Deportes

Versión de la Policía: Agresor “llegó vivo al hospital”... “se dieron cuenta de quién era hasta que médicos confirmaron su identidad”

Miguel Martínez Madrid, comisionado de la Policía Nacional, contó cómo murió abatido el agresor de la subinspectora Denia Michell Contreras
31.05.2022

SAN PEDRO SULA, HONDURAS.-Abatido a disparos en un enfrentamiento con agentes de la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAMP) murió la tarde de este martes Wilson Ariel Pérez Hernández, el agresor de la mujer policía en el estadio Olímpico durante la final entre Real España y Motagua, así lo confirmó Miguel Martínez Madrid, comisionado de la Policía Nacional.

De acuerdo con el comisionado policial, los agentes de la FNAMP atendían una denuncia por la presencia de presuntos miembros de la Mara Salvatrucha (MS-13) en el bordo de Bella Vista, lugar en donde fueron atacados a disparos por los delincuentes, resultando herido uno de los agentes que participaba en el operativo.

“Se dio un enfrentamiento entre el escuadrón anti maras y miembros de la Mara Salvatrucha que estaban ubicados en un sector de San Pedro Sula, y los recibieron con armas de fuego, le dispararon en el pecho a uno de nuestros policías. En el informe nos dicen que se encontró un arma de fuego con la que les dispararon y se trata de una pistola nueve milímetros”, empezó contando Martínez Madrid.

DE INTERÉS: ¿Qué se sabe de la muerte del agresor de la mujer policía en el Estadio Olímpico?

Según detalló Martínez Madrid, el hombre identificado como Wilson Ariel Pérez era un miembro activo de dicha estructura criminal que se encontraba dentro de una casa en construcción al momento de la llegada de los agentes policiales, siendo uno de los delincuentes que disparó en reiteradas ocasiones contra los uniformados.

“La persona que falleció es conocido en el bajo mundo con el alias de “Palabrero” y su nombre es Wilson Ariel Pérez Hernández, de 21 años, originario de Villanueva, Cortés. Se trata de un individuo con categoría dentro de la organización de dar diferentes directrices”, detalló.

Tras el enfrentamiento, el agresor de la mujer policía recibió dos disparos que provocaron su traslado al Mario Catarino Rivas, hospital al que llegó con signos vitales, pero donde minutos más tarde se confirmó su deceso.

“Según el informe, él llegó vivo al hospital. Los policías se dieron cuenta de quién era él hasta que los médicos les entregaron la identidad de él. Se dieron cuenta que se trataba del individuo que estaban buscando ayer”, indicó el comisionado Martínez Madrid.

El portavoz de la Secretaría de Seguridad señaló que el agresor de la subinspectora de la Policía Nacional era buscado por las autoridades desde el lunes luego de llevar a cabo un minucioso proceso de identificación gracias a las imágenes captadas por cámaras de seguridad.

La búsqueda del agresor se había intensificado luego de un seguimiento hecho por las autoridades con las cámaras del 911, e incluso se había podido determinar que el joven había tratado de salir del país vía Corinto, hacia Guatemala.

Ataque por la espalda

Fue el pasado domingo 29 de mayo cuando se celebró la gran final de fútbol hondureño en el estadio ubicado en San Pedro Sula, al norte del país; durante el juego el ambiente se desarrolló entre cánticos, goles y la esperanza de ambos equipos de coronarse victoriosos.

Sin embargo, la suerte acompañó al Club Deportivo Motagua, quien logró alzar su copa número 18, pero tras una serie de disturbios que opacaron la premiación.

LEA TAMBIÉN: Hallan muerto al hombre que agredió a mujer policía en el Olímpico

Luego de que se conociera que la escuadra capitalina había ganado el partido, decenas de simpatizantes del Real España comenzaron a inundar la tribuna, con la intención, según muestran algunos videos, de agredir a los jugadores del Ciclón Azul. Luego, aficionados del Motagua también se colaron a la cancha y fue necesaria la intervención policial.

Minutos más tarde la situación fue controlada y poco a poco los aficionados aurinegros comenzaron a salir. Habían varios agentes en las graderías controlando que todo se llevara en orden, cuando de repente, un hombre que vestía una camiseta en color gris con líneas horizontales negras y rojas, gorra negra y un pantalón jean en tono azul, vio a una agente femenina identificada como Denia Michell Contreras que se encontraba a unos metros y aprovechando que estaba desprevenida la pateó en la espalda, causando que ella “volara” por el aire y luego cayera aparatosamente.

La fémina fue trasladada a un centro médico, donde tras varios exámenes se determinó que afortunadamente no sufrió lesiones de gravedad y fue dada de alta horas después.