Tegucigalpa

Afectados de la Guillén claman a la Alcaldía que les dejen quedarse más tiempo en albergues

Las familias damnificadas de la Guillén aseguran que encontrar una vivienda de alquiler no ha sido fácil por el alto costo y temen que al irse, las autoridades no les cumplan la promesa de darles una casa
04.10.2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- Un mes está por cumplirse desde el día que con dolor en sus almas tuvieron que despedirse de lo que con tanto esfuerzo construyeron, del hogar en que soñaron criar a sus pequeños y dejarles una herencia.

Fue el 6 de septiembre cuando los primeros pobladores de la colonia Guillén fueron desalojados de sus casa, ante el inminente derrumbe que después arrasaría con lo que conocieron como su hogar.

Hoy más de 100 familias permanecen alojadas en escuelas que les sirven de albergue; pero que pronto tendrán que dejar para que cumplan su función de centros de formación.

Sin embargo, este no es el único problema que enfrentan los damnificados, hay dos preguntas que los agobian: “¿a dónde me iré a vivir con mis hijos? y ¿realmente la Municipalidad construirá casas para nosotros?

Los agentes de la Policía Nacional han prestado sus servicios a la comunidad y personas necesitadas de un apoyo.

Ese es el clamor de los afectados, quienes el martes pidieron a la Alcaldía que les permita estar unos días más en los albergues mientras encuentran un lugar más cómodo para vivir.

“Tenemos miedo de que nos saquen de aquí y no tener un lugar fijo a donde irnos, también de que las ayudas solo sean momentáneas y que después nos olviden”, dijo con incertidumbre Dilma Rodas.

LE PUEDE INTERESAR: Alta saturación del suelo causa más movimiento en la colonia Guillén

Y es que los afectados se han encontrado con un nuevo problema, los cuartos en alquiler tienen precios exorbitantes porque los arrendadores están aprovechándose de la situación de los damnificados, casi imposibilitando que ellos puedan optar a establecerse en un lugar digno.

Las autoridades de la Alcaldía, por su parte, aseguraron que están trabajando para que gran parte de las familias damnificadas de la Guillén puedan optar a tener su casa.

El personal de la Alcaldía está pendiente al momento que los pobladores decidan dejar los albergues.

Russel Garay, director del Despacho Municipal, indicó que “las viviendas nosotros las vamos a poder entregar hasta febrero y en el compromiso que hemos firmado con la gente les dijimos que podríamos cubrirles hasta diciembre”.

El 30 de septiembre, 300 familias recibieron un bono de 10 mil lempiras de parte del Congreso Nacional para que pudieran buscar un lugar a donde acomodarse y liberar poco a poco los albergues habilitados.