Sucesos

De parricidio acusan a mujer que mató a su marido en San Pedro Sula

¿Crimen pasional? La joven anteriormente había interpuesto una denuncia en contra de su compañero de hogar

FOTOGALERÍA
15.01.2018

San Pedro Sula, Honduras
El último año de relación matrimonial entre Josué Daniel Vásquez Ochoa y Ericka Yanina Montoya Soto, estuvo marcado por denuncias de violencia doméstica que terminaron con la trágica muerte del hombre el pasado domingo.

Montoya Soto fue acusada por el delito de parricidio, porque según las declaraciones de un testigo de la Fiscalía, la mujer le disparó en dos ocasiones a Vásquez Ochoa, la tarde del domingo 14 de enero.

Ese día, previo a la violenta escena, a eso de las 8:30 AM, Vásquez Ochoa se encontraba con una mujer en su apartamento ubicado en la colonia Montefresco, en la 32 calle y 14 avenida en San Pedro Sula, cuando llegó su compañera de hogar.

Montoya Soto, acompañada por sus dos hijas menores, le pidió a su esposo Josué Daniel que abriera la puerta y al ingresar comenzaron a discutir y luego a agredirse físicamente.

Ericka se fue del lugar, mientras que Josué Daniel presentó denuncia en el Centro Integrado Interinstitucional (Cein), porque fue herido con un cuchillo por su esposa.

A eso de las 2:30 PM Josué Daniel regresó a su apartamento donde fue sorprendido por Ericka Yanina, quien estaba en el interior del inmueble con un arma en la mano con la que le disparó en varias ocasiones, según la acusación de la Fiscalía Especial de Delitos contra la Vida.

El testigo de la Fiscalía relata en su declaración que la mujer disparó en dos ocasiones en contra del hombre, por lo que decidió correr y esconderse en otro apartamento.

“Luego se escucharon otros disparos y después ella se fue del lugar”, dijo a la Policía.

Antecedente
En el Juzgado de Violencia Doméstica se confirmó que Ericka Yanina interpuso dos denuncias de violencia doméstica en contra de Vásquez Ochoa.

Por una de esas denuncias, interpuesta en mayo de 2017, a Vásquez Ochoa el juez le aplicó medidas restrictivas de no acercarse a la víctima ni a su lugar de trabajo. Dichas medidas tenían una vigencia de seis meses.

El juez sancionó al denunciado por violencia económica y patrimonial, por lo que estaba obligado a pagar cuatro mil lempiras para sus hijas y esposa, así como darles todo el menaje de la casa.

Familiares de la pareja indicaron que al parecer ellos habían reanudado su relación sentimental, pero el hombre ya tenía otra pareja.