Honduras

Ola migratoria aumentará por los desastres climáticos en Honduras

EL HERALDO Plus, a partir de la opinión de expertos, autoridades de gobierno y cifras oficiales, analizó el panorama migratorio de Honduras a corto plazo a raíz de las catástrofes naturales recientes
07.10.2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- Huir es el camino marcado para los hondureños afectados por las catástrofes climáticas. El devastador huracán Mitch lo demostró, Eta y Iota lo ratificaron y ahora las inundaciones vuelven a repercutir en la decisión de abandonar el país. Sin condiciones para comenzar de cero y la necesidad a tope, salir es la opción.

La Unidad de Datos de EL HERALDO Plus recopiló criterios de expertos en temas migratorios y de las autoridades del gobierno, así como cifras oficiales, para mostrar el gris panorama que se vislumbra a corto plazo.

LEA: Ciclón tropical ingresaría como depresión tropical el próximo lunes

Perder la vivienda como les pasó a los residentes de la Guillén es un detonante que estimula la migración de personas a Estados Unidos ante la falta de apoyo a corto plazo del gobierno.

Ola de migrantes

Salir del país rumbo a Estados Unidos -desde el punto de vista de la mayoría de los habitantes de Honduras- siempre ha sido una opción.

Quedar sin casa, patrimonio, dinero y alimento a consecuencia de una catástrofe natural es el detonante. Encima, que el gobierno no pueda asumir a corto plazo la responsabilidad por los afectados es la explosión final.

Ricardo Puerta, experto en temas migratorios, comparte la opinión de que los daños causados a consecuencia de las lluvias aumentarán la migración. “No es una decisión para el próximo año, una persona que tiene ese nivel de necesidad va a huir de Honduras inmediatamente”, vaticinó Puerta.

+Así avanza ciclón que ingresará a Honduras a partir del lunes al mediodía

A juicio del experto, la migración de hondureños se puede resumir en dos aspectos: qué ofrece Honduras a sus habitantes y qué le puede brindar salir hacia Estados Unidos. En el primer aspecto, Puerta destaca que el país no tiene la capacidad para brindar mayores oportunidades a sus hijos. “Con un desastre natural, es simplemente mejor buscar las maletas y salir, porque no se les va a resolver”, dijo.

Las palabras del experto tienen sentido cuando se revisan las cifras oficiales a las accedió la Unidad de Datos de EL HERALDO Plus de hondureños capturados por la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos en lo que va de este 2022.

Según el informe “Encuentros fronterizos terrestres del suroeste”, en lo que va de este año fiscal (octubre 2021 a septiembre 2022), 198,482 hondureños han sido capturados en tierras estadounidenses al momento de cruzar la frontera. Este acumulado de personas incluye solteros, unidades familiares y menores acompañados y no acompañados.

ADEMÁS: Carreteras destruidas golpean Semana Morazánica: 660 tramos dañados tras lluvias

Los 12 meses después de las tormentas Eta y Iota evidenciaron cómo un desastre natural desemboca en un éxodo; cifras oficiales apuntan que llegaron a EUA más de 320 mil hondureños.

Todos estos catrachos salieron del territorio sin que ninguna catástrofe climatológica los obligara a tomar la determinación inmediata, se fueron porque no tenían oportunidades.

Ahora, para medir el comportamiento migratorio de los hondureños durante un desastre ambiental se tomaron las cifras posteriores a noviembre de 2020, cuando recién habían pasado las tormentas Eta y Iota.

En ese sentido las cifras del año fiscal 2021 (abarca de octubre de 2020 a septiembre de 2021) mostraron que 319,324 hondureños, en su mayoría familias y solteros, llegaron a Estados Unidos y fueron capturados en la frontera. Es decir que si se compara un año en el que no hubo desastres naturales con uno que sí, el flujo migratorio se incrementó en un 62%, dejando evidenciado que las personas solo huyen de un país sin oportunidades.

Determinar cuándo comenzará el éxodo por la desastrosa situación producto de las inundaciones tiene varias aristas. Puerta considera que el incremento u ola migratoria va a ser de carácter inmediato. “No se van a quedar a esperar más, las personas huyen porque las necesidades sobrepasaron incluso lo que ellos por su cuenta podrían aplacar, es quedar sin opciones”, dijo.

+Investigador del CIAT: ‘El país debe adaptarse a nuevas condiciones del clima para reducir efectos de variabilidad’

Cifras oficiales de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos apuntan a que en los últimos cuatro años han sido aprehendidos más de 820 mil catrachos en la frontera.

Por su parte, Antonio García, vicencanciller de asuntos consulares y migratorios, considera que la ola migratoria comenzará a partir de 2023.

El funcionario lamentó la situación que acarrea un desastre natural, “se habían terminado las caravanas en este año, siempre hay migración, pero con los desastres ambientales aumenta”.

García explicó que la cercanía de la época navideña frenaría la intención de salida de los hondureños. “Podríamos prever que para enero de 2023 exista un incremento o pequeña ola migratoria”, estimó.

Frenar la determinación de los hondureños de salir del país va a depender, según García, de cómo se aplaquen las necesidades o alivios. “El que perdió la casa, brindarle una; son temas que el gobierno desde las instituciones responsables ya está realizando, como ejemplo Sedesol. Entonces, hay varios factores que dependen y se pueden utilizar”, explicó.

La zona norte de Honduras, considerada el motor de mano de obra del país, es la que más golpeada ha sido por los desastres naturales y desde donde más personas salieron.

Si se toman en cuenta las cifras oficiales después de Eta y Iota en noviembre de 2020 se puede afianzar una hipótesis de cuándo salieron las personas. Para esa fecha, la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos aprehendió a 8,199 hondureños y un mes después fueron un total de 10,358 catrachos.

Para enero de 2021 hubo un leve aumento, aunque el verdadero éxodo comenzó en febrero, tres meses después de las tormentas Eta y Iota, con la aprehensión de 20,180 hondureños, y se agudizó en marzo con una cifra récord de 42,116 connacionales detenidos. En abril la cifra se mantuvo alta con más de 32 mil personas, el siguiente pico fue en julio con más de 45 mil personas.

Si se toma como referencia lo anterior, las personas damnificadas de este año comenzarán su salida en enero, tres meses después de la tragedia, cuando por lo menos hayan reunido un poco de dinero para iniciar su travesía hacia Estados Unidos.

VEA: Las zonas de riesgo de Tegucigalpa y Comayagüela

Salir de Honduras rumbo a Estados Unidos siempre ha sido una opción para sus habitantes, pero con los desastres naturales se vuelve la única opción, una forma de huir.