Data

Alarmante cifra: Solo 30 de cada 100 hondureños tienen un trabajo formal en Honduras

1.5 millones de trabajadores laboran en una jornada corta y otro millón, pese a tener empleo, goza de un salario que no corresponde con sus horas de trabajo, según cifras del INE. Pandemia aumentó informalidad
30.07.2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- Si busca un empleo formal, Honduras no es el lugar. El 71% de la población está sin trabajo fijo.

Parece que el único requisito para no obtener un empleo formal es buscarlo en este país, de acuerdo con estadísticas.

Esta premisa se mantiene para 70 de cada 100 hondureños que no pueden acceder a la cobertura laboral del país de manera formal, según una radiografía laboral hecha por la Unidad de Datos de El HERALDO Plus con cifras cotejadas del Instituto Nacional de Estadística (INE).

De acuerdo con un análisis del Banco Mundial (BM), con base en información del INE, en el 2020 el país mantenía un porcentaje de 42% de trabajo formal.

Mientras que para 2021, el escenario es más crítico, con solo el 29% de la población hondureña que tiene trabajo formal, es decir que la mayoría de fuerza de trabajo no cuenta con un trabajo seguro, sueldo fijo y derechos por ley.

Es decir que solo en el período de pandemia la formalidad laboral cayó en 13 puntos, marcando una situación crítica. Para Yeny Antúnez, oficial de Política Económica y Laboral del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), que la situación haya empeorado es debido a que “los problemas de empleo en Honduras, principalmente la informalidad del mercado laboral, se ha profundizado con la pandemia del covid-19”.

LEA: Exclusiva: El 49 % de universitarios estudia en centros privados del país

“Las perspectivas del alto costo de vida (inflación) no son nada alentadoras en este 2022”, advirtió.Entre este análisis se constató que la posición académica no importa: ser profesional o no es relativamente lo mismo al momento de querer conseguir empleo formal porque las posibilidades son igual de ínfimas.

Ejemplo claro, pero lamentable de ello, es el trágico caso de Alejandro Caballero y Margie Paz, una pareja de novios hondureños graduados de Mercadotecnia y Economía.Ambos no encontraron empleo en estas áreas ni en otras distintas a las que han aplicado.

Esta situación los obligó a emigrar ilegalmente a Estados Unidos y, en su deseo de encontrar “un mejor futuro”, ahora trágicamente están en la lista de los seis hondureños que fallecieron hace unas semanas al interior de un contenedor de un tráiler en Texas.

“Es triste que jóvenes que se hayan preparado nunca tengan la oportunidad de destacar en un país como este. Dejen que los jóvenes tengan oportunidades, mis hijos se lo merecían”, protestó en su momento doña Karen, madre de Alejandro y también de Fernando, un estudiante que al ver las críticas circunstancias del empleo en el país huyó y su nombre figura en los seis hondureños que perdieron la vida en esa tragedia.

Trabajo incierto

Según datos al 2021 del INE, 4,071,227 conforman la fuerza de trabajo en Honduras, es decir que están aptos y aptas para laborar.

Pero esta cifra comienza a ser alarmante cuando se desmenuzan elementos como la población desocupada, los que están con jornada incompleta, los que laboran en horario completo, pero con sueldo informal, y el diminutivo grupo que sí labora formalmente.

Para ejemplificar los elementos anteriores tenemos el caso de Don Carlos, un conductor que presta sus servicios a un colegio privado de la capital, pero es ocupado solo en ciertas horas: al momento de ir a traer y dejar los escolares a sus hogares.

Este caso de él representa estar en el sector de la población con empleo, pero con jornada incompleta, mismo escenario que se repite en 1,535,290 personas de la población económicamente activa.

Esto representa el 38% de la fuerza de trabajo, un porcentaje que engloba también a profesionales.También tenemos a doña Carmen Pineda, una recepcionista en una institución privada que labora jornada completa, pero no tiene prebendas pese a que es una profesional en el Comercio Internacional.

El salario que gana está muy por debajo de lo que le corresponde legalmente de acuerdo con las labores que ejecuta.Este escenario la coloca dentro del más de un millón de personas con empleo, pero con salario informal.

En porcentaje es el 25% de los 4,071,227 hondureños que conforman la fuerza laboral. En esta lista también figuran las personas desocupadas, cifradas en 348,858, que son aquellas que no tienen trabajo pero están en busca de uno. Este grupo es el 8% de la fuerza laboral.

