Deportes

Héctor Vargas: 'Veremos de qué estamos hechos...”

El León de Formosa cuenta lo que ha hecho hasta poder llegar al “nuevo” Marathón y revela la promesa que el grupo le ha realizado a su capitán, Mario Berríos, quien se va del fútbol al terminar la Liga

10.12.2017

Tegucigalpa, Honduras
Cuando Rolin Peña, vicedeportivo del Verde, le presentó el proyecto a Héctor Vargas le dijo: “Lo único que pedimos es estar entre los primeros cuatro, la inversión no es tan grande como para pelear el título”; el León de Formosa, recientemente desvinculado de Olimpia para ese entonces, no lo pensó dos veces y seis meses después ha sobrepasado las expectativas de la directiva esmeralda.

Marathón volvió a ganar las vueltas de un torneo siete años después y mucho tuvo que ver el argentino de 58 años para que la afición del Monstruo se haya vuelto a ilusionar con una copa, la novena para sus vitrinas.

En la previa del clásico sampedrano ante Real España (la ida será el miércoles en el Morazán), el cerebro del cuadro verdolaga se declara listo para lo que se le viene...

¿A dónde apretó la tecla exacta para cambiar a este Marathón, profesor?
En ese sentido siento que he mejorado como técnico y estoy en el camino correcto para manejar un plantel de Primera, siempre aprendiendo de los futbolistas para no involucionar.

Al llegar acá lo primero que hice fue cambiar el chip del jugador conformista de Marathón, ese que con zafar del descenso ya estaba servido; había que terminar de poner excusas por cualquier tema pequeño y las experiencias en Victoria y Olimpia me han dado la pauta para manejar los tiempos.

Ese fue el primer paso para que la cosa caminara bien, a pesar de aquella racha de tres partidos perdidos. Nos supimos reacomodar y ganamos los partidos que teníamos que ganar, jugándonos la vida ante Olimpia en la capital para ganar las dos vueltas.

¿Ese triunfo fue el partido donde usted dijo que estaban para más?
Ahí lo que me di cuenta es que el equipo había agarrado la personalidad que yo quiero que tenga. Era el lugar, el momento, el rival al que teníamos que ganarle... y no era fácil con los 31 partidos que tenían ellos de no perder de locales, pero lo planificamos bien, les tapamos los jugadores que generan juego y después propusimos una transición con efectividad.

¿Qué jugador le ha sorprendido de su equipo?
Mario Berríos. En la primera fecha se operó los meniscos y ya en la quinta estaba jugando de nuevo. Con todos los laureles que tiene es un muchacho participativo, colaborador, siempre está reflejando cosas positivas para ser un ejemplo; por lo demás hemos apoyado a jugadores como Joshua Vargas, Cristhian Cálix, Yustin Arboleda o al mismo Yaudel Lahera, un cubano que juega muy bien al fútbol viniendo de un país netamente beisbolero.

También me ha sorprendido la evolución de Johnny Leverón, quien ha mejorado mucho su personalidad y ya no es el Leverón que hacía una jugada de más o que tenía un pensamiento de más que nos costó algunos partidos. Tiene una técnica solo comparada con la de Maynor Figueroa y ahora le ha agregado agresividad.

Bueno, en el caso de Mario Berríos me imagino que hay un sentimiento generalizado en el plantel para retirarlo con la copa de campeón, ¿no?
Esa es la idea de los muchachos, se ha hecho una promesa en el grupo de hacer todo lo posible para que se retire levantando la copa. Yo le dije que tenía para dos años más, pero ya es una decisión tomada con su familia. Sinceramente me sorprendió lo profesional que es.

¿Cuál es el partido que más le gustó y el que desea olvidar de las vueltas?
Si hablamos de un juego en donde hicimos bien la tarea fue el 3-0 a Platense: defendimos bien y detectamos rápido la debilidad de ellos, los jugadores jovencitos que pone por las bandas. Era para cuatro o cinco goles.

Y el que no me gustó fue el 0-4 ante España. Arrancamos bien, pero la expulsión tonta de José Calderón nos desdibujó y nos complicamos. Fue el peor juego nuestro.

Hablando de Real España, ¿cómo lo analiza de cara al juego del miércoles?
Siento que con el nuevo técnico (Martín García), España se ha dado cuenta del potencial que tenía. Ellos hacen las mejores contrataciones en Honduras y no creo que era un tema de entrenador, sino que los jugadores se dieran cuenta de su verdadero nivel. Por ahí este muchacho les abrió los ojos y el equipo está funcionando.

Pero, bueno, para nosotros este miércoles inicia un nuevo torneo y veremos de qué estamos hechos, como dicen ustedes los hondureños.

Eso sí, ahora debe ser frío con esa ventaja del reglamento que no la pudo aprovechar en las últimas dos semifinales, ¿no?
Puede ser. En el primer campeonato terminamos con 39 puntos y estuvimos casi 23 días parados y no supe manejar el tema de la preparación en ese tiempo; la segunda vez fue cuando no me ayudó la gente de Olimpia, terminamos primeros y jugamos jueves y sábado y el que terminó segundo jugó un domingo.

Ahora me siento protegido en ese sentido y no vamos a buscar que nos defienda el reglamento, sino salir a liquidar rápido el pleito.

¿Usted sabe por qué copa va el Monstruo Verde?
¿
La nueve o la 10? Creo que es la nueve...

¡Claro! La novena. ¿Se puede ilusionar el pueblo verde con el título?
Tenemos el 25 por ciento de chances, como las tienen Olimpia, Motagua y Real España. Siempre vamos a buscar el campeonato y vamos a ver si nos alcanza. Pero sí te digo que si los rivales serán difíciles para mí, nosotros vamos a ser difíciles para ellos.

¿Pero no tiene miedo a otros factores, como por ejemplo el arbitraje?
Es que hay cosas que no entendés. Te mandan a Orlando Hernández a Juticalpa-Real España y sinceramente no está para esa instancia, habiendo árbitros de más nivel. Se equivoca mucho Pedro Rebollar en la escogencia, desconoce algunas cosas del país y nombra árbitros no acordes a lo que se está jugando. Lo que espero es que dirijan los que están capacitados, que son unos seis árbitros.