Deportes

Mavys Álvarez: 'Maradona me violó mientras mi madre lloraba al otro lado de la puerta”  

Entre la adicción a la cocaína, golpizas y pensamientos suicidas, Mavys estuvo con el histórico 10
19.11.2021

BUENOS AIRES, ARGENTINA.- Mavys Álvarez, la menor de edad que fue novia de Diego Maradona, ha vuelto a revelar más detalles sobre su relación con la estrella mundial, cuando ella tenía apenas 16 años.

Mavys, después de la muerte del argentino ha sacado a flote muchas de sus vivivencias con Maradona, aunque no son agradables, es más, algunas son aterradoras, como cuando narró el abuso sexual que dice haber sufrido a manos del astro.

Además, la mujer de nacionalidad cubana ha acusado a Maradona de llevarla a la adicción a la cocaína, de propinarle golpizas y de ser el culpablle de sus pensamientos suicidas.

Regresó a Argentina

“Esta es la primera vez que vengo a Argentina después del 2001, cuando vine con Diego. Ahora pude recorrer un poco, en aquella oportunidad no había podido ver nada. Estaba secuestrada”, cuenta Mavys a Infobae.

'Sonríe cuando aclara que ya conoció Puerto Madero y, en especial, el Puente de la Mujer. No pudo pasear mucho más. El resto del tiempo lo dedicó a repasar la declaración testimonial que finalmente brindó ayer por la mañana ante la Justicia argentina en la causa que se inició a raíz de su denuncia por trata de personas', cuenta el medio.

VEA: Mavys, la novia cubana de Diego Maradona, rompió el silencio: 'No podía decirle que no'

Malos recuerdos...

“Maradona me tapó la boca para que yo no gritara, para que no dijera nada y abusó de mí. Mi mamá vino a verme ese día a la casa donde estábamos en La Habana y Diego no le quiso abrir la puerta de la habitación. Mi mamá tocó y él no abrió. Me violó. Eso fue lo que pasó”, contó Mavys.

A continuación la entrevista íntegra a Mavys:

¿Qué te impulsó a contar ahora la experiencia que viviste hace 20 años?

Bueno, murió Fidel Castro, murió Diego Maradona, mi hija cumple 15 años. En nuestra familia pasamos por una etapa de adolescencia de mi hija que es complicada, porque todos los niños adolescentes, los muchachos son difíciles.

Y me hizo pensar y recordar el hecho de que mi hija tenga casi la misma edad que yo tenía en ese entonces. Se me aviva el pensamiento en ese momento, pero más lo reafirmé cuando leí la nota que había publicado Infobae.

Una amiga me avisa y me dice que habían publicado esa nota y que estaban diciendo mi nombre. Nunca lo habían dicho. Me decidí porque no quise que contaran una historia falsa de mi vida.

Vos viniste a Buenos Aires con Diego en 2001 ¿Cómo notaste la ciudad después de 20 años?

No la había visto. No la conocía. No salí del hotel. Estuve encerrada prácticamente todo el tiempo. Estuve secuestrada. No conocí nada. Me encontré con un país nuevo para mí. Todo fue nuevo. Es raro, pero así fue.

Si tuvieses que definir en una palabra tu estadía acá en Argentina, lo que vos sentiste cuando estuviste acá ¿cómo definirías esos días?

Traumáticos, porque vi muchas cosas… Estaba encerrada, no podía salir, dependía de todos para todo y ninguno hacía nada para que yo me sintiera bien.

¿Vos tenías una persona de seguridad que estaba al lado tuyo?

Estaba en la puerta de la habitación siempre. Siempre había uno. O uno o dos, cambiaban.

Eran dos personas.

Podían ser dos o tres. O sea, ellos cambiaban. Pero siempre había alguien.

¿Eran de la seguridad de Diego?.

Sí.

ADEMÁS: Revelan los resultados completos de la autopsia de Maradona

Mavys siguió relatando lo que vivió...

“Diego quería que yo luciera con más senos. No le gustaban los pechos chiquitos. Él quería que me pusiera senos más grandes”, aseguró en la entrevista con Infobae.

¿Qué edad tenías en ese momento?

17.

¿Vos querías realmente hacerlo?

Él insistió en que le gustaría mucho que yo me operara los senos, que por favor, que me iba a ver mejor, que iban a tener el cuidado que necesitaba, que todo iba a estar bien, que el médico iba a hablar conmigo y que no tuviera miedo. Al final accedí porque ya me había sacado la fecha de la cirugía y no me quedó otra.

Fui a la clínica con el doctor (Alfredo) Cahe. Hablaron entre médicos. Luego me pasan a la sala y el médico me explica que por el tamaño de mis senos y mi piel no podían ponerme la talla que Diego realmente quería. Él quería que me pusieran algo más grande. El médico sugirió que pusieran una talla más pequeña porque no había capacidad en mi piel para poner una mayor.

Pero antes de eso, ¿tu mamá o tu papá firmaron algún papel o algún consentimiento?

Nunca. No sabían.

¿El doctor Cahe sabía que no estaba ese consentimiento?

No sé si Cahe lo sabía. Pero Diego obviamente. Mis padres no firmaron nada.

La próxima pregunta del reportaje hace que Mavys respire profundo y se angustie. Pide un momento para prepararse. Sabe que lo que va a responder es algo sumamente íntimo que nunca contó públicamente. Algo que no le confió ni a su familia y lo revela por primera vez en una entrevista.

¿Cuál fue el peor momento que pasaste con Maradona?

Mi mamá vino a verme a la casa donde estábamos en La Habana y (Diego Maradona) no le quiso abrir la puerta. Mi mamá tocó la puerta de la habitación y él no quiso abrir. Él me tapó la boca para que yo no gritara, para que yo no dijera nada y abusó de mí.

¿Tu mamá estaba del otro lado de la puerta?

Del otro lado de la puerta. Tocando insistentemente. Quería verme. Y no la dejaba.

O sea que vos estabas en ese momento reclamado por tu madre y atacada por Diego. ¿Eso es lo que estás contando?

Eso fue lo que pasó.

DE INTERÉS: Empleados de funeraria se toman 'selfie' con el cadáver de Maradona

¿Por qué creés que ocurría eso?

(A Diego) Le causaba morbo tal vez, no sé. No te sabría decir.

Y en el momento inmediatamente posterior a que termina esa aberración que estás contando se abre la puerta y del otro lado estaba tu mamá.

No, no se abre la puerta. Nunca abrió la puerta Diego. Nunca la abrió. Mi mamá estuvo tocando, bajaba, volvía, subía y tocaba y lloraba detrás de la puerta porque sabía que estábamos ahí. Él nunca le abrió hasta que se tuvo que ir porque no le abrió.

¿Y vos pudiste gritar, pudiste contar lo que te estaba haciendo?

No me dejaba gritar. No me dejaba. No podía. No podía. Me decía “callate la boca, callate la boca”. Lo decía bajo: “Callate la boca, callate la boca”. Y no podía... no podía.