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento’. Desde esos tiempos se nos habla del impacto de lo que se ingiere, en la salud. Definitivamente, el tener un cuerpo sano mejora la respuesta ante cualquier tipo de amenaza.

“Es importante decir que ningún alimento en particular nos va a ayudar a combatir o prevenir alguna enfermedad. Es todo el estilo de vida saludable, con una alimentación correcta, suficiente y variada, la que nos dará los elementos necesarios para mejorar nuestros escudos”.

Ayuda a tu sistema inmune. El sistema inmune mantiene una estrecha relación con el intestino, menciona la nutrióloga Ibarra Corral. “Los alimentos que deberíamos comer son los que mantienen un intestino saludable, una microbiota intestinal buena. Hablamos de probióticos y prebióticos, de manera principal.

Los prebióticos se traducen en alimentos ricos en fibra, por ejemplo, algunos granos, avena, espárragos, centeno, muchas frutas y verduras”. Éstos actúan como fertilizantes que promueven la existencia de bacterias benéficas en el intestino.

ADEMÁS: Un buen sueño comienza con una adecuada alimentación

Los probióticos refieren, precisamente, a los alimentos que contienen microorganismos vivos encaminados a mejorar y/o mantener la microbiota intestinal. De acuerdo con la Clínica Mayo, las “bacterias buenas” de la microbiota intestinal, además de metabolizar nutrientes y medicamentos y mantener la estructura y el funcionamiento del tubo gastrointestinal, ayudan al sistema inmune a prevenir invasiones de patógenos.

Los dos mantienen el revestimiento mucoso que protege a los órganos de agentes nocivos, además de que unen fuerzas para suprimir las bacterias dañinas. Alimentos fermentados, como el kéfir, el chucrut y el kombucha son fuentes de estos agentes benéficos.

La alimentación debe ser lo más natural posible, es decir, evitando la comida procesada.

Estos días de permanecer más tiempo en casa brindan una buena oportunidad para cocinar con calma, por lo que se puede promover una dieta sana con mayor facilidad.

“Nos podemos enfocar a los malos hábitos que hemos tenido, por ejemplo, el consumir comida con grasas saturadas, abundante azúcar y sodio. Este momento que vivimos es una llamada a crear conciencia de qué es lo que introducimos a nuestro cuerpo y fomentar la buena alimentación en la familia”.

Más que mencionar comidas específicas, la experta llama a utilizar un arcoíris en los platos, es decir, elegir alimentos, entre ellos frutas y verduras, de distintos colores. Tampoco se trata de abusar de un elemento, subraya, sino de tener un régimen variado y equilibrado, acompañado del consumo de agua.

Cuidado con las “fake” news. En redes sociales abundan tips con efectos casi milagrosos, por ejemplo, que las rodajas de limón sumergidas en agua tibia salvarán vidas. “He visto publicaciones así, tal cual, y por eso es importante recalcar que ningún alimento particular tiene el poder de curar o de prevenir una enfermedad”, dice Ibarra Corral.

LEE TAMBIÉN: Desayunos exprés, cargados de sabor y nutrientes

“En su lugar, si llevamos un estilo de vida bueno, con una alimentación balanceada, podemos gozar de los nutrientes que pueden ayudar como factor protector”. El llamado que la especialista hace a cuidar lo que se ve y considera cierto en redes sociales se extiende al uso de suplementos alimenticios.

“Las personas podrían consumir vitamina C, omega 3, zinc, selenio, vitamina E y probióticos, pero antes de comprar cualquier tipo de estos productos es bien importante que se asesoren con profesionales, que les van a decir si estos suplementos son aptos en sus casos y en qué dosis”.

El uso de los suplementos se debe dar sobre la base de la ya mencionada dieta sana y equilibrada.

“También es muy importante que no recurramos a productos herbolarios o remedios caseros provenientes de plantas y hierbas. La mejor recomendación es la de enfocarnos en comer bien, comer lo más natural posible”.