Honduras

Roy Santos, a audiencia inicial el 27 de septiembre por cargos de incitación a la discriminación

Los hechos por los que se le acusa a Roy Santos se suscitaron el 24 de marzo del año 2022
20.09.2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- El polémico pastor evangélico, Roy Santos, compareció este día en una audiencia de declaración de imputado, tras ser acusado por incitación a la discriminación, en perjuicio de los pueblos indígenas de Honduras.

Tras la audiencia, el juez asignado al caso le dictó medidas sustitutivas, por lo que se defenderá en libertad.

Además, programó la audiencia inicial para el próximo martes 27 de septiembre a las 9:00 de la mañana, dejando transcurrir un periodo no mayor a los seis días hábiles, de acuerdo a lo establecido en el Código Procesal Penal.

La acusación fue interpuesta luego de una serie de investigaciones que llevó a cabo el Ministerio Público, a raíz de una denuncia que se presentó por parte de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

ADEMÁS: Pastor Roy Santos: “JOH atacó el narcotráfico y su premio fue la cárcel”

Los hechos por los que se le acusa a Roy Santos, se suscitaron el 24 de marzo del año 2022, fecha en que en un programa radial expresó palabras discriminativas hacia los pueblos y comunidades indígenas del país al referirse al ritual propio de su cultura ancestral que se hizo en el marco la toma de posesión de la presidenta Xiomara Castro.

“La conducta del pastor evangélico se subsume en el delito de incitación a la discriminación al haber proferido palabras en contra de los pueblos y comunidades indígenas, lesionando la igualdad de las personas, mediante el menosprecio e irrespeto a la libertad de conciencia hacia las y los practicantes de creencias que difieren de la ortodoxia del cristianismo”, señala el requerimiento fiscal en su contra.

En el artículo 213 del Código Penal de Honduras se establece que el delito de incitación a la discriminación es penado con cárcel y multa de 100 a 500 días.

LOS HECHOS

“El 24 de marzo de 2022 profirió expresiones que lesionan la igual dignidad de las personas, sobre todo las que son miembros de los pueblos indígenas y afrohondureños”, dijo el Ministerio Público sobre Santos en el boletín publicado para notificar el requerimiento fiscal en junio pasado.

La denuncia ocurrió luego de que llamara “chamanes satánicos” a los pueblos indígenas.

“Vemos nosotros cómo el día de la toma de posesión de la presidenta Xiomara Castro (...) no permite la oración a Dios, pero sí que los chamanes satánicos de los indígenas estén ahí haciendo sus rituales y le entreguen un bastón ocultista; ahí lo que entregó fue su gobierno y familia a manos del maligno”, fueron las expresiones de Roy Santos que ocasionaron la denuncia.

De acuerdo con José Carlos Cardona, ministro de Sedesol, las declaraciones de Santos fueron “peyorativas, denigrantes y ofensivas contra el pueblo indígena lenca, además de ser promotoras de perjuicios, burlas y odio hacia los pueblos indígenas de Honduras y del resto del continente”.

La mandataria recibió la “Vara alta lenca” el día de la toma de posesión.

SIGNIFICADO

La presidenta recibió la “Vara alta lenca” de manos de Berta Zúniga Cáceres, hija de Berta Cáceres, extinta líder indígena y ambientalista del occidente de Honduras.

La vara es un báculo de madera en el que están tallados el sol, la luna y una serpiente. Según la explicación del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) , la vara es un elemento importante en la cosmovisión lenca porque simboliza respeto y autoridad.

Para ellos el sol representa el corazón en el cielo, la luna es el reflejo de la energía que desprende la luz por las noches para los hijos del maíz. y la serpiente representa el símbolo de poder, de armonía entre los lencas y los nahuales.

En la punta del bastón debe llevar una guardiana de los ríos que simboliza la resistencia de las mujeres indígenas. De igual forma, representa a quienes velan por el respeto de los derechos de los pueblos indígenas.

Según explica el sitio Regional Latinoamericana de la UITA, de acuerdo con la tradición lenca, el mando se entrega a una persona que ha ganado autoridad y que combina esa cualidad con el servicio a la comunidad y sabiduría quien, al recibirlo, asume un compromiso de inclusión y respeto con las comunidades.

LE PUEDE INTERESAR: “La democracia electoral no es suficiente”: Xiomara Castro ante la ONU