Sucesos

“La China”, sicaria de la pandilla 18, compareció a juicio por el asesinato de dos transportistas más

La mujer es acusada por la Fiscalía de la muerte de un conductor y su ayudante el 10 de abril del año 2016 a las 07:00 de la mañana
17.02.2022

LA CEIBA, HONDURAS.- “La China”, quien en el 2018 fue sentenciada a 20 años de cárcel por el asesinato de un conductor de Transportes Cristina en la ciudad de La Ceiba, Atlántida, este día compareció nuevamente ante el juez por su implicación en el crimen de otros dos hombres.

Ana Chanely Cardona compareció a la audiencia de declaración de imputado y el juez que conoce su caso resolvió imponer la medida cautelar de detención judicial.

LEA TAMBIÉN: Muere empleada de agencia bancaria que se conducía en motocicleta en el bulevar Suyapa

La Fiscalía la acusa de los delitos de asesinato en perjuicio de Geovany Adalid Matute y Wilson Josué Vásquez Aguilar.

HECHOS

“La China”, junto a otra mujer, abordaron el 10 de abril de 2016 a las 07:00 de la mañana un autobús de la empresa Karen de la ruta La Ceiba-Tocoa-Santa Rosa de Aguán.

Cuando la unidad circulaba de La Ceiba a Tocoa se detuvo en la parada de la colonia Suyapa, donde se subieron las dos jóvenes mujeres y cuando transitaban por Tocoa a la altura del hotel Altiplano, ambas féminas hicieron señal de parada, sacaron sus armas de fuego y dijeron: “Esto es un asalto y vinimos a lo que vinimos”.

Tras sacar sus armas, Ana Chanelly se dirigió a la parte delantera y disparó varias veces contra la humanidad de Geovany Adalid Matute, que era el conductor y la otra joven acribilló a Wilson Josué Vásquez Aguilar el ayudante.

Antes de bajarse las mujeres dejaron una nota que narraba los motivos del doble crimen: “Esto es parte de la pandilla, pues la verdad, si no se ponen de acuerdo con nosotros, vamos a empezar a matar más de ustedes porque no estamos jugando así que pónganse de acuerdo con la 18”.

Tras cometer el doble crimen, las féminas se bajaron de la unidad y abordaron dos motocicletas que las esperaban para abandonar la escena del crimen.