Por 5,000 lempiras matan en Catacamas y Juticalpa

El sicariato en carro o en motocicleta es un problema que está afectando a Catacamas, que es como el puente del paso de drogas de las zonas productoras al resto del país. En Juticalpa crece la extorsión

Uno de los principales problemas de Catacamas son los homicidios a manos de sicarios en moto.

Por:


3.92 min. de lectura

OLANCHO, HONDURAS.- “Deme 5,000 lempiras y yo le mato a ese que lo quiso asaltar”, le dijo un hombre al pastor David Moradel, dueño de un negocio de repuestos de carros en Catacamas, Olancho.

+ Regístrese y disfrute una nueva experiencia como lector

El misionero, encomendado en llevar la palabra de Dios, le respondió que no, que las autoridades policiales y Dios se iban a encargar de la persona que le intentó hacer daño.

Los altos niveles de violencia están ocasionado que esta actividad se vuelva un “modus vivendi” para personas que les gusta el dinero fácil, quienes además trabajan para las estructuras del narcotráfico, según dijeron varios pobladores.

Eran las 7:00 de la noche y un operativo de la Policía Nacional y de efectivos militares se dejaba ver en la entrada principal de Catacamas, pero no detenían a los vehículos, solo los dejaban pasar, constató la Unidad Investigativa de EL HERALDO Plus al llegar a la ciudad.

Unas dos horas más tarde, sujetos armados llegaron hasta el barrio San Sebastián y en un puesto de frutas le quitaron la vida a un hombre sin que las autoridades pudieran dar con los responsables.

Al día siguiente, la Policía no sabía quién era la víctima ni mucho menos quién le quitó la vida.

De acuerdo con el Sistema Estadístico Policial en Línea (Sepol), Catacamas es la cuarta ciudad más violenta de Honduras, ya que hasta la primera quincena de noviembre de 2022 (fecha de la última actualización) registró 86 homicidios.

El tercer lugar a nivel nacional lo ocupa Choloma, Cortés, con 116 homicidios; el segundo es San Pedro Sula, también en Cortés, con 246 muertes violentas. El Distrito Central ocupa el primer lugar, pues reportó 362 víctimas.

En ese orden, en séptimo lugar, como una de las ciudades más violentas de Honduras, se ubica Juticalpa, la cabecera municipal de Olancho. Por esta razón, ambos municipios olanchanos fueron incluidos en el estado de excepción decretado mediante el PCM-01-2023.

“Aquí no han habido cambios, todo sigue normal, los operativos se siguen haciendo en el mismo lugar, no hay nada extra por el estado de excepción”, expresó Moradel.

$!Los pobladores aseguran que hay personas que se ofrecen a matar a otra por 5,000 lempiras.

Tránsito de droga

Uno de los factores más importantes que desencadena la violencia es que Catacamas está en el paso de la droga. Además, se ha extendido el narcomenudeo y consumo de estupefacientes en la ciudad, dijeron pobladores entrevistados por EL HERALDO Plus.

Un mural contra las drogas de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN) estaba en la recepción de las oficinas del Ministerio Público (MP) en Catacamas. Amablemente, un fiscal -que pidió el anonimato- atendió al equipo de la Unidad Investigativa de EL HERALDO Plus, asegurando que la mayoría de las muertes que se registran es por la comercialización y tráfico de droga.

Además de las vendettas que provocan que se dispare el sicariato, ya que hay asesinos a sueldo que se dedican a quitarle la vida a las personas que les indican.

Otro problema, que es difícil de controlar en la zona, es la tenencia y uso de armas de fuego y de municiones, tanto en la ciudad como al interior de todo el departamento.

“Hay que tomar en cuenta que Olancho es más grande que El Salvador y el departamento más grande del país, además, el personal (de seguridad) es muy limitado para poder contrarrestar todos los delitos que aquí se registran”, expresó el fiscal.

Ejemplificó que hay hechos que se registran a largas distancias y se ocupa carros altos para llegar; en otras ocasiones deben navegar en pipante o hasta en helicóptero y no tienen esa logística, hacen lo que pueden

$!Las autoridades policiales realizan operativos, pero la violencia sigue.

