Honduras

¿Quiénes son los dos narcos rivales que Tony Hernández mandó a matar?, según Alexander Ardón

A uno lo liquidaron porque les bloqueó la ruta por donde transportaban la droga y al otro porque sabía demasiado sobre los nexos de Tony con el narcotráfico, según documento de la Fiscalía y testimonio del propio Ardón

07.10.2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS.-Juan Antonio ' Tony' Hernández, hermano del presidente hondureño Juan Orlando Hernández, habría estado involucrado en al menos dos asesinatos y los detalles de estos crímenes fueron abordados este lunes en el juicio que enfrenta por narcotráfico en una corte de Nueva York.

Franklin Yanuario Arita Mata y Esvin Javier Escalante Landaverde son los dos narcotraficantes que el excongresista Juan Antonio Hernández Alvarado mandó a eliminar, de acuerdo con el testimonio de Alexander Ardón, exalcalde prisionero en Estados Unidos por el delito de narcotráfico y que este día tuvo la palabra durante el juicio contra el hermano del Presidente.

Muerte de Arita Mata

El primer crimen que mencionan ocurrió en 2011. La víctima es Arita Mata, con tarjeta de identidad número 0402-1975- 00272, era originario de Cabañas, Copán, al occidente de Honduras, y tenía 36 años cuando fue ultimado.

El 26 de julio de 2011, en una carretera de El Rosario, Santa Rita, Copán, el carro blindado -con placa PCV- 4463, color gris- en el que viajaba fue atacado en una emboscada con artillería de RPG-7 y con ráfagas de fusiles M-16 y Galil, armas de uso oficial.

Franklin Yanuario Arita Mata pereció junto a sus guardaespaldas Maudo Antonio Ramos Córdova (32) Leonel Ramos Córdova (35) Elvin Mejía (23) sin poder reaccionar al inesperado ataque, mientras que un cuarto escolta fue encontrado herido y con vida, por lo que fue trasladado a un hospital.

El documento en la Corte del Distrito Sur de Nueva York habla de la participación en el hecho de un oficial de alto rango de la Policía, al cual identifican como Co-Conspirador (CC-7) y que hoy Alexander Ardón puso nombre y apellidos: Juan Carlos 'El Tigre Bonilla', acusaciones que el exdirector negó de forma rotunda.

“Rechazo categóricamente esa relación de confianza que dicen que yo tenía; nunca fungí como director (de la Policía Nacional) al ser presidente Juan Orlando Hernández”, manifestó esta misma semana en el canal capitalino HCH.

Apuntó que no es una persona “doble cara” y que no ha tenido ningún vínculo ni directo o indirecto con el exdiputado del Partido Nacional, tampoco con el mandatario de turno.

De acuerdo con el documento de la Corte más el testimonio de Ardón, CC-7 no solo monitoreaba los movimientos de la víctima “para identificar un lugar vulnerable para un ataque”, sino que, además de coordinar el hecho, regresó a la escena del crimen bajo la excusa que estaba investigando el caso. Dijo a medios de comunicación que pudo tratarse de una venganza y que “todo estaba bien planificado”.


Según el memorando de la Fiscalía, Tony Hernández habría determinado ejecutar a Arita Mata, luego que su socio Alexander Ardón le comentara que el atrevido narco, además de hacerles competencia, le bloqueaba el acceso a una de las rutas a la frontera con Guatemala que usaba para transportar los cargamentos de cocaína.

Segunda víctima: Esvin Escalante

De acuerdo con los detalles del documento en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, Tony Hernández y Alexander Ardón acordaron ejecutar a otra persona en 2013 porque conocía mucho de sus actividades con el narcotráfico y temían que llegara a cooperar con las autoridades. Para realizar el trabajo Ardón buscó a sicarios del capo Wilter Blanco.

La persona que coincide con los detalles del caso es Esvin Javier Escalante Landaverde, según registros periodísticos y reportes de homicidios. El sujeto fue cuñado del capo Héctor Emilio Fernández Rosa, más conocido como “Don H”.

Escalante Landaverde, con tarjeta de identidad número 0411-1977-00292, oriundo de la Jigua, Copán, al occidente del país, murió acribillado a tiros el 5 de febrero de 2013 en Trujillo. Tenía 36 años de edad cuando lo abatieron.

El documento habla de que la víctima era un narcotraficante, trabajador de Tony Hernández y de Alexander Ardón, y que sabía mucho de las actividades ilícitas del exdiputado y hermano menor del presidente Juan Orlando Hernández.

“Don H” estuvo casado con Elvia Marina Escalante Landaverde, hermana de Esvin Javier y Luis Alfredo Escalante Landaverde, ambos hijos de Bernabé Escalante Andrade.

Según reportes de agencias antidrogas, “Don H” trabajó conjuntamente con Víctor Hugo Díaz, alias “El Rojo”, y con Tony Hernández. Sin embargo, alrededor del 2010 “Don H” y “El Rojo” se enemistaron y Tony se quedó del lado del último.

El documento relacionado al juicio hace referencia también a que la segunda víctima antes de ser ejecutada había sido arrestada. Según informaciones de fuentes de la Fiscalía y de la Policía dada a los medios de comunicación, “en una ocasión ‘Don H’ fue detenido junto con sus entonces cuñados Luis Alfredo y Esvin Escalante”, pero extrañamente quedaron libres.

ADEMÁS: Ardón dice que presenció reunión donde 'El Chapo' entregó $1 millón a Tony Hernández

Alexander Ardón le comunicó a Tony Hernández que un trabajador de ambos había sido capturado en Colón por su relación con el tráfico de drogas, por lo que el exdiputado respondió que el tipo tenía acceso a demasiada información y que no podía llegar a cooperar con las autoridades, indica el texto.

Después del asesinato, el acusado le dijo a Ardón (identificado como CW-3 en el informe) por teléfono que había visto las noticias y que debían reunirse en persona. En ese encuentro, Tony Hernández “expresó alivio” tras conocer el homicidio.

La víctima era un narcotraficante que tenía mucho conocimiento no solo de las andanzas de Tony y sus socios, sino que también estuvo ligado al cártel de Los Cachiros.

En un testimonio ante la Corte del Distrito Sur de la Florida, el 6 de marzo de 2017, Devis Leonel Rivera Maradiaga mencionó a Esvin Javier Escalante Landaverde como la persona que le recibía las avionetas cargadas de droga en el departamento de Cortés.