El crimen siembra el terror vestido de militar o policía: ¿cómo diferenciar un uniforme original?

La legislación nacional que castiga el uso de uniformes e insignias policiales o militares es sumamente indulgente, por lo que los responsables pueden quedar libres con un pago de cuatro mil lempiras

El 14 de febrero de 2020, en los juzgados de El Progreso, Yoro, una veintena de hombres vestidos con uniforme militar y policial rescataron al delincuente Alexander Mendoza, alias “El Porky”, dejando como saldo cuatro policías muertos.

Por: Redacción

1 min. de lectura

En los últimos años en Honduras se ha vuelto común que los delincuentes utilicen uniformes similares a los de los militares y policías, e igual se cubren el rostro con pasamontañas para atracar negocios y cometer horrendas masacres.

Ante tal riesgo, la Policía Nacional, de acuerdo con su portavoz, el comisionado Miguel Martínez Madrid, adoptó la medida de que cada uniforme relacionado con su institución, incluido el calzado, los chalecos antibalas y hasta los mismos aros (esposas), posea un código invisible que permita detectar su originalidad y, en caso de serlo, a quién le fue entregado.

Supuestamente las Fuerzas Armadas tomaron la misma iniciativa, sin embargo, esto no pudo ser comprobado, ya que el gerente de la Industria Militar, coronel Carlos Eduardo Fortín, respondió: “Este es un tema que tratamos de mantenerlo sin conocimiento público por la misma seguridad del caso”.

El pasamontañas es un implemento no regulado por la ley que en los últimos años la Policía y los militares han puesto de moda en sus operaciones, desde la más sencillas hasta las más riesgosas, lo que ha llevado a que los delincuentes también hagan lo mismo, volviendo así más difícil su identificación por parte de las víctimas.

En los últimos años se han registrado varios casos de delincuentes capturados cometiendo ilícitos utilizando indumentaria, mayormente, similar a la de los militares.

Aunque en los tribunales de sentencia hay condenas contra ellos, ninguna autoridad cuenta con una investigación sobre si realmente la vestimenta decomisada era auténtica, sobre quién la proporcionó en su caso, quién la confeccionó de ser falsa o dónde fue comprada.

¿Por qué la Policía de Investigación no profundiza sobre este delito? En aquellos casos de sujetos vistos cometiendo masacres con uniforme similar al militar o policial y que están en la impunidad, ¿realmente los hechores eran delincuentes o miembros de las Fuerzas Armadas o de la Policía? Estas son las preguntas que se hace la ciudadanía.

$!El artículo 473 del Código Penal ya señala el castigo para aquellas personas que utilicen indumentaria militar y policial para delinquir.

Escuadrones de la muerte

El 14 de julio de este año, tras la masacre de cuatro jóvenes donde pereció uno de los hijos del expresidente Porfirio Lobo Sosa, la presidenta Xiomara Castro responsabilizó del hecho a los escuadrones de la muerte al postear en Twitter: “Solidaria con el expresidente Porfirio Lobo, ‘Rosita’ y familiares de jóvenes asesinados vilmente. Condeno a escuadrones de la muerte que operan hace años con impunidad en Honduras. No descansaremos hasta desmontarlos Secretaría de Seguridad y Policía Nacional”.

Desde la década de 1980 a los militares se les ha relacionado con los grupos clandestinos de ejecución selectiva, pero nunca alguien ha probado estos señalamientos.

Incluso en la reciente celebración del noveno aniversario de la Policía Militar y del Orden Público (PMOP), su comandante el coronel Roosevelt Hernández también sostuvo que para refundar Honduras “no más escuadrones de la muerte”.

Si Hernández “habla de escuadrones de la muerte, entonces él debe saber si están dentro de la institución militar o la Policía, o si son grupos de particulares equipados o patrocinados por estas instituciones, o son parte de una política secreta”, respondió un alto oficial de las Fuerzas Armadas cuando se le consultó sobre estos grupos generadores de violencia y sangre.

Fuentes vinculadas a la lucha contra el crimen tienen en lista al menos tres altos oficiales militares, dos activos y uno retirado, que habrían proveído uniformes y armas de la institución a delincuentes y narcotraficantes.

$!El 14 de julio de 2022, hombres vestidos como agentes de la FNAMP acribillaron a cuatro jóvenes en la entrada de una discoteca ubicada en el bulevar Morazán. Una de las víctimas era hijo del expresidente Porfirio Lobo Sosa.

Castigo

El uso de indumentaria policial o militar ya es penado por la ley. El artículo 473 del Código Penal dice: “Quien sin estar autorizado usa públicamente uniforme, insignias o equipo exclusivamente pertenecientes a los Cuerpos de Seguridad e Investigación del Estado o las Fuerzas Armadas, debe ser castigado con la pena de prisión de dos (2) a cuatro (4) años o multa de doscientos (200) a cuatrocientos (400) días.

La pena a imponer debe ser la de prisión de cuatro (4) a ocho (8) años si el uniforme, insignia o equipo mencionados en el párrafo anterior se emplean para facilitar o encubrir la comisión de un delito. Si tales efectos se poseen con dichos fines, la pena de prisión debe ser de dos (2) a cuatro (4) años”.

En el primer caso, el individuo podría salir libre con el pago de cuatro mil lempiras, ya que la cantidad a pagar es de diez lempiras por día; en el segundo, si el juez es benevolente y solo pone como castigo cinco años, el arrestado también puede quedar libre tras conmutar la pena; pero si se le da arriba de cinco años tendría que ir a prisión.

También lea: Desarticularán lugares que confeccionen y vendan indumentaria policial

De acuerdo con Lucía Villar, portavoz de la Corte Suprema de Justicia, en muchos casos los condenados por usar uniformes o insignias militares o policiales quedan presos porque a la par se les sentencia por otros delitos como asociación ilícita, entre otros.

Para el abogado y criminalista Gonzalo Sánchez, “el uso de uniformes militares y policiales en la comisión de delitos no es nada nuevo, desde hace tiempo viene sucediendo, lo que pasa es que antes lo hacía la delincuencia común, ahora es el crimen organizado para cometer delitos de gran impacto, como las masacres”.

Recordó que para contrarrestar ese problema se dijo que en los uniformes de la Policía Nacional se les iba a colocar un chip para poder detectar si efectivamente la indumentaria parecida que están usando los delincuentes pertenece a la institución policial.

“Igual, como muchos ciudadanos yo también he tenido la sospecha de que los uniformes que utilizan estas personas sean suministrados por el mismo personal de esas instituciones armadas”, manifestó Sánchez.

Sobre el uso de los pasamontañas, el criminalista está de acuerdo en que haya una regulación ya que en muchos casos no es necesario; además la persona, cuando no hay mayor riesgo, tiene el derecho de saber quién le está requiriendo, o por ejemplo, quién está allanado su casa

A un clic en Facebook

Para conseguir indumentaria igual a la del Ejército, así como chalecos antibalas, botas militares o pasamontañas, solo basta con un clic en la plataforma de Facebook y puede hacer su pedido y la entrega se la pueden hacer en su casa.

De acuerdo con el comisionado Miguel Martínez Madrid, portavoz policial, desde que se instalaron códigos en los uniformes policiales no se ha vuelto a encontrar a delincuentes portando uniforme similar al de esa institución.

“Como se ve en el video de Ojojona, Santa Cruz, el del Bulevar Morazán, el de San Pedro Sula, lo que se ve son a delincuentes con fatigas militares, porque estas son universales y las puede comprar en los agachones y en Facebook”, sostuvo Martínez

Notas Relacionadas