Data

Honduras, altamente endeudada, pero no en punto de quiebre

La nación debe el 55.5% de su Producto Interno Bruto (PIB), pero expertos estiman que el gobierno de Xiomara Castro puede cumplir con los compromisos
11.02.2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- Que Xiomara Castro se convirtiera en la presidenta ha provocado que los hondureños se ilusionen con un país próspero, en el que nadie viva en pobreza, después de una larga travesía por el desierto de 12 años.

La esposa del exmandatario Manuel Zelaya Rosales, derrocado en 2009, lamentó en su asunción (27 de enero) que “la catástrofe económica no tiene parangón en la historia del país”, haciendo alusión a la gestión de Juan Orlando Hernández, del conservador Partido Nacional. “Somos el país más pobre de América Latina. Eso explica las caravanas de migrantes que huyen hacia el norte arriesgando sus vidas”, acusó. Pero las capacidades del gobierno de Castro se pondrán a prueba cuando intente reducir una elevada deuda externa y erradicar la pobreza que afecta a siete de cada diez personas.

Pese a algunos indicadores negativos, Honduras cerró el 2021 con un crecimiento económico del ocho por ciento, luego de la contracción de nueve por ciento que vivió en 2020. Los analistas económicos consideran que la expansión es reflejo del incremento de las exportaciones, un mayor flujo de las remesas familiares, la recuperación inicial de los empleos formales y el avance en el proceso de vacunación contra el coronavirus.

No obstante, ese crecimiento económico no se ve traducido en bienestar para la mayoría de los hondureños, estimó el economista Adrián Flores. A ello se suman los compromisos crediticios con los que carga el gobierno.

La Unidad de Datos de EL HERALDO Plus analizó la situación económica de Honduras para conocer el nivel de endeudamiento y la capacidad de pago que tiene el Estado.

VEA: Honduras: 77% de la infraestructura vial no está pavimentada

La deuda

Anualmente, Honduras destina una fuerte cantidad de los recursos para cubrir el pago de capital, intereses y bonos por los préstamos a los que se suscriben los gobiernos. El Estado hondureño ha tenido que recurrir a la contratación de préstamos bilaterales y multilaterales debido a que sus recursos son insuficientes para cumplir con los compromisos nacionales.

Por ejemplo, en cifras acumuladas de enero de 2016 a diciembre de 2021, la deuda, que abarca la interna y la externa, casi se cuadruplicó (216%), y en valores nominales aumentó en 5,765 millones de dólares. En el mismo periodo estudiado, Honduras pasó de tener una deuda de 4,632 millones a 14,661 millones de dólares, indica el informe de diciembre de la Secretaría de Finanzas.

En cuanto al endeudamiento en relación con el Producto Interno Bruto (PIB), pasó de 29% a 55.5% que, de acuerdo con el techo del marco legal, no está disparado pese a que lo sobrepasa técnicamente en 0.5%.Lo anterior significa que cinco de cada diez lempiras que Honduras produce se deben en préstamos nacionales e internacionales.

Para el analista Raúl Pineda Alvarado, uno de los problemas del endeudamiento de Honduras se debe a que los presupuestos anuales han sido más administrativos que de generación de ingresos. “Eso afecta al país en sus posibilidades de ser sostenible”, comentó. Pese a que a Honduras se le condonó el 60% de la deuda externa a mediados de 2005 en el gobierno de Ricardo Maduro, los débitos afectivos desde 2006 a 2021 “han sido exponenciales”.

LEA: Hay concesiones que quedan amarradas hasta el año 2051

Cumplimiento

Aunque Honduras deba el 55.5% de su PIB, que supera los 630,000 millones de lempiras, los expertos en economía aseveran que el Estado puede seguir cumpliendo con sus préstamos.“No estamos en un punto en el que no se puede pagar lo que se debe”, expresó el máster en economía, Roberto Lagos.

No obstante, una de las gestiones que puede ejecutar el gobierno de Castro para evitar que, en algún momento, Honduras no pueda pagar sus compromisos es el reperfilamiento de la deuda. “Se puede tratar de cambiar deuda pesada por deuda con menores tasas de interés utilizando la banca multilateral”, planteó.

De hecho, Honduras superó la expectativa del Fondo Monetario Internacional (FMI) que había previsto un crecimiento de entre 3.2% a 5%.Pero un desafío que inmediatamente la administración de Castro deberá enfrentar es el financiamiento del presupuesto nacional de este año, que rondará los 308.234 millones de lempiras (12.790 millones de dólares).

“Se han estado agotando las fuentes de financiamiento externo, es decir, la deuda, y eso hasta podría implicar que se tenga que revisar los impuestos”, advirtió el director del Foro Social de la Deuda Externa de Honduras (Fosdeh), Mauricio Díaz.

Honduras, que cerró 2021 con una tasa de inflación del 5.32% y donde siete de cada diez personas son pobres, buscará su reivindicación económica bajo el mando de la primera mujer presidenta. “Tiene un reto difícil, pero no imposible”, dijo la economista André Zúniga.