Tegucigalpa

El miedo arrecia cada vez que llueve en Tegucigalpa

La corporación municipal reporta que 550 familias han resultado afectadas porlos deslizamientos en la colonia Guillén y zonas aledañas, pero se prevé que cifra aumente a 650
27.09.2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- La calle que sirve como línea divisoria entre las colonias Guillén y El Reparto por Arriba luce desolada. A lo lejos, dos voces se distinguen como único “ruido” en la zona, es doña Johanna Martínez, quien desde afuera de su casa platicaba con un vecino que estaba apostado en la segunda planta de su vivienda.

Ambos se mantienen vigilantes y atentos porque aunque el reloj marcaba las 10:52 AM, las nubes grises que se formaban en el cielo son una señal de alerta sobre posibles lluvias. “Cuando llueve siento miedito, pero tengo fe en el Señor. No me he ido porque no tengo a dónde ir, he andado buscando, pero solo hay opciones de alquiler de L 10,000 más el depósito, ¡no puedo!”, dijo la dama mientras se apoyaba con todo su cuerpo en uno de los débiles muros de su residencia.

Pese a que en diciembre podría cumplir dos escasos años de residir en la zona, es la primera vez que junto a su familia habitan una casa propia, razón por la que pesa aún más dejar todo atrás.

La casa de Johanna es una de las 55 que aún faltan por evacuar en la zona. Hasta el lunes la Alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC) reportó la evacuación de 274 viviendas, lo que se traduce a 2,298 personas evacuadas. “De las 55 casas que faltan, ninguna está en zona de riesgo, pero queremos que evacuen por seguridad”, dijo Jorge Aldana, alcalde del DC.

En la debilitada calle de El reparto, la fuerza del agua empieza a socavar debajo de ella y los vecinos que aún permanecen en la zona temen que se dañe la tubería y provoque mayores daños.

Denuncia

Previo al desalojo, la AMDC pidió a los afectados firmar un documento donde autorizan intervenir su propiedad para remover escombros y ejecutar las acciones de forma inmediata para prevenir y controlar los niveles de riesgo en la zona. Además, el documento habla de un bono para que los damnificados paguen un alquiler temporal mientras son reubicados.

También compromete a los vecinos a una evacuación inmediata y la libera de responsabilidad a la comuna por “cualquier eventualidad surgida por el no cumplimiento del afectado” en caso de que haya una negativa a la evacuación.

“No estamos de acuerdo con el documento, nos están forzando a firmar. La mayor parte de la gente se dejó llevar por la zozobra y firmó, pero ya leyendo bien el documento no nos gusta eso que se libran de responsabilidad porque significa que pueden hacer lo que quieran con nuestras casas. Queremos que el alcalde hable claro y nos entregue una llave y una casa”, dijo Rigoberto Colindres, vecino afectado.

“Esa acta de compromiso era para que la gente saliera y nosotros asegurarles un bono de tres mil lempiras mensuales (para alquiler temporal)”, respondió Aldana al tiempo que aseguró que no hay malicia alguna en el documento. “Estamos trabajando de mucho corazón buscando soluciones desde lo más pequeño hasta lo más grande”, agregó el edil.

ES DE INTERÉS: La destrucción por deslizamiento avanza hacia la colonia Nueva Santa Rosa

Vecinos piden a las autoridades que se realice la remoción de escombros, pero la AMDC asegura que no es el momento para hacerlo debido a que el peligro de deslizamiento sigue latente.

¿Seguirá lloviendo?

Nelson Méndez, titular del Comité de Emergencia Municipal (Codem), indicó que hasta el lunes el nivel de saturación del suelo en la capital está a un 60%, es decir que el suelo está húmedo y al seguir las lluvias aumentará la saturación y, por ende, el riesgo de deslizamiento, explicó el funcionario.

¿Pero cuál será el pronóstico para esta semana? Según las autoridades locales, las lluvias continuarán durante la semana y en los próximos tres días se esperan acumulados de hasta 200 milímetros de agua, siendo mañana y el sábado los días con más afectación.

Casas en buen estado quedaron completamente abandonadas. Los propietarios aprovecharon para sacar el menaje. En su interior solo hay suciedad y desechos que el agua arrastró.