Alarmante

20,000 lempiras debería ser el salario mínimo, según expertos

Solo la canasta básica, valorada en más de 12,000 lempiras, cuesta más que el ingreso promedio que se recibe en Honduras de acuerdo con datos analizados del Instituto Nacional de Estadística

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- El recibo de la luz indica que adeuda 2,000 lempiras. En alimentos el gasto supera los 6,000 lempiras al mes y solo esta suma ya rebasa el ingreso promedio de los hondureños, sin dar opción de cubrir otras necesidades.

“De luz son 2,000 lempiras. El agua casi no viene, y de por sí compramos a cisternas, y la factura es grande, en comida son hasta 6,000 lempiras, entonces al final no queda nada, ni se ajusta porque solo en cosas elementales la factura es de más de 10 mil lempiras”, expuso Mario Pérez, un jefe de hogar.

DE INTERÉS: Alarmante cifra: Solo 30 de cada 100 hondureños tienen un trabajo formal en Honduras

Mario es el sustento económico de sus tres hijos mayores de 10 años y su esposa, que es ama de casa, pero entre el gasto de transporte, educación y otras obligaciones más, los 10,000 lempiras que recibe este hogar mensualmente se vuelven insuficientes para poder cubrir las necesidades básicas.

Este escenario con promedio de ingresos que se recibe en el país se asemeja a la situación por la que pasan muchos hondureños dentro de las 4,071,227 personas que se encuentran dentro de la fuerza de trabajo del país.

Esta circunstancia se prestó para que la Unidad de Datos de EL HERALDO Plus evaluara el ingreso mensual promedio de los hondureños, que engloba instituciones públicas y privadas. Esto dejó de manifiesto que la cifra media es de 6.054 lempiras, según se analizó en las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) actualizado hasta octubre de 2021.

Los especialistas catalogan esto como una “supervivencia” porque solo este promedio es superado por el costo de la canasta básica, que asciende a cerca de los 12 mil lempiras, según cifras de la Asociación para la Defensa de la Canasta Básica de Honduras (Adecabah).

Sin embargo, aunque el título universitario no es garantía de empleo, los profesionales en estas circunstancias gozan de un mejor promedio que hasta supera el costo de la canasta básica.

La rama económica de actividades profesionales, científicas y técnicas son las que mejor ingreso promedio mantienen, es de 18,047, mientras que las financieras y de seguros rondan los 17,031.

Organizaciones y órganos extraterritoriales (16,781), directores y gerentes (14,314), enseñanza (13,646) e información y comunicaciones con 13,216 son las únicas ramas que tienen promedio arriba de los 12,000 lempiras de una lista de 31 actividades y ocupaciones.

Dura realidad

Pero cómo explicarle a doña Martha, una vendedora informal de 60 años, esta realidad porque la de ella en cuanto a ingreso promedio no se eleva ni a 2,000 lempiras al mes.

Ella pertenece al grupo de las personas que trabajan por cuenta propia y cuyo promedio sería de 5,966 lempiras.

Solo la canasta básica tiene más valor de lo que perciben los hondureños en sus ingresos mensuales.

Es decir que la ancianita está lejos de un promedio que tampoco es alentador puesto que el salario mínimo promedio aprobado para este año es de 10,400 lempiras, calculó el economista del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Obed García.

Pero al parecer, ni ganando más de 90,000 lempiras mensuales se puede acomodar al alto costo de vida de Honduras.

Pues el diputado por el Partido Salvador de Honduras (PSH), Tomás Ramírez, aseguró anteriormente que “no es rentable ser diputado porque el salario de 90 mil lempiras mensuales que recibe no es suficiente para cubrir los gastos”.

Sobre este sustancial problema que se viene arrastrando año tras año, según los expertos, el principal culpable son los gobiernos por no hacer cumplir que se liquide el total del salario mínimo en el país.

LEA TAMBIÉN: Título universitario no es garantía de empleo: 12 de cada 100 personas de la fuerza laboral tienen una carrera

Para el director del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (IIES), Héctor Figueroa, esto es producto de “que la ley no se cumple en nuestro país, no hay un ente supervisor que vaya y sea garante que diga ‘hay salario mínimo vigente para empresas públicas y privadas que cumplir’, y eso no se ha dado”.

Sin embargo, el análisis de EL HERALDO Plus sacó a relucir que ni pagando por completo el salario mínimo se logra cumplir con los gastos más elementales (servicio de energía, agua, canasta básica).

