Alarmante

Noches de desenfreno: Cocaína adulterada venden en discotecas de Honduras

13.09.2022
Los comerciantes o proveedores, en su afán de obtener más ganancias por un gramo, libra o kilo, combinan la cocaína con otras sustancias como el talco y hasta levamisol, un medicamento para animales

TEGUCIGALPA, HONDURAS.-
-Amiga, ¿con quién puedo comprar coca?

-“Ya se vendió casi todo, el muchacho solo tiene dos gramos”.

- “¿Y podrá conseguir más cocaína?”

- “No creo, siempre se termina rápido”.

Esta es la conversación entre la mesera de una discoteca de la capital hondureña y un reportero infiltrado de la Unidad Investigativa de EL HERALDO Plus que buscó comprar cocaína para demostrar la facilidad con la que se consigue este ilegal producto.

Este rotativo constató que las noches de ocio en la ciudad se convierten en canales para que la cocaína, la marihuana y otras sustancias ilícitas terminen en las entrañas de jóvenes y adultos.

De acuerdo con los cuerpos de inteligencia de la Policía Nacional, las discotecas, bares y hasta las cantinas son las plazas donde más se vende la droga.

Ante esto, un equipo de EL HERALDO Plus, infiltrado como clientes, se mezcló en otra plaza más del narcomenudeo en busca de narcóticos, pero esta vez en las discotecas.

Y como era de esperarse, la sustancia ilícita se comercializa con suma naturalidad, tanto así que los proveedores antes de la medianoche se quedan sin producto.

ES DE INTERÉS: Hasta por servicios de delivery se está vendiendo droga en Honduras

Compra

“Tití me preguntó si tengo muchas novia’, je, muchas novia’. Hoy tengo una, mañana otra, me la’ voy a llevar a to’a, pa’ un VIP, un VIP, ey”.

En toda la sala retumbaba una de las famosas canciones de Bad Bunny cuando el reloj indicaba que eran las 11:00 de la noche y lo mejor de la fiesta comenzaba.

La oscuridad era coartada por los reflectores de colores vivaces que hacían que el ambiente fuera más agradable para unas 100 personas que, entre el baile y consumiendo bebidas alcohólicas, parecían pasarla bien.

Y entre la música fuerte, el equipo de EL HERALDO Plus visualizó a tres jóvenes en una mesa que movían su rostro de derecha a izquierda como percatándose de que nadie los viera. Por supuesto, bajo su mesa ocultaban seguramente cocaína.

“¿Será que es coca?”, preguntó uno de los infiltrados con el resto del equipo periodístico. “Parece que sí”, contestó otro.

LEA: Cristian Nolasco: “Hay grupos de WhatsApp solo de venta de drogas”

En un acto de cinco segundos, el joven acomodó el polvo blanco sobre el grueso dedo pulgar de su mano izquierda y rápidamente lo inhaló con su nariz.

“Será que ellos son distribuidores”, consultó uno de los miembros del equipo investigativo. “Hay que preguntarles si nos pueden vender”, sugirió otro.

En ese momento uno de los reporteros caminó con tranquilidad hacia la mesa de los jóvenes y sin tapujos les consultó: “Será que me pueden vender perico”.

“Solo andamos para nosotros”, respondió uno de los tres jóvenes que consumían cocaína con una relativa naturalidad.

“Pero, ¿dónde puedo comprar aquí?”, insistió el investigador.

-“Nosotros la trajimos de otro lado porque aquí es cara”, aseveró un tipo de aspecto rudo vestido de camisa negra.

-“No, ellos no venden”, comentó la persona al resto del equipo periodístico.

- “Ni modo, seamos directos y preguntémosle a los meseros, tal vez ellos nos vendan”.

ADEMÁS: Explosión de narcopistas revela que Honduras es un cielo abierto para la droga

Al tomar esa decisión, las personas encubiertas detuvieron a un empleado de la discoteca que hacía ratos pasaba por la mesa del equipo investigativo.

-“Disculpe, ¿dónde puedo conseguir un gramo?”, le consultó EL HERALDO Plus.

