Tegucigalpa

Un segundo anillo periférico podría seguir solo en promesa

La comuna sostiene que no realizará obras contraproducentes y en el caso de proyectos de la magnitud de un segundo anillo se requieren varios estudios técnicos
19.01.2023

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- “La ciudad colapsó y no podemos tener una metrópolis así, vamos por un segundo anillo”, expresó con contundencia el ahora alcalde Jorge Aldana.

+ Regístrese y disfrute una nueva experiencia como lector

Aldana, en ese momento aspirante a la comuna, reconoció que la ciudad “ya se comió” el actual anillo y esa vía ya no bordea la urbe capitalina.

Consciente de la magnitud de su promesa, el edil garantizó en su momento que esa obra es imposible para la comuna pero con la ayuda del gobierno central “se puede generar un cambio verdadero”.

Especialistas consultados advierten que solo los trámites previos a la obra gris podrían durar más de cuatro años y esta administración de “buen corazón” se quedará corta.

Dictamen

De acuerdo con el director del Despacho Municipal, Russel Garay, un segundo anillo es un proyecto que no solo es una calle y para materializarlo hay que iniciar con un dictamen técnico que incluya cantidad de vehículos, rutas y posibles efectos ambientales.

“También la indemnización por la compra de inmuebles, esperamos que este año tengamos ese dictamen técnico y luego buscar el financiamiento del proyecto”, expresó.

Como será un proyecto que se licitará y más allá de ser una obra, y solo será una opinión técnica, por los momentos la comuna se reservó los montos implicados en la elaboración del dictamen.

No obstante, el funcionario garantizó que los fondos para alcanzar la opinión técnica sí están incluidos en el plan de inversiones de la Alcaldía.

Garay prometió que para diferenciarse de las pasadas administraciones municipales seguirán la normativa para alejar las obras de infraestructura “sin sentido como los puentes disfuncionales” realizadas por las pasadas administraciones.

“Hay puentes que llevan a la misma calle y no disminuyen el tráfico, no queremos un proyecto que sea un riesgo y no genere alivio, por eso, antes de proceder se requiere la opinión técnica”, enfatizó.

Para conocer más detalles, EL HERALDO también conversó con Mario Matamoros, director de Ordenamiento Territorial, sin embargo, la respuesta fue que “estamos pendientes, solo puedo adelantar que es muy temprano para dar detalles”.

Beneficios

Para la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico), antes de hablar de un segundo anillo lo primordial es considerar terminar el que ya tenemos para enlazar la salida a Olancho.

“Terminemos, luego analicemos eso porque sería de mucho beneficio para todas las personas que ahora buscan viviendas en las periferias de Tegucigalpa”, señaló César Bran, presidente de la Chico.

Además de mejorar la movilidad vehicular en el municipio, Bran comentó que ahora las personas, por factores relacionados con la delincuencia, agua y precios de terrenos, las familias capitalinas prefieren construir en las salidas de la ciudad.

“Los terrenos son impagables, un terreno que podía costar $150 (L 3,700 la vara ahora piden $250 (L 6,167) y son áreas pequeñas e irregulares que necesitan mucha inversión, por eso en las afueras de la ciudad hay mayor expansión y más tráfico, sería valioso analizar ya el segundo anillo”, instó.

Reto

El entrevistado estimó que solo en estudios se podría necesitar entre tres a cinco años, la liberación del derecho de vía -por donde se edificaría el proyecto- entre uno a dos años sin considerar la ejecución de la obra gris.

“La construcción es la parte fácil, lo difícil siempre es el estudio, análisis, indemnización y liberación. Un ejemplo lo tenemos en la zona de Yojoa, está incompleto porque no se liberó el espacio”, contrastó.

Bran concluyó que el actual período municipal no lo podrá cumplir, puede realizar lo fundamental y más complicado: la decisión de estudios para determinar la viabilidad del proyecto.

Historial

El eco de un segundo anillo resuena desde el 2014 como una de las soluciones sostenibles contra la problemática vial y como parte del Plan de Desarrollo Municipal con Enfoque en Ordenamiento Territorial de ese momento.

En el 2018, la Alcaldía de Asfura prometió un diseño para la obra que tendría unos 30 kilómetros de longitud, sin embargo, el anunció en eso quedó y no se cumplió.