Despilfarro

Honduras: En diez años el “Tasón” manejó 32 mil millones de lempiras

10.08.2022
Esta millonaria cantidad de recursos se gastó discrecionalmente en contrataciones directas, muchas de ellas sobrevaloradas, que por diez años se escondieron detrás de la “Ley de secretos”

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- Aunque el Fideicomiso de la Tasa de Seguridad Poblacional fue derogado, mediante decreto 66-2022 publicado el 15 de junio de este año, el cobro de las contribuciones especiales por transacciones financieras continúa.

El manejo que se hizo de más de 32,000 millones de lempiras recaudados entre 2012 y 2021 ahora está en proceso de liquidación por parte de la Secretaría de Finanzas.

Fueron recursos que el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad (CNDS) -que presidieron el expresidente Porfirio Lobo (2010-2014) y Juan Orlando Hernández (2014-2022)- manejó de forma discrecional conjuntamente con los titulares de los poderes Legislativo, Judicial, Fiscalía General y los ministros de Seguridad y Defensa, así como el titular de la Dirección Nacional de Investigación e Inteligencia (DNII).

LEA: Uferco investiga corrupción en la Tasa de Seguridad

La ejecución de esta recaudación de dinero, que se creó para fortalecer a los operadores de justicia en la lucha contra la violencia y el crimen organizado, está llena de indicios de corrupción desde la resolución 01-2013, cuando el CNDS ordenó al Comité Técnico del Fideicomiso cancelar por cuenta de la Secretaría de Defensa a la empresa Nicetrak Api Package la cantidad de 57,880,182 lempiras, y a la empresa Micei Technologies 101,058,392 lempiras por cuenta de la Secretaría de Seguridad.

Estos pagos formaron parte del amortiguamiento de una deuda que el 26 de enero de 2012 la Secretaría de Defensa contrajo al firmar un contrato con la empresa Nice Systems Limited por un monto de 9,580,000 dólares por la compra de equipo para la intervención de las comunicaciones privadas; mientras que el dinero que salió por cuenta de la Secretaría de Seguridad era para terminar de pagar una deuda de 685,080,285 lempiras contraída con la empresa Micei Technologies por la implementación de la plataforma tecnológica inteligente (ciudad segura) que consistía en una serie de cámaras que se instalarían en Tegucigalpa, de las cuales no hay mayores referencias.

Desde la primera resolución del CNDS -en la que consta cómo se despilfarraba el dinero y cómo se contrataba todo de manera directa- hasta la última resolución firmada en 2021 fueron protegidas por la “Ley de secretos”, derogada en el actual gobierno mediante decreto 12-2022.

+Fondos de la Tasa de Seguridad se usaron para comprar equipo musical de las Fuerzas Armadas de Honduras

Sin embargo, las Fuerzas Armadas, irrespetando la ley, se resisten a entregar copia del contrato suscrito con la empresa Nice Systems Limited como lo solicitó este medio, contrario a la Secretaría de Seguridad que no ha puesto ningún obstáculo.

Bajo el escudo de la “Ley de secretos” se ocultaron adquisiciones y construcciones sobrevaloradas, compra y alquiler de carros blindados, entrega de millones de lempiras como regalos navideños e incrementos salariales selectivos para supuestos operadores de justicia. Asimismo, construcciones de cárceles realizadas por empresas contratadas por las Fuerzas Armadas que a los pocos meses se cayeron, entre otros hechos.

EL HERALDO, a través de Relaciones Públicas de la Secretaría de Finanzas, intentó conocer cómo ahora esta institución manejará y distribuirá los cobros por transacciones financieras que estaban destinados para fortalecer la seguridad ciudadana, pero no se obtuvo respuesta.

+Honduras: Las canchas son otro punto negro de la Tasa de Seguridad

Ingresos y egresos

Los datos del Banco Central no coinciden con los publicados por la Tasa de Seguridad en su sitio web. Según los registros del BCH, entre 2012 y 2021 (diez años) el fideicomiso de la Tasa de Seguridad Poblacional presentó una disponibilidad financiera de 32 mil millones de lempiras y se ejecutaron pagos por una suma de 30,263 millones de lempiras a proveedores nacionales y extranjeros, cancelación de cuotas por líneas de crédito, traslados a instituciones fideicomisarias y al Instituto Nacional Penitenciario.