ADEMÁS: Título universitario no es garantía de empleo: 12 de cada 100 personas de la fuerza laboral tienen una carrera

Cifras alarmantes

Desglosado lo anterior, lo alarmante es que con empleo formal en Honduras solo hay 1,184,957 trabajadores, cifra que representa el 29% de la fuerza laboral.

Este dato también se puede interpretar de varias maneras, como que solo 3 de cada 10 hondureños logran un puesto fijo, pero no importa cómo acomodar las cifras, este análisis solo desvela la escasa oportunidad de poder tener un empleo directo en el país.

Para la especialista del Cohep, “hay tres limitaciones importantes que no permiten crecimiento inclusivo y por ende impide que en el país no se puedan generar mayores oportunidades laborales”.

“Bajos niveles de logros educativos y altos costos por crimen e inseguridad”, analizó.Y aunque estos factores hacen que se frene el trabajo directo, la burocracia es otro eslabón en contra, dicen los expertos.

“Altos costos administrativos debido a que muchas interacciones que tienen las empresas con el gobierno requieren de mucho tiempo, son costosas y complicadas”, aseguró Antúnez.

LEA TAMBIÉN: 350 mil hondureños están desempleados y más de 2.4 millones son subempleados

Sectores

La Unidad de Datos de EL HERALDO Plus identificó las ramas económicas en las que se concentra más el empleo formal.En las actividades financieras y de seguros, el 77% de los empleados tienen un trabajo fijo y derechos laborales.

Alrededor de 33,113 personas están en este rubro.Información y comunicaciones también figura en los rubros con mejor formalidad, con 18,311 empleados y 69% con permanencia y derechos.

Igualmente está la administración pública y defensa y planes de seguridad social de afiliación obligatoria, donde el 61% de sus asalariados están cubiertos por la formalidad. En las actividades profesionales, científicas y técnicas ese porcentaje cae a 55%.

Solución

La Declaración sobre el Clima de Inversiones 2022 en Honduras, del Departamento de Estado de EUA, también muestra líneas de la situación crítica de Honduras.

Corrupción, un débil Estado de derecho y malas decisiones políticas son las principales causas que alejan la inversión privada en el país.Sin embargo, hay líneas que la administración central puede seguir.

“El gobierno de Xiomara Castro debe priorizar la inversión pública en infraestructura, red vial, ampliación de la red energética, entre otras, para reducir los costos de producción y comercialización en el país”, sugirió la experta.

Hay situaciones puntuales como “facilitar los procedimientos administrativos gubernamentales para las empresas con el fin que esto les permita a nuevos empresarios establecer sus negocios”.

Otro eslabón es formalizar la actividad empresarial informal. Con esto presente no solamente se favorece la creación de empresas nacionales sino también la atracción de capitales extranjeros para aumentar el empleo en el país, de acuerdo con la conocedora.

“Las políticas deben centrarse en crear más empleos, pero también mejores empleos y que estos sean de calidad”.

Por su parte, el economista Obed García, oficial de Política Económica del Cohep, es determinante en sus conjeturas: “El problema del mercado laboral deriva del alto grado de informalidad, es decir, los negocios que operan sin permisos, fuera del sistema y que no aseguran los derechos laborales a sus empleados”.

También es claro al decir que “3 o 4 personas caen en pobreza, también son personas que dejan el país (emigran) ya sea de forma legal o de manera irregular, lo cual es pérdida del principal potencial del país, son población que pueden ser profesionales, obreros, operarios, todos igual de importantes”.

Así que más que generar empleo para casi 350,000 personas, la tarea real es formalizar a 2.5 millones de hondureños que, pese a tener un trabajo, ganan tan poco, apenas para sobrevivir.

LE PUEDE INTERESAR: Honduras ocupa el segundo lugar en tasa de desempleo en Centroamérica

Los puntos por los que el empleo formal no tiene impacto

1. Burocracia, factor en contra de la creación de empleos

Los analista coinciden en que los trámites administrativos son engorrosos al momento de querer crear empleo formal por lo que termina en mano de obra “barata”

2. La falta de inversión es
otro punto en contra

Tanto el Cohep como la CCIT argumentan lo difícil que es crear empleo formal sin lograr inversión extranjera en el país. Esto se debe, aseguran, por inseguridad y la corrupción en los gobiernos.

3, La pandemia es causante que no se genere empleo formal

Si la situación para un puesto directo siempre ha sido problema, la llegada de la pandemia empeoró más la situación y dos años después de la llegada del covid-19, las cifras se mantienen golpeadas.

VEA TAMBIÉN: Sociedad civil: A 400 mil aumentarían los desempleados tras derogación de Ley de Empleo por Hora