Mundo

Biden intenta salvar sus metas climáticas en plena ola de calor en Estados Unidos y Europa

Se estima que 100 millones de personas viven actualmente en zonas del país bajo aviso por calor excesivo
20.07.2022

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS.- Joe Biden, paralizado en el Congreso y limitado por la Corte Suprema, intentó este miércoles reimpulsar sus promesas sobre el clima con el anuncio de nuevas medidas regulatorias, en un momento en el que una ola de calor asfixia a Estados Unidos y a varios países europeos.

El cambio climático es “un peligro claro e inmediato”, así como una “amenaza existencial para nuestra nación y el mundo”, dijo. Lo “es literalmente, no en sentido figurado”.

“La salud de nuestros conciudadanos y nuestras comunidades está literalmente en juego”, al igual que “nuestra seguridad nacional” y “nuestra economía”, afirmó en una antigua central eléctrica de carbón de Massachusetts, cerrada en 2017 y en proceso de reconversión para generar energía eólica.

LEA: Estados Unidos alerta que estadounidenses serán detenidos en Venezuela por el gobierno

“Como el Congreso no está haciendo lo que debería”, lamentó el demócrata de 79 años, “usaré mis prerrogativas ejecutivas”.

Pero no ha declarado -al menos por el momento- el “estado de emergencia climática” como piden algunos miembros de su partido, una maniobra cuyo impacto no está muy claro.

Mientras Biden hablaba, gran parte de Europa se ahogaba por la ola de calor de la que Estados Unidos no se ha salvado: se estima que 100 millones de personas viven actualmente en zonas del país bajo aviso por calor excesivo.

“A su ritmo”

El presidente tiene la intención de avanzar “a su propio ritmo. Tiene una serie de prerrogativas que puede usar”, explicó el miércoles en la CNN su principal asesora para temas climáticos, Gina McCarthy.

Entre los decretos preparados por el gobierno de Biden figuran más fondos para ayudar a proteger las regiones que se enfrentan a calor extremo y medidas para impulsar la producción de energía eólica en Estados Unidos.

VEA: Gobierno de EE UU rastrea a ciudadanos mediante ubicación de celulares, según ACLU

El martes, John Kirby, quien coordina la comunicación de Biden sobre temas estratégicos, insistió en que el cambio climático era un asunto de “seguridad nacional” que “afecta a nuestras infraestructuras”.

El gobierno estadounidense insiste en mantener sus promesas en materia climática, incluida la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Biden, que volvió al Acuerdo de París sobre el clima abandonado por su predecesor, Donald Trump, anunció en abril de 2021 que Estados Unidos reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero en un 50-52% para 2030, en comparación con 2005.

Pero el presidente estadounidense -al igual que le ha sucedido con el derecho al aborto, la regulación de las armas de fuego y tantos otros proyectos reformistas- se ve frenado por los límites de su poder en materia ambiental, puesto que carece de una mayoría cómoda en el Congreso y el poder judicial está en contra.

Su agenda climática recibió un golpe cuando el senador demócrata Joe Manchin, cuyo voto es crucial, dijo que no apoyaría una ley que tuviera como objetivo llevar a la economía estadounidense hacia fuentes de energía limpia. Un rechazo que la aboca al fracaso.

Y Biden se enfrenta también a una Corte Suprema muy conservadora y profundamente hostil a cualquier regulación centralizada, lo cual limita mucho los poderes del estado federal en la lucha contra el calentamiento global.