Honduras: 47 instituciones rezagadas en ejecución de presupuesto

Según un análisis de EH Plus, estas entidades no habían ejecutado, a septiembre de 2022, más del 40% de lo asignado. Nuevas instituciones, reemplazo de personal y redes del gobierno anterior, entre las causas

Cuatro de cada diez instituciones no habían ejecutado más del 40% de su presupuesto.

Por:


3.5 minutos min. de lectura

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- 2022 puede que se le quede corto a decenas de instituciones del Estado, a juzgar por la baja ejecución de su presupuesto a lo largo del año.

Hasta septiembre, al menos 47 secretarías, direcciones, entes desconcentrados y descentralizados, así como programas y empresas públicas solo habían devengado menos del 50% del recurso asignado, según un análisis de la Unidad de Datos de EL HERALDO Plus.

La transición de gobierno -muy fuerte ya que significa un cambio de mando desde partidos ideológicamente opuestos (del derechista Nacional al izquierdista Libre)- todavía está en desarrollo, coinciden los analistas. Y que el presupuesto esté rezagado es el principal síntoma.

Sin embargo, el compás de espera que la población dio a la nueva administración probablemente no se prolongue hasta 2023, cuando se espera que el gobierno alcance una mejor capacidad institucional para ejecutar el presupuesto en tiempo y forma.

LEA: Mafia en la Penitenciaria Nacional, detrás de preliberaciones amañadas

$!La inversión pública también ha sido baja este año, debido a la curva de aprendizaje.

Hallazgos

Al tercer trimestre se esperaría que las secretarías de Estado y demás entes gubernamentales alcanzaran una ejecución de entre el 65% y 75% de su presupuesto.

No obstante, la Unidad de Datos de EL HERALDO detectó que un total de 47 de 123 instituciones públicas no superaban el 50% de presupuesto devengado hasta septiembre pasado, última fecha de actualización de datos públicos de la Secretaría de Finanzas.

Lo anterior significa que cuatro de cada diez entidades gubernamentales estaban rezagadas en cuanto a sus pagos, gastos e inversiones. Esta es una diferencia significativa si se compara con 2021, cuando solo 21 entidades gubernamentales habían caído en ese umbral de lenta ejecución.

El siguiente detalle da una pista de lo que puede ocurrir, entre un abanico de causas: para 2021 solo existían 111 instituciones públicas.

ES DE INTERÉS: Feria de cartas de libertad: Extorsionadores libres tras vencerse prisión preventiva

Esa diferencia de secretarías, direcciones y entidades, a consecuencia de una reestructuración del aparato estatal, parte de la creación de instituciones de cero, un proceso engorroso y dilatado, que se acentúa más en el sector público.

Justamente, según el análisis de este rotativo, muchas de las instituciones del listado son de reciente creación y que derivan del PCM-05-2022, que representó la reestructuración del gobierno en abril de 2022.Véase el caso de la Secretaría de Asuntos de la Mujer (Semujer), con un presupuesto vigente de 25 millones de lempiras, pero que a septiembre llevaba una ejecución del 0%.

EL HERALDO intentó contactarse con su titular, Doris García, pero al cierre de esta edición no hubo una respuesta positiva.

ADEMÁS: Fiscalía alerta que peligroso pandillero recobraría su libertad

En la lista también figuran el Programa de Acción Solidaria, la Comisión Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Condepor), la Dirección de Gestión por Resultados y el Programa de la Red Solidaria.

Ninguno superaba hasta el noveno mes del año una ejecución del 1% y, al igual que Semujer, su génesis data del PCM-05-2022 de abril pasado.

Otras instituciones con bajo desarrollo son aquellas liquidadas en el marco de esta reestructuración. Por un lado tenemos a Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H), que tras la estafa en la compra de los hospitales móviles cargaba con una pésima imagen institucional.

Desde el punto de vista del presupuesto general, la diferencia de ejecución es de apenas un punto porcentual (de 56.7% en 2022 versus 57.8% en 2021), pero ese 1.1% se traduce en que este año hay 20,000 millones de lempiras más disponibles comparado con el período anterior... y al menos en administración pública, para los expertos, esos números no son un superávit, sino una baja ejecución.

Este medio también intentó obtener una reacción oficial de la Secretaría de Finanzas, para hasta el cierre tampoco hubo una respuesta.

$!El gobierno también debe cuidar los ingresos para tener dinero que ejecutar en tiempo y forma.

Curva de aprendizaje

Para Edgar Aguilar, investigador y experto en temas económicos de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), las transiciones entre gobiernos siempre dejan a la nueva administración sometida a una curva de aprendizaje.

“Parte de esta lentitud es normal. Siempre que hay un cambio de gobierno, hay una curva de aprendizaje, hay nuevas personas, la ejecución es un poco lenta”, sostuvo.

No obstante, ese diagrama entre el tiempo transcurrido y el número de éxitos alcanzados parece estar más pronunciado en el gabinete de Xiomara Castro porque ha vivido una reestructuración profunda, que quizás barrió con piezas claves en el engranaje burocrático que movían más ágilmente las operaciones.

“Se aceleró mucho tanto en la reestructuración de instituciones como de personal. Quizás no se hicieron todas las evaluaciones y análisis. Faltó un análisis para decir qué debería seguir y culminar. Esta perspectiva de que todo estaba malo ha afectado”, reflexionó Aguilar.

Tampoco se puede obviar que se han establecido mecanismos de contratación un poco más rigurosos para evitar las irregularidades del pasado.

+Policía ya controla centros de menores

Personal clave

Ismael Zepada, economista del Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh), coincide con Aguilar en que el cambio de estafeta para dirigir la nación es la principal causa detrás de esta baja ejecución.

La presencia de nuevos empleados también trae consigo que los procesos, por un buen tiempo, sean un poco más lentos, y que el formulario que antes se solventaba en un día ahora lleve más de una semana cerrarlo.

“Los procesos de licitación, diseño de proyectos, de obras, todo eso lleva su tiempo”, recordó Zepeda, para resaltar que el reemplazo de “la gente que formulaba y diseñaba los proyectos, conocía los precios, las metodologías, matrices, cómo se han costeado las unidades o la gente que subía la información al Sistema de Administración Financiera Integrada (Siafi)” tiene un impacto en la velocidad institucional.

TAMBIÉN: TSC revisará el caso de concesión sobre la carretera del occidente

En ese sentido, Aguilar es defensor de que el personal técnico debe ser custodiado y blindado contra los terremotos políticos que produce un cambio de gobierno, aunque Zepeda es más realista del destino inevitable de este perfil: “Yo diría que sea como sea el personal técnico poco a poco será separado, va ligado” a cuando sustituyen a los altos funcionarios, gerentes y administradores.

Y es más inevitable si hay una línea difusa que no distingue entre los cargos técnicos y las estructuras corruptas y de nepotismo que sobreviven de la administración anterior. ¿Cómo salvarlos? Ambos coinciden en la fórmula de una carrera en servicio civil o administración pública, que genere profesionales más entrenados en gestionar dentro del gobierno, y que dependa cada vez menos de un partido político.

Para el próximo año, en todo caso, el economista del Fosdeh dice que el gobierno debe cuidar el flujo de ingresos para sostener en el tiempo el presupuesto.

Para el próximo año, más que transición -advierten los expertos-, todos esperan ejecución.

Notas Relacionadas