Escalofriante violencia sexual en Honduras: ‘Me pidió que no hiciera escándalo’

Al día el Ministerio Público recibe en promedio cuatro denuncias por violación. Francisco Morazán figura como el departamento donde se registran más casos de abuso

Una investigación pone de relieve la violencia sexual contra la mujer en los últimos años.

Por: Haydi Carrasco

min. de lectura

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- 1 de enero de 2015. Flor estaba sola en casa, tratando de decidir qué almorzar, pues no quería seguir comiendo el recalentado que había quedado de las fiestas decembrinas.

Era la 1:00 de la tarde y sus antojos recaían en una deliciosa sardina, un pez con salsa enlatado que venden en las pulperías hondureñas.

La tienda quedaba a pocos metros de distancia de su casa, ubicada en Danlí, El Paraíso, así que dejó la puerta entreabierta. No tardó nada. Volvió a su hogar, cocinó, se sentó en un mueble, encendió la tele y, en un abrir y cerrar de ojos, sintió que alguien estaba atrás.

LEA: En Honduras se registra una masacre cada ocho días

Era un hombre. Nunca vio su rostro, solo recuerda que “me pidió que no hiciera escándalo, que no mirara, que no intentara verle su rostro”.

Flor estaba asustada, pese a que en sus recuerdos imagina al sujeto con un destornillador en la mano.

“Me levantó del sofá... Se dirigió a mi habitación y allí ocurrió el hecho”, contó de forma serena, aunque horas atrás había reconocido no estar segura de que el país entero conociera su historia.

Flor -un nombre ficticio- fue ultrajada por un desconocido. Ocho años después, este caso sigue en impunidad.

Para muchos expertos, el abuso sexual es una epidemia silenciosa en Honduras. Desde enero de 2017 hasta junio de 2022, el Ministerio Público registró 8,546 denuncias por violación, constató EL HERALDO Plus y La Prensa Premium en una investigación en conjunto.

Hay cinco departamentos con mayor número de incidencias, pero dos de cada 10 casos ocurrieron en Francisco Morazán, mientras que El Paraíso, donde fue ultrajada Flor, ocupa el quinto lugar con más denuncias, de acuerdo con un análisis que realizó el equipo.

Violaciones

Flor por mucho tiempo cuestionó si en realidad fue violada, ya que creyó en su caso que el victimario nunca usó la violencia como método de sometimiento.

El Código Penal de Honduras establece en el artículo 249 que “constituye delito de violación el acceso carnal no consentido por vía vaginal, anal o bucal con persona de uno u otro sexo, así como la introducción de órganos corporales u objetos por cualquiera de las dos primeras vías”.

A Flor su agresor la obligó a quitarse la parte baja de la pijama, mientras la penetraba y le preguntaba de forma insistente “si ya me habían hecho eso antes”. Ella no puso resistencia, su mente se bloqueó completamente, algo usual en muchas víctimas, según afirmó el psicólogo Felipe Maldonado.

“Yo no intenté ni siquiera en tratar de reconocer su voz, rostro, ni nada se me hacía familiar. Recuerdo que la persona olía como a resistol, a pegamento amarillo o, en efecto, a grasa”, detalló.

TAMBIÉN: En la frontera México-Estados Unidos han muerto 3,500 migrantes

El hecho duró unos diez minutos, menos de lo que tardó en moverse a casa de su amiga para pedir ayuda, pues nunca encontró su teléfono.

Su hermano, de quien era el único que recordaba el número de teléfono, fue el segundo en enterarse. Él junto a su papá fueron por ella para interponer la denuncia en una posta policial.

La joven fue sometida a análisis forenses, la interrogaron e inspeccionaron la casa de sus padres. A su memoria solo viene el momento en el que los agentes dijeron que el agresor había entrado por una de las ventanas de la vivienda (estaba rota), justo al lado donde estaba su cuarto.

“Según lo que yo escuché es que entró por la ventana y salió por la puerta principal, como si nada”, relató.

+El 49 % de universitarios estudia en centros privados del país

Flor fue abusada sexualmente por un desconocido, como ocurre en la mayoría de casos de personas mayores de 18 años, según afirmó el Ministerio Público al mencionar el perfil del agresor.

Este caso es apenas uno de miles. EL HERALDO Plus y LA PRENSA Premium conocieron 50 relatos de personas víctimas de abuso, ya sea físico, psicológico o sexual.