Partiendo de 12,000 lempiras que cuesta aproximadamente la canasta básica se hace la analogía con el ingreso promedio de los empleados públicos, que ronda los 14,435 lempiras, mientras que el de los privados es de 8,315 y 5,966 los de cuenta propia, según el INE.

Y la situación es peor: de los 4,071,227 hondureños que están activos económicamente, el 57% gana menos del salario mínimo, según especialistas del Cohep.

Un análisis de EL HERALDO Plus evidenció que el ingreso promedio de 6,054 lempiras se estaciona en el parqueo de las imposibilidades al querer tener como objetivo la compra de una vivienda, un vehículo o colegiatura de calidad, pues no alcanza ni para la adquisición de la canasta básica.

Figueroa, también máster en demografía social, dice que “esta es la realidad que viven los hondureños, nos habla de la precariedad que pasa la población asalariada”, algo que no es nuevo.

Por su parte, Obed García, economista del Cohep, después de contemplar el “trágico escenario de los hondureños” analizó que esto sucede por “el alto nivel de informalidad de la actividad comercial en Honduras. El 80% de los centros comerciales que operan son “informales”.

El experto también sugirió que otro problema es la rama económica activa en el que se ubica la mayor parte de la población en el país.

En tanto, se verificó que 826,951 empleados se ubican en la rama de Agricultura, ganadería, silvicultura y pesca, lo que es adverso en aras de una mejor economía.

“El problema de estos empleos es que son estacionales en el sentido de que dependen de los tiempos de siembras y cosechas y esto se da en un período corto de tiempo y esto no le permite a la persona emplear un salario conforme a la ley”, explicó García.

Y de acuerdo con cifras, estos sectores tienen un promedio de ingreso de 3,015 lempiras al mes, algo que vuelve más crítica la situación.

ADEMÁS: Dramáticos casos de violación en Honduras: “Él abusaba sexualmente de mí estando embarazada”

Gobierno da la espalda

De acuerdo con las conjeturas analizadas por Figueroa, el salario mínimo promedio en Honduras debería de ser inmediatamente entre 18,000 y 20,000 lempiras.

“Si con el salario mínimo que tenemos solo cubre el 68% del costo de los gastos estamos hablando que el salario mínimo real sería entre 18,000 y 20,000 lempiras”, expuso Figueroa.

A esto se suma que los Indicadores del Banco Central de Honduras (BCH) exponen que al cierre del primer semestre de 2022 la inflación interanual alcanzó el 10.22% siendo el más alto en las últimas décadas.

Sin embargo, el gobierno no pretende reajustar el salario mínimo, pese al incremento que ejecutaron al presupuesto de la nación en el corriente año.

El ministro de la Presidencia, Rodolfo Pastor, aseveró que “nosotros no estamos desde este gobierno analizando, ni anunciando ni pretendiendo revisar el salario mínimo que se acordó el pasado 4 de abril”.

En los últimos cinco años, el salario promedio ha aumentado porcentualmente entre el 5.5% y el 6.4%.

En el gobierno de Manuel Zelaya, esposo de la actual presidenta de Honduras, Xiomara Castro, en 2009 se incrementó un 60.4%, una acción que desde entonces no se ha vuelto a repetir.

Y aunque su familia nuevamente está en el poder y en promesas de campañas prometen aumentar los salarios y reducir el costo de vida, el analista político Raúl Pineda Alvarado es determinante al decir que solo son demagogias y que no cumplirán.

“No confundamos lo técnico de la economía con lo demagógico de los políticos. Cuando se está en campaña se ofrecen muchísimas cosas y cuando se está en el poder no se pueden cumplir”.

También descartó que este gobierno repita un aumento como el de 2009.

“No hay ambiente y eso genera dos problemas: si aumenta drásticamente el salario mínimo genera desempleo y no hay capacidad para cumplir este tipo de pagos. Además aumenta la inflación”.

Que el gobierno ejecute acciones para que se cumpla el salario mínimo, reducir excesivos gastos de altos funcionarios, revisar el salario mínimo y consumo vitales es la recomendación de los expertos.

De lo contrario, todo lo anterior solo deja en relieve que en Honduras vivir con el actual ingreso promedio es un enorme reto.

VEA: Escalofriante violencia sexual en Honduras: ‘Me pidió que no hiciera escándalo’