Una mujer de vestimenta negra respondió: “Yo se la puedo conseguir”.

Sin embargo, el asombro se apoderó del reportero encubierto porque se imaginó que la respuesta sería “no, aquí no se vende”... pero la sorpresa fue cuando la mesera notificó que ya casi no había producto porque “se vende rápido”.

-“¿Pero qué tiene de venta?”, preguntó el reportero de EL HERALDO Plus

-“Solo hay coca de 500 lempiras y se la traigo envuelta en servilleta. ¿Le traigo?”

-“Sí, consígame unos 500 lempiras”.

-“Pero tiene que darme el dinero ahorita y yo se la traigo”.

VEA: Barrio 18, el otro grupo que domina Olancho: “Ellos son los obreros de los narcotraficantes”

Una infiltrada de la Unidad Investigativa de EL HERALDO Plus abraza a una de las meseras del local tras conocer que es una de las distribuidoras de droga como si fuesen viejas conocidas.

El reportero infiltrado sacó un billete de 500 lempiras y se lo entregó a la empleada del lugar, quien al recibir el dinero se perdió entre las personas bailando.

Tres minutos después apareció la mesera y con un sutil abrazo entregó los alucinógenos al equipo periodístico.

Mezcla maldita

“Cualquier cosa me avisa”, gritó la empleada por la fuerte música y siguió con sus actividades.

“Qué fácil se compra aquí”, comentó un miembro de la Unidad Investigativa de EL HERALDO Plus.

Este rotativo también atestiguó que la compra de estas sustancias en centros de ocio resulta menos peligroso que visitar otras plazas como las que están activas en barrios y colonias.

El equipo investigativo salió con asombro del lugar no tanto por la fácil comercialización de la cocaína, sino por la vasta cantidad de personas que con naturalidad la consumen.

Sin embargo, la sustancia que inhalan estas personas no es lo que creen que compran: de acuerdo con información a la que la Unidad Investigativa de EL HERALDO Plus tuvo acceso, la cocaína que se comercializa en Honduras es completamente adulterada.

“El 90% de las puntas (pequeños sobres de cocaína) que vienen a Medicina Forense no tienen ni el 60% de pureza”, confió una fuente a este rotativo.

“Cuando nosotros analizamos la cocaína encontramos agentes de corte (adulterantes) como: polvo para hornear, talco, aspirina, acetaminofén y otros agentes para darle volumen a la droga como tal para que las personas crean que están consumiendo cocaína, aunque el porcentaje es bajo”, reveló el contacto de EL HERALDO Plus en esa institución.

“Y eso no es nada, los resultados también han arrojado que se utiliza hasta levamisol para animales. Levamisol es el componente que más hemos identificado en la cocaína que se decomisa en toda Honduras”, agregó.

Mientras la Policía Nacional realiza un operativo en las afueras de discotecas capitalinas, en los interiores la droga se comercializa sin obstáculo.

El levamisol es un medicamento de uso agropecuario para vacunar a animales, “es para desparasitarlos. Se utiliza en cabras, caballos, cerdos y se utiliza mucho en la droga porque tiene efectos similares a los de la cocaína”.

“Cuando nosotros reportamos a las personas de la DEA que en la cocaína se está utilizando levamisol, ellos se asustaron y dijeron: ‘¿Tienen levamisol ustedes en Honduras?’. No nos creían, de hecho”.

Según la fuente, el asombro de la DEA era tanto que hasta vinieron a territorio hondureño a constatar que la cocaína se adultera con el levamisol.

De acuerdo con dictámenes forenses a los que la Dirección Policial de Investigaciones ha tenido acceso, “hasta polvo para hornear arrojan los resultados”, sostuvo Cristian Nolasco, vocero de esa institución.

La noche de farra en la que EL HERALDO Plus se internó solo es un espejo de la ineficiencia de las autoridades en su lucha contra el consumo de narcóticos.

LE PUEDE INTERESAR: Explosión de narcopistas revela que Honduras es cielo abierto para la droga

Sin importar estar quebrantando las leyes, la cocaína es vendida como si fuera una cerveza o un aperitivo en los centros de ocio nocturno.