Estos hondureños relataron a través del grupo de Facebook, Mommy and Tribe de San Pedro Sula, las formas crueles en las que fueron abusadas por conocidos, familiares o personas extrañas. Los casos ocurrieron en varias partes del país, pero evidencian que muchas de las víctimas no dijeron lo ocurrido hasta muchos años después.

+¿Desde dónde salen más baratos los vuelos: Palmerola o San Pedro Sula?

Preocupación

Las 8,546 denuncias reportadas en los últimos cinco años y seis meses dejan una relación que, en promedio, al día llegan unos cuatro casos de violación en la Fiscalía.

En Honduras hay cinco departamentos donde la cifra de casos de violación son preocupantes. Por ejemplo, en cinco años y seis meses (desde 2017 hasta junio de 2022) hubo más de 1,500 denuncias, 1561 para ser específicos. Si dividimos los 2,006 días que representan los cinco años y seis meses entre la cantidad de víctimas encontramos que en promedio dos personas fueron violadas al día en este punto geográfico.

En Comayagua y el Paraíso, por su parte, los datos indican que cada dos días ocurría un incidente de estos.Los casos son bastante preocupantes, pues la incidencia se concentra en los departamentos de Francisco Morazán, Cortés, Comayagua, Atlántida y El Paraíso.

VEA: Muertes con armas reflejan débil control en centros penales

Al hablar de los municipios, el Distrito Central reportó el 15% de las denuncias, mientras que San Pedro Sula registró el 7%. Este rotativo encontró que las principales ciudades de los cinco departamentos con más incidencias también tienen el mayor número de denuncias, aunque también hay puntos ubicados en zonas rurales que muestran números preocupantes. Organizaciones defensoras de las mujeres afirman que en estos municipios existen menos posibilidades de denunciar y que el culpable pueda alcanzar una condena.

El Código Penal de Honduras habla de una pena mínima de nueve años y una máxima de 13 para quienes cometen el delito de violación, sin embargo, existen fuertes cuestionamientos ya que en la normativa anterior las penas eran superiores.

El Código Penal vigente también menciona que la pena puede aumentar un tercio si el agresor emplea la violencia e intimidación o si la víctima es menor de 14 años.

Aunque la normativa parece rigurosa, en Honduras el promedio anual de víctimas por violación asciende a 1,534 casos, muchos, como el de Flor, que quedan en la impunidad por no tener pruebas suficientes o no identificar y detener a los sospechosos.

Otros testimonios

El caso de Damaris, una niña de tres años de edad que fue raptada, torturada y violada por un hombre de 48 años en la ciudad de Chiclayo, al norte de Perú, fue la clave para que decenas de mujeres del grupo cerrado de Facebook, Mommy and Tribe de San Pedro Sula, confesaran de manera anónima diversas y repudiables formas de abuso que enfrentaron en algún momento de sus vidas.

Fueron más de 50 relatos que conmovieron a toda la comunidad de mujeres, que ya asciende a 17,500 miembros. Esas 50 personas accedieron para que el equipo de EL HERALDO Plus y LA PRENSA Premium le dieran voz a sus historias.Sus relatos van desde violaciones por parientes cercanos, como padres, tíos o hermanos, hasta abusos de niñeras en contra de bebés. A continuación se publican algunos y los testimonios completos se difundirán en la versión web.

+53 mil abortos al año dejan los embarazos no deseados

Anónimo

Fui abusada a mis cinco años y no lo sabía. Toda mi vida viví con depresión; me intenté suicidar desde los 7 años, tuve todas las señales de una niña abusada sexual, física y emocionalmente por diferentes personas, pero en algún momento de mi vida mi mente bloqueó ese suceso.

Un día a mis 20 años de edad, estaba donde mi abuela y llegó un hombre que tenía años de no verlo. Cuando lo vi, me puse fría, entré en pánico. Fui al doctor, me dijo que era un ataque de ansiedad, yo le dije “fui violada a mis cinco años y acabo de ver al hombre que lo hizo”, y volví a llorar como niña otra vez.

Anónimo

Les contaré el caso de mi hermana. Ella fue al psiquiatra porque un amigo médico se lo recomendó para que le ayudara con traumas que tuvimos desde niñas por casos de abuso y abandono por parte de nuestro padre.

