Honduras

Sin anillos, cadenas y con las cabezas rapadas deberán permanecer reos de alta peligrosidad

Los cabecillas de maras y pandillas trasladados a El Pozo ya no podrán portar anillos, cadenas, joyas, ni tener acceso a libros

FOTOGALERÍA
20.09.2016

Tegucigalpa, Honduras
La vida de privilegios y ciertos lujos para los cabecillas de maras y pandillas que fueron trasladados al centro penal de máxima seguridad conocido como El Pozo se acabó, luego de las nuevas disposiciones tomadas por el presidente de la República, Juan Orlando Hernández.

En ese sentido, los reos de alta peligrosidad ya no podrán portar anillos, cadenas, joyas, ni otro tipo de vestimentas, solo el uniforme anaranjado que los identifica como tales.

Además, esos convictos deberán andar con la cabeza rapada, no podrán tener acceso a libros, ni visitas conyugales o de parientes y estarán aislados por completo.

'He ordenado su aislamiento en celdas para una sola persona, con acceso a la luz del sol solo por una hora; vamos a quitarles los anillos, las cadenas, vamos a mantener rapadas sus cabezas y no podrán tener más ropa que la anaranjada que los distingue como reos de alta peligrosidad', detalló el mandatario.

Desde la ciudad de Nueva York agregó que 'la decisión está tomada y no se retrocederá ni un tan solo milímetro; se acabaron los privilegios que estos delincuentes seguían teniendo desde las cárceles'.

Un total de 37 líderes de organizaciones ilícitas fueron enviados vía aérea de la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto (PNMAS) a este reclusorio situado al norccidente del territorio hondureño para evitar que sigan ordenando la comisión de diversos ilícitos.

Foto: El Heraldo

La megacárcel denominada El Pozo cuenta con extremas medidas de seguridad y sus instalaciones están blindadas para evitar fugas o amotinamientos.
Vea: Así fue la llegada de los reos a penal de Santa Bárbara

Mensajes codificados
Los cuerpos de seguridad determinaron que en las comunicaciones a las que tenían derecho desde las cabinas especiales y a través de las visitas, estos reclusos enviaron mensajes codificados mediante los cuales ordenaban cometer los actos criminales.

Por tal razón, quedan suspendidas también las comunicaciones telefónicas desde las cabinas instaladas en las cárceles.

Previo a la participación en la 71 Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Hernández aseguró que los antisociales 'se seguirán enfrentando a un gobierno firme y a un pueblo que tiene la determinación de vivir en paz, cueste lo que cueste'.

'Cada reo que sea descubierto ordenando crímenes y extorsiones desde los demás centros penales de inmediato serán tipificados de alta peligrosidad y remitidos al Pozo', advirtió.