La Tasa de Seguridad, por su parte, establece que en este mismo período solo se recaudaron nada más 21,184.7 millones de lempiras y se desembolsaron a las instituciones beneficiarias 21,053.3 millones de lempiras. De acuerdo con Juan Ramón Molina, excoordinador del Comité Técnico de la Tasa de Seguridad, las cifras no coinciden porque “la recaudación es una cosa, puede que se estén tomando como ingresos lo que se adoptó como préstamos en su momento”.

Según el Banco Central, al finalizar el año 2012 ingresaron al patrimonio fideicometido un total de 834.4 millones de lempiras, más intereses devengados por inversiones de 12.7 millones, no obstante, la Tasa de Seguridad solo registró por concepto de recaudación en ese mismo período 834 millones de lempiras.

+Cotizaciones revelan que militares no pueden cuadrar inventario de instrumentos comprados con Tasón de Seguridad

A diciembre de 2015, los ingresos del Fideicomiso Temporal para la Administración del Fondo de Protección y Seguridad sumaron 8,925.2 millones de lempiras, conformados así: recaudaciones de 5,955.7 millones de lempiras, provenientes de la aplicación de la Ley de Seguridad Poblacional; intereses devengados por inversiones en Títulos Valores del Estado por 78.0 millones; créditos recibidos de bancos comerciales, 2,370.2 millones; Convenio Sefin-Consejo Hondureño de la Empresa Privada, 40.0 millones; donación de la Embajada de Taiwán, 174.9 millones; y otros ingresos por 306.4 millones de lempiras.

A su vez se efectuaron transferencias a instituciones fideicomisarias por 3,309.7 millones, pagos a proveedores extranjeros (1,565.4 millones), a proveedores de bienes y servicios nacionales (2,886.7 millones), pago al sistema bancario por créditos recibidos (857.9 millones), Impuesto Sobre la Renta por intereses ganados (7.8 millones) y gastos incurridos por transferencias internacionales (11.0 millones), para un total de egresos de 8,638.5 millones de lempiras. Lo anterior resulta en recursos disponibles por 286.7 millones de lempiras, al cierre de 2015.

En 2016 los montos acumulados por ingresos del fideicomiso subieron a 12,711.1 millones y las transferencias ascendieron a 12,432.1 millones, “destinándose: L 4,014.3 millones a instituciones fideicomisarias, L 4,621.2 millones pagos a proveedores nacionales, L 1,908.4 millones a proveedores externos, L 1,865.6 millones a amortización de créditos con el sistema bancario, L 9.2 millones a Impuesto Sobre la Renta por intereses ganados y L 13.4 millones a gastos incurridos por transferencias internacionales”.

+Aduanas corrió a esconder de la subasta las dos clínicas móviles

Pese a que al final de 2016 el BCH reportó 12,711.1 millones de lempiras, correspondientes a montos acumulados de ingresos, la Tasa de Seguridad en su portal únicamente estableció una recaudación de 8,252.6 millones de lempiras. Entre los reportes de cada entidad existe una diferencia de 4,458.4 millones de lempiras.

Para 2017 el fideicomiso presentó una disponibilidad financiera de 4,916.6 millones y un gasto de 4,622.8 millones; en 2018 los recursos disponibles fueron 4,568.3 millones y una ejecución de 4,419.8 millones; en 2019 el BCH reportó que el fideicomiso tenía una disponibilidad de 3,922.4 millones y una ejecución de 3,779.3 millones de lempiras.

En 2020 se presentó una disponibilidad de 2,589.6 millones de lempiras y pagos por 2,165.1 millones, y en el año 2021 los recursos disponibles fueron de 3,347.6 millones y se ejecutaron 2,843.9 millones de lempiras.