Pues mi hermana me contó que él le dijo que cerrara los ojos y le hablara de la experiencia de su abuso. Y el hombre este, cuando ella sintió de repente, le tenía la mano en el pecho, ella de espalda, él la abrazaba, pero prácticamente le estaba sobando los pechos. Dice que ella se sentía incomodísima y él le decía: “Yo estoy aquí para ayudarte”.

+Alrededor de 900 mil mujeres son jefas de hogar en Honduras

Anónimo

Mi padre fue siempre un hombre ejemplar, un hombre confiable... admirado por muchos. Yo nunca, nunca sentí por parte de él algo sospechoso. Yo tuve varios percances de abuso y adultos queriendo propasarse conmigo, así que a mi hija desde pequeña le dije que me tenía que contar todo. Una vez mi hija fue a visitar a su abuelo, yo aproveché para ir a una entrevista de trabajo, fueron tal vez dos horas.

Cuando regresé, mi hija me contó que su abuelito le tocó las partes y le decía que la estaba conociendo mejor. Recuerdo que empecé a guardar las cosas y me fui. Me hice la fuerte frente a mi hija para no hacer más grande su daño psicológico. A los dos días destapé la bomba, no quería hacerlo por el bien de mi niña, porque la gente se enteraría. Pero al final me decidí y lo hice.

Anónimo

Yo no fui abusada ni por un tío, papá o primo.... Conmigo fue una prima, la mayor, yo era una niña y siempre me ha inculcado a respetar a mis mayores, ella me tocaba y me decía que no era malo y que no le dijera nada a mis papás y yo en mi inocencia le creía. Luego, a mis 15 años, mi primer “novio” abusó de mí; yo no quería tener relaciones y él era más grande que mí y por lo tanto más fuerte.

Anónimo

Mi primo de 21 años se orinaba en la cama. Resulta que le presentaron a una muchacha. Se casaron a los seis meses de conocerse. A los meses llama la muchacha a mi tía que mi primo se orinaba en la cama, que ocurrió desde el primer día en la luna de miel, que eso era diario, que ella no se explicaba por qué y que él le decía que jamás le contara a su mamá.

Mi tía, asustada, decide llevarlo al psicólogo y el muchacho no hablaba. Le dieron la opción de practicarle la hipnosis y regresarlo a sus cuatro añitos. Indias, el tío abusaba del niño desde los cuatro añitos hasta los 10 y en medio de la hipnosis el muchacho gritaba y gritaba: “¡No, tío! Ya no más, duele... Abuela... abuela, mire lo que mi tío me está haciendo”.

ADEMÁS: L 184.6 millones en compra de 174 ambulancias desde el 2010

Anónimo

Yo también fui abusada, en forma de manoseo, a los seis años aproximadamente, fue un tío por parte de papá (adolescente en ese entonces) que vivía con nosotros. También por otro tío por parte de mamá cuando ya tenía 12 años.

Nunca lo hablé con nadie, fue algo que tranqué en mi interior, no por amenaza de ninguno de los dos, sino que por incapacidad de mi parte.

Anónimo

El marido de mi abuela mandaba a comprar a mis hermanas y en lo que ellas tardaban me tocaba mis partes íntimas, mis pechos. ¡POR DIOS, PECHOS QUE AÚN NO ME SALÍAN! Eso era a diario y yo le dije a mi abuela y ella me dijo que era una mentirosa, que él no era capaz de eso y que cuidado le decía algo a mi mamá, que solo para mortificarla servíamos.

Anónimo

Mi abusador aún esta vivo.Tenía aproximadamente nueve años cuando él empezó a abusar de mí en mi casa, creo que lo hizo en venganza porque su hija murió en un accidente de tránsito en el cual mi mamá conducía.

Lo hizo en varias ocasiones y las condiciones familiares después del accidente influyeron en que yo no hablara, hasta que cumplí 15.

Anónimo

El recuerdo que tengo es que un día que estaba en la iglesia, yo iba a salirme para ir a las aulas de los niños pero antes de la puerta de salida estaban las gradas para subir a la segunda planta de la iglesia, en eso inconscientemente volteo a ver las gradas y veo a un señor miembro de la iglesia que estaba tocándole las partes íntimas a una niña de unos cinco años aproximadamente. Recuerdo bien ver su mano debajo del vestido de la pequeña y cuando me vio se asustó.

+Con lo que dio por Twitter, Elon Musk podría pagar tres veces la deuda pública de Honduras

Notas Relacionadas