Honduras

Riesgo de rebrote y falta de cupos: la saturación de hospitales en Honduras

Al menos 30 personas murieron en las últimas horas por sospechas del virus, según los reportes de los principales centros asistenciales

FOTOGALERÍA
04.01.2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- Cambiamos de año, pero no de realidad. Los primeros días del 2021 marchan con la misma angustia que azotó al país en marzo pasado, cuando la letal pandemia del covid-19 comenzó a dejar la primera ola de muertes y dolor.

Durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo un espíritu de positivismo y esperanza reinó en la mayoría de hogares hondureños, pues se avecinaba la llegada de un nuevo año, sin embargo, la realidad parece ir en otra dirección.

Al menos 30 personas murieron por sospechas del virus en las últimas horas, según los reportes emitidos por los principales centros médicos del país.

VEA: Estas son las medidas vigentes desde el 4 de enero de 2021 en Honduras

+Vuelta a la normalidad parece estar todavía lejos por la pandemia

En la zona norte -que al inicio de la pandemia fue la más afectada en el territorio nacional- al menos 13 personas perdieron la vida en los primeros cuatro días del año en las salas covid, informó el doctor Carlos Umaña, presidente de la Asociación de Médicos del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), en el valle de Sula.

Los triajes también permanecen abarrotados de personas que acuden con síntomas de covid-19. Foto: Johny Magallanes/ EL HERALDO

Los triajes también permanecen abarrotados de personas que acuden con síntomas de covid-19. Foto: Johny Magallanes/ EL HERALDO


En la capital la situación es igual de alarmante, pues 17 personas fallecieron en el mismo lapso: 10 de ellos se reportaron en el Instituto Nacional Cardiopulmonar, conocido como 'El Tórax', tres en el Hospital Escuela, uno en el Hospital General San Felipe y tres en el IHSS de Tegucigalpa.

Doble batalla: pelea contra el covid y la falta de cupos

Otra realidad que preocupa a los médicos y a la población es la saturación en las salas de atención para pacientes con sospechas de covid-19.

En la zona norte, en ciudades como El Progreso, departamento de Yoro, o en Puerto Cortés y San Pedro Sula, en Cortés, Umaña anunció esta mañana que ya no hay cupos, pues los centros médicos alcanzaron su 100% de capacidad. 'No es ciencia ficción, es una realidad', aseguró.

ADEMÁS: Un hondureño murió cada dos horas por covid-19 en 2020

+ Salud envía reforma para compra directa de vacunas contra el covid-19

En el caso del hospital de Puerto Cortés, uno de los médicos a cargo de las salas destinadas para la pandemia dijo que en un período menor a 72 horas pasaron de tener 20 a 43 pacientes internos, poniendo al límite las instalaciones y al personal humano en la primera línea.

Mientras no llegue una vacuna, la única manera de evitar contraer la enfermedad es guardando las medidas de bioseguridad, como el distanciamiento, el uso de mascarilla, gel de manos y desinfectante. Foto: Johny Magallanes/ EL HERALDO

Mientras no llegue una vacuna, la única manera de evitar contraer la enfermedad es guardando las medidas de bioseguridad, como el distanciamiento, el uso de mascarilla, gel de manos y desinfectante. Foto: Johny Magallanes/ EL HERALDO



En la capital también se observa la peor cara del virus. En El Tórax solamente quedan 38 cupos disponibles; en el San Felipe aún hay 63 camillas -siempre y cuando los pacientes no estén en condición grave, pues en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) ya no hay espacio-; y en el IHSS hay 63 hondureños internos, peleando por su vida.

Un hondureño murió de covid-19 cada dos horas

En total, durante los poco más de nueve meses de pandemia murieron 3,130 hondureños a causa del covid-19.

Al dividir la cantidad de muertos en los nueve meses de pandemia, se confirmó la muerte de 12 hondureños al día, para llegar a la fatídica cifra de un connacional fallecido por el virus por cada dos hora desde marzo.

Agosto, septiembre, octubre y noviembre le dieron el respiro a la red hospitalaria en una tregua que ningún experto esperó pero que sirvió para tomar un segundo aire en el que la población, un poco más familiarizada con la enfermedad, aprendió a convivir con el virus.

Prevención

Con 361 días por delante, la responsabilidad de cambiar el destino se resume en la prevención. Si los hondureños no cumplen las medidas de bioseguridad, el futuro se pinta más gris que el vivido a partir del segundo trimestre de 2020.

Ya no se trata solo de los efectos devastadores provocados por la pandemia, también se lucha contra la crisis dejada por Eta y Iota.