Honduras

Ejecutivo busca controlar venta de chips para frenar extorsión en Honduras

La medida busca reducir los altos índices de casos de extorsión en el país, según un plan de la Presidencia de la nación
29.11.2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- La extorsión es un flagelo que tiene de rodillas a los hondureños, por lo que desde el Poder Ejecutivo se impulsa un plan de seguridad para tratar de combatirla.

La presidenta Xiomara Castro anunció ayer que entre las estrategias para hacerle frente a la extorsión está el control en la venta de chips de compañías de teléfono y las billeteras móviles.

“Se han iniciado medidas para evitar que la extorsión se dé especialmente a través del sistema de billeteras electrónicas, ahora cada chip de teléfono que se asigne tiene que ir con su número de identidad y también con su huella digital”, acotó la mandataria.

ADEMÁS: Senador Leahy a Xiomara Castro sobre la Cicih: “Es hora de honrar ese compromiso”

El plan antiextorsión también contempla la intervención -con policías y militares- de más de 60 peligrosas colonias de San Pedro Sula y Tegucigalpa.

En estos sitios -que previamente no se darán a conocer por cuestiones de inteligencia policial- se emitirán estados de excepción y suspensión de garantías constitucionales.

Inicialmente se presentará ante el Congreso Nacional el listado de colonias y barrios donde se aplicará la medida para que la Policía Nacional tome el control.

“Esta semana estaremos enviando al Congreso Nacional el listado de barrios y colonias para terminar con el narcotráfico y con el crimen organizado y que la Policía pueda intervenir con un estado de excepción y que tengan las garantías legales y el respeto a los derechos humanos”, señaló.

DE INTERÉS: Sectores reaccionan al primer aniversario de elecciones que ganó Xiomara Castro

Dijo que la intención del estado de excepción es para contrarrestar los grupos de maras, igual también de narcotráfico y del crimen organizado”.

El plan antiextorsión involucra un acompañamiento de motorizadas de la Policía a buses que presten el servicio en San Pedro Sula y Tegucigalpa, como primera medida, recordó.

Los transportistas, comerciantes y emprendedores son los más golpeados con el cobro del mal llamado impuesto de guerra.