Más de L 264 millones costó al Consejo Nacional Electoral sistema biométrico de elecciones

La Unidad de Datos de EL HERALDO Plus detectó que solo se tomaron las huellas dactilares a 2,573,189 electores de más de 3.3 millones que llegaron a ejercer el sufragio con una coincidencia del 76.8%

Por primera vez en Honduras, en las elecciones del 28 de noviembre de 2021 se utilizó el sistema de identificación biométrica a un costo que supera los $11 millones.

Por:


2.7 minutos min. de lectura

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- Don Manuel Castro llegó tempranito al centro de votación. Una joven que estaba en la Junta Receptora de Votos (JRV) le solicitó su Documento Nacional de Identificación (DNI), luego le pidió colocar el dedo en un aparato electrónico y al instante aparecieron todos sus datos personales.

Este sistema fue toda una novedad en un proceso electoral en Honduras. El próximo lunes 28 de noviembre se cumple un año de las últimas elecciones generales en Honduras, en las cuales el Consejo Nacional Electoral (CNE) implementó el sistema de identificación biométrica o huella dactilar.

La idea era tener elecciones transparentes para evitar las especulaciones por los resultados electorales y, a la vez, prevenir otra crisis política.

Este sistema de identificación dactilar le costó a los hondureños un total de 11,111,111 dólares, es decir, 264,535,552.91 lempiras, el cual se realizó mediante una contratación directa, constató la Unidad Investigativa y de Datos de EL HERALDO Plus.

DE INTERÉS: Sentencia condenatoria toca solo al 8% de extorsionadores en Honduras

Por medio de la solicitud de información pública No. SOL-CNE-307-2022, EL HERALDO Plus tuvo acceso al contrato entre el CNE y la empresa Smartmatic International Holding B.V., que fue elegida como la mejor opción.

Además, se solicitaron los datos sobre las identificaciones logradas por el sistema el día que se desarrollaron las elecciones.

La contratación se hizo mediante el proceso No. CNE-PEG-UCCE-003-2021, denominado “Implementación de sistemas para identificación biométrica de los electores en las Juntas Receptoras de Votos. Elecciones Generales 2021”.

El documento, en poder de la Unidad Investigativa y de Datos de EL HERALDO Plus, refiere que la contratación de estos servicios se hizo el 27 de septiembre de 2021, es decir, exactamente dos meses antes de las elecciones.

+Tribunal Electoral de Costa Rica interesado en Sistema Biométrico usado en elecciones generales de Honduras

$!Los identificadores biométricos estaban en las Juntas Receptoras de Votos (JRV).

Coincidencia

El análisis de la Unidad Investigativa y de Datos de EL HERALDO Plus refleja que en las 18,293 JRV había una carga electoral total de 5,182,425 personas.

En los cuadernillos de votación se registraron 3,350,788 votantes, es decir, solo el 64.7% de los hondureños aptos para votar.

No obstante, solo se tomaron las huellas dactilares a 2,573,189 electores, que representa un margen de coincidencia del 76.8% con respecto a los registros de los cuadernillos.

En términos absolutos, hay una diferencia de 777,599 votantes entre lo registrado en los cuadernillos y las huellas dactilares.

Sin embargo, la Unidad Investigativa y de Datos de EL HERALDO Plus estableció un segundo análisis, porque se detectó que en ciertas JRV no había datos en los registros físicos o digitales, o aparecía error.

TAMBIÉN: Sistema biométrico mostrará fotografía, nombre y DNI de cada elector

Basado en ese caso, las juntas receptoras de votos con carga informativa tanto de cuadernillos como de huellas dactilares se redujo a solo 16,303 mesas.

Depurando las que no tenían datos, el universo era de 4,635,543 hondureños aptos para ejercer el sufragio.

En ese caso, el porcentaje de coincidencia fue del 82.7% porque hubo 3,052,616 personas que se registraron en libros, pero solo a 2,525,472 se le tomaron sus huellas dactilares.

Esos números dejan una diferencia de 527,144 votantes entre ambos métodos de verificación.

+‘El TREP y la biometría fueron un éxito’: Ana Paola Hall, consejera del CNE

$!Más de 80% de los datos del sistema coincidieron.

Deberes

El contrato establecía que el proceso se ejecutaría por medio de dos lotes, el número uno contemplaba un motor biométrico y servicios de migración y de duplicación de los datos.

Es así que se debería realizar la migración y duplicación desde una base de datos depurada del CNE con un máximo de 5.2 millones de personas registradas, siendo en total diez huellas por individuo.

De igual forma generar archivos de cada JRV, poner en marcha un motor biométrico en el CNE, capacitar al personal técnico del CNE, al mismo tiempo que mediante un módulo de asistencia biométrico se debería identificar las inconsistencias, llamadas “no-hit”, y las posibles suplantaciones de identidad.

El lote dos contemplaba los “hand held”, que son dos dispositivos electrónicos para el almacenamiento de los datos con sistema de identificación biométrica para la JRV.

ADEMÁS: Institutos de previsión, los que más invirtieron en el Centro Cívico Gubernamental

En total son 20,000 dispositivos portátiles con lector del huellas, que deben tener instalado el respectivo software de identificación del elector.

Augusto Aguilar, exmagistrado del desaparecido Tribunal Supremo Electoral (TSE), consideró que el sistema dactilar permitió eliminar las dudas sobre la suplantación de identidades.

Lo anterior porque había casos de personas que se iban del país y dejaban su DNI, el cual era utilizado por otra persona o algún familiar para ir a votar.

O el caso de los muertos, ya que familiares usan el documento de identificación para ejercen el sufragio a favor de determinado partido.

+Inseguro y olvidado está el Canal Seco, a la espera de peaje

La ventaja que tiene Honduras ahora es que si todos los 20,000 dispositivos que se compraron están buenos, no solo sirven para un proceso, sino que se puede utilizar en las próximas elecciones.

Aguilar, quien participó en el redacción de la nueva Ley Electoral, explicó que para que las elecciones no sean tan señaladas y generar más confianza se determinó el uso de lector de huellas y la transmisión de resultados más abierta.

Esto quiere decir que no solo el CNE recibía los datos del recuento, sino que los partidos políticos, por lo cual todos tenían copias de las actas y podían verificar todos los resultados.

Aguilar recomendó que para el próximo proceso electoral se deben eliminar el uso de tinta indeleble porque ya no tiene sentido debido a que la huella queda registrada en el sistema, ahorrándose millones de lempiras porque cada lápiz cuesta alrededor de cuatro a cinco dólares y son 20,000.

Al mismo tiempo indicó que el CNE debe capacitar a su personal para el uso de este sistema y para la transmisión de resultados, como se hace en el resto de América Latina, ahorrándose los costos de contratar empresas externas.

+Mafia en la Penitenciaria Nacional, detrás de preliberaciones amañadas

Notas Relacionadas