{id=21201, friendlyname=no-gae, set=1, name=No GAE, main=0}
Sucesos

En Honduras asesinaron a testigo en caso de sobrinos de Maduro

El testigo comenzó a brindar información a partir de mayo del 2015, con el fin de obtener un acuerdo con las autoridades por su ayuda y en última instancia a lograr la indulgencia de la sentencia
FOTOGALERÍA
27.07.2016

Tegucigalpa, Honduras
Un testigo que llevó a la captura de los venezolanos Efraín Antonio Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, sobrinos del presidente Nicolás Maduro y su esposa Cilia Flores, habría sido asesinado en Honduras, el pasado mes de diciembre.

Al menos eso es lo que ha trascendido en el diario venezolano El Nacional y la publicación digital SienteAmérica, que citan un trabajo la periodista Maibort Petit.

La publicación explica que Sandalio González, un agente de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, en inglés), dio su versión mediante una declaración jurada e identificó al testigo asesinado como “CW-1”.

Este cooperante fue acusado por el delito de drogas por la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York, pero no estaba bajo la custodia de Estados Unidos.

El testigo comenzó a brindar información a partir de mayo del 2015, con el fin de obtener un acuerdo con las autoridades por su ayuda y en última instancia a lograr la indulgencia de la sentencia.

Los primos Flores fueron detenidos en Haití a finales del año pasado, cuando intentaban ingresar un cargamento de 800 kilos de cocaína y vender el producto.

Los dos jóvenes se han declarado no culpables, aunque inicialmente admitieron los cargos, mientras que los dirigentes venezolanos afines del chavismo consideran su encarcelamiento como un secuestro.

El agente indicó que el cooperante era un traficante de drogas en Honduras y estaba confinado a una silla de ruedas.

No obstante, la persona nunca portó equipos de grabación proporcionados por la DEA, puesto que la reunión se conoció con pocos días de antelación, según la versión que difundió la comunicadora.

Como única prueba está una fotografía en la cual aparece el sujeto junto a los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela en una reunión el 4 de octubre del 2015 en San Pedro Sula, norte del país.

En ese encuentro planeó transportar la droga desde el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Venezuela al Aeropuerto Internacional Juan Manuel Gálvez de Roatán, según los documentos de la acusación de la Fiscalía.

En un apartado de este archivo aparece la mención del oficial de la DEA que el cooperante fue asesinado en diciembre del 2015.

Le puede interesar: Presentan cargos contra socio hondureño

Estadía en Honduras
Desde el sábado pasado circularon las evidencias que posee la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York para acusar a los sobrinos del político venezolano y donde sale a la luz su estadía en Honduras.

Las autoridades americanas establecieron que el plan de los sobrinos de Maduro era importar droga a Estados Unidos, a través de la geografía hondureña, pero con el tiempo se conocen más personajes y detalles.

Aquí es donde entra en escena el hondureño Roberto de Jesús Soto García, sobre quien pesa un pedido de extradición del gobierno de EE UU, acusado de ser socio de los venezolanos.

El documento de la Fiscalía, relata que el noviembre del 2015, el hondureño García y otros se reunieron de nuevo en San Pedro Sula, Honduras, con una serie de informantes que actuaban bajo la dirección de la DEA, indica el archivo de la Fiscalía.

En este encuentro, Soto explicó cómo él y sus socios recibirían el cargamento de cocaína en el aeronave en el aeropuerto de Roatán, Islas de la Bahía.

Soto describió el horario en el aeropuerto y la necesidad de tener los aviones cargados de cocaína en la tarde antes de que fuera demasiado oscuro.

Sobre este último encuentro, plasmado en la página 18 del archivo, se adjuntan dos imágenes: Una selfie de Flores y otra en primer plano en la cabina de la avioneta.