Elecciones en Honduras

Desgaste, escándalos de corrupción y las ZEDE detrás de la debacle del Partido Nacional

Analistas y políticos de esta organización consideraron como catastróficos los resultados obtenidos que reflejan la derrota. Una recomposición será necesaria de lo contrario correría la misma suerte de los liberales

30.11.2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- En el ocaso de la segunda gestión presidencial de Juan Orlando Hernández y al transcurrir 12 años del Partido Nacional ostentando el poder hay un evidente desgaste de la fuerza política percibida por propios y extraños.

Más allá de esta situación los constantes casos de corrupción e impunidad, la mala administración de las crisis por el covid-19, los fenómenos naturales de Eta y Iota, incluyendo la promoción de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) fueron esos factores que provocaron la debacle electoral de la organización tradicional, coincidieron analistas.

LEA: Xiomara Castro, virtual ganadora de las elecciones; sería la primera mujer presidenta

Ni con el denominado bono Vida Mejor Bicentenario en el que se destinaron 1,350 millones de lempiras para el beneficio de 170,000 familias en vísperas de los recién pasados comicios generales, acciones demagógicas tampoco la campaña de descrédito contra Libertad y Refundación (Libre) le abonaron al partido de la estrella solitaria para seguir a cargo de la primera magistratura de la nación por otro cuatrienio.

Con la derrota de los cachurecos en las urnas el domingo pasado quedarán ahora relegados y en la llanura, cuyo reto consistirá en su recomposición política hasta buscar nuevos liderazgos que no estén ligados a actos ilícitos.

Situaciones

“Hay un notorio desgaste y es el desgaste del ejercicio del poder; para nosotros es evidente había una serie de situaciones, escándalos, conflictos internos dentro del Partido Nacional, señalamientos desde el exterior a sus figuras”, afirmó el experto en temas políticos-electorales, Miguel Cálix.

Agregó que “en este tipo de resultados que son muy adversos el señalamiento será a quiénes dirigen el partido, se pedirán cambios y si hay etapa de negación y se retrasan lo que sigue ocurriendo es que la gente pierde el entusiasmo y el deseo de seguir a la organización”.

DE INTERÉS: Eduardo Martell reconoce a Jorge Aldana como alcalde del Distrito Central

El conocido como voto duro no es leal cuando las circunstancias son adversas o demuestran que se ha perdido la predilección a un instituto político, sostuvo el también catedrático universitario. De acuerdo con el escrutinio provisorio del Consejo Nacional Electoral (CNE), la presidenciable de Libertad y Refundación (Libre), Xiomara Castro se está imponiendo al candidato nacionalista Nasry Asfura por una diferencia de 354,472 marcas, equivalentes al 19.74%.

Errores

Entretanto, el analista y exdiputado , Raúl Pineda, aseguró que “el Partido Nacional perdió, no tanto que ganó la unión opositora porque se acumularon tantos errores. Hace cuatro meses los estudios que hizo la empresa privada extranjera revelaban que Libre tenía una masa crítica fuerte, pero no le ajustaba para ganar y se empezó a perseguir a Salvador Nasralla, obligándolo a integrarse a la unión opositora y eso fue un golpe psicológico muy fuerte”.

VEA: Jorge Aldana se coloca como virtual ganador de la Alcaldía del Distrito Central

“El candidato del Partido Nacional (refiriéndose a Asfura) actuó con pusilanimidad no quiso separarse de Juan Orlando Hernández y mientras se mantuvo bajo su sombra no quiso entender que habían cosas indefendibles del gobierno; dijimos que las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico -ZEDE- iban a ser la tumba de esta organización, los hospitales móviles y reiterados casos de corrupción”, enfatizó.

El abogado tildó como una catástrofe lo que le pasó al nacionalismo al tiempo que advirtió que corre el riesgo de transitar el mismo camino del Partido Liberal.

Otro que consideró que los resultados obtenidos por el PN fueron catastróficos fue el diputado Celín Discua, conforme a declaraciones que brindó a HRN. El político de la vieja guardia cachureca mencionó que “cuando ya el partido solo gana y gana se nos olvida a los militantes que hay que acordarse también se puede perder en una elección”.

De su lado, uno de los estrategas de la campaña azul, Luis Duque, reconoció en su cuenta de Twitter que “desde la estrategia no se logró contrarrestar ese sentimiento (haciendo alusión al odio). Era imposible pensar que la participación fuera tal y nos negamos a ver el voto de castigo”.