Sicariato

Ramiro Lobo, alcalde de Catacamas, declaró que hasta el momento el estado de excepción ha ayudado de forma parcial porque bajó la ola de muertes, pero al momento de analizarlas presentaban las mismas características: ejecución.

Detalló que entre el 70% y 80% de la muertes es a manos de sicarios, que se conducen en carros o en motocicletas, situación que se ha incrementado en los últimos dos meses, pero bajó un poco con el estado de excepción ampliado el pasado 6 de enero.

Dijo que les sorprende que Catacamas esté entre las ciudades más violentas de Honduras. Esto generalmente es por rivalidades entre bandas o pelea de territorios por droga, ya que el municipio ha sido como un puente para pasar narcóticos, pero mucha ahora se queda en el municipio.

Detalló que tienen frontera con el departamento de Gracias a Dios y Dulce Nombre de Culmí (otro municipio de Olancho), que son los puntos por donde sale la droga, y Catacamas es el paso para que la transporten hacia otras zonas del país; eso ha generado de alguna manera más violencia.

En esa bonita ciudad, que cuenta con una enorme cruz en lo alto de una loma, existe un amplio complejo policial, precisamente en la salida hacia el municipio de Dulce Nombre de Culmí, donde hay agentes preventivos, de investigación, de las Fuerzas Especiales y efectivos militares.

Las causas de la violencia en ese municipio son tan evidentes que el subinspector de Policía, Allan Castellanos, coincidió que los principales problemas son enemistades personales, venta y distribución de drogas, y el sicariato.

Tampoco descartan el accionar del crimen organizado que opera en las zonas montañosas del municipio, afirmó, ya que se han hecho importantes decomisos de droga en los últimos operativos.

$!Juticalpa está siendo golpeada por la extorsión y las operaciones de capturas las hacen desde Tegucigalpa.

Extorsión

Antes de llegar a Catacamas se ubica Juticalpa, cabecera municipal de Olancho, que con el paso de los años ha abrazado el desarrollo. Esta ciudad se ha vuelto comercial, ya que cuenta con dos centros comerciales, ventas de comidas rápidas y mucha economía informal.

En las aldeas aledañas, la principal actividad es la producción de ganado, con potreros poblados con vacas y toros, de donde salen deliciosos lácteos, como la leche, mantequilla, queso, quesillo y otros que abastecen a varias ciudades del país.

Ante este flujo económico, han comenzado a surgir algunos conatos de extorsión que han puesto en alerta a la población, que conoce a detalle cada uno de los sucesos.

Por ejemplo, la semana anterior en la colonia El Edén fue capturado un supuesto extorsionador de transportistas y negocios, quien era conocido como “El Gordo”.

Para realizar la captura, desde Tegucigalpa desplazaron un equipo de la Dirección Antimaras y Pandillas contra el Crimen Organizado (Dipampco). En el operativo salió un agente herido y “El Gordo” también.

Otro problema es la venta y consumo de droga, porque “aquí todo mundo sabía que el ‘homie’ vendía droga, pero hace unos días en la terminal Guilliam Guifarro lo mataron”, dijo un poblador, refiriéndose a la muerte de un hombre identificado como Francisco Cruz, también en Juticalpa.

La Unidad Investigativa de EL HERALDO Plus intentó hablar con el alcalde municipal, Walner Castro, pero no atendió.

Carlos Cardona, vocero de Policía de Juticalpa, declaró que los principales problemas que tienen es el asalto en motocicletas y se han dado casos de extorsión, ya que en el último hecho resultó herido un policía.

También los problemas pasionales son los que más se dan, además del robo de ganado, declaró.

El agente afirmó que se dan detenciones casi a diario de personas dedicadas al narcomenudeo, especialmente de marihuana y cocaína.

+ En una floristería se pagan licencias de conducir ilegales: “Usted nunca se aplaza”

Notas Relacionadas