Data

Reducir el subempleo, el otro reto del gobierno de Xiomara Castro

El 64% de la personas que laboran en Honduras trabajan más del tiempo y no se les paga lo debido y otras trabajan con un horario mínimo aunque quisieran laborar más, pero las condiciones no se lo permiten
11.02.2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- Ahí está Carlos Alcerro, un hombre de 47 años, que se levanta diariamente a las 4:00 de la madrugada porque 30 minutos después inicia su jornada laboral como conductor de un autobús de la ruta urbana.

Pese a que está expuesto a ser asaltado, a tener un accidente vial, por ejemplo, Alcerro, padre de dos varones, labora durante más de 12 horas para ganarse los 400 lempiras con los que sustenta al día a su familia. Y no es que esté conforme con su salario “porque todo va más caro y no me ajusta”, pero “un hombre mayorcito sin estudios ni experiencia laboral es lo que puede ganar pese a que necesita más”.

“Lamentablemente en el país no existen otras oportunidades laborales”, cuestionó a través de un mensaje de WhatsApp. Y ante la falta de oportunidades laborales en Honduras, la Unidad de Datos de EL HERALDO Plus analizó los indicadores que conforman el sistema de trabajo.

+Presupuesto alto con tareas pendientes en seguridad del país

La mayoría sin condiciones

Reducir la tasa de subutilización de la fuerza de trabajo (conocido antes como subempleo), que representa el 64% de la población económicamente activa -indican cifras oficiales-, es uno de los principales retos que enfrenta el gobierno de Xiomara Castro.

Las personas subocupadas por insuficiencia de tiempo, que son las que desean trabajar más, pero las condiciones del mercado se lo impiden, son casi 890,000 en Honduras, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) al 2021. Ese grupo mayoritariamente se concentra en las regiones rurales, en donde está el 31% (451,132), mientras que en Tegucigalpa y San Pedro Sula, suman 151,000 personas con esa categoría de trabajo, y en el resto de ciudades se contabilizan 287,076 (19%).

En tanto, los individuos subocupados por insuficiencia de ingreso, que son los que trabajan más de la jornada laboral, pero no se les remunera como legalmente debería de ser, como Carlos Alcerro, son casi 1.6 millones. Esa categoría agrupa más a las personas que habitan en lo urbano, como los motoristas o taxistas, son más de 1.5 millones, casi 100,000 menos que los que están en lo rural, como los agricultores.

Según los datos del INE, En Tegucigalpa son más de 547,000 personas las que laboran con precarias condiciones, 220,000 más que los 320,000 que se concentran en lo rural. Entre tanto, están los casi 4.1 millones de personas que conforman la fuerza laboral, a lo que antes se les conocía como la Población Económicamente Activa (PEA), que agrupa a los que tienen trabajo (3.7 millones) y a los desocupados (348,000), que son los que busca por primera vez o no tienen, pero andan tras un empleo.

En el grupo de los ocupados hay más en las partes urbanas (casi 1.5 millones), al igual que los desocupados, pero son 159,000 personas. Las cifras del trabajo, a criterio de expertos, son complejas, pero deben ser mejoradas en el nuevo gobierno con conceptos clave como la asequibilidad de préstamos para las pequeñas empresas y mayor inversión.

Honduras tiene problemas estructurales de desempleo desde hace más de 35 años debido al bajo crecimiento económico y la poca formación educativa de su gente.

ES DE INTERÉS: Las escuelas en Honduras no cumplen las condiciones para el retorno