Honduras

Psicóloga Ninoska Alfaro: 'Es importante hablarle a los niños con la verdad, nunca omitir'

El proceso de información, según explicó la psicóloga, va a depender de la escala de desarrollo o edad del niño

14.06.2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- Hablar con la verdad, entender las etapas del duelo y estar atentos en todo momento son algunas de las situaciones que debe llevar a cabo un adulto al momento de informar a un menor de edad sobre el fallecimiento de su madre, padre o figura más cercana en su vida.

Ninoska Alfaro, psicóloga de la Dirección de la Niñez y la Familia (Dinaf), explicó a EL HERALDO que “la muerte supone un elevado nivel de ansiedad para los niños, niñas y adolescentes, si a esto sumamos que esta muerte es de uno de los cuidadores primarios, madre o padre o figura más cercana, es importante tomar en cuenta que esto puede representar un caos emocional”.

La experta comentó que dada la situación de salud que se está viviendo a nivel mundial “es importante hablarle a los niños siempre con la verdad, nunca omitir o, si un familiar cercano ha fallecido, no decir que está de viaje o se encuentra de trabajo, nunca mencionar mentiras en relación a la muerte de un ser querido, sino hablarlo con la verdad”.

LEA: Honduras en riesgo de tener una generación perdida

El proceso de información, según explicó la psicóloga, va a depender de la escala de desarrollo o edad del niño. “Cuando es muy pequeño lo importante es informar, tu padre, madre, tío o abuelo murió, de una manera corta, luego contener, estar cerca, abrazarlo, si es muy cariñoso, todo depende de la personalidad del niño”.

Destacó que a pesar del dolor está bien hablarle de la persona, “porque tampoco es correcto omitir las cosas de la persona fallecida, es un trabajo de ir solventando las etapas del duelo, porque al principio el niño puede experimentar negación, que es mentira, que su mamá o abuelo van a regresar, posteriormente habrá mucho llanto, hay que fijarse si el niño deja de comer, porque eso puede traer otros problemas de salud que están arraigados a la parte emocional”.

Alfaro argumentó que es importante hacer saber la noticia a su grupo inmediato, como “compañeritos de escuela aunque no estén presencialmente, esto por algún comentario o burla que suceda por desconocimiento y también es importante tomar en cuenta que hay objetos de apego que nos recuerdan a la persona fallecida”.

ADEMÁS: La mitad de los estudiantes hondureños abandona clases por migración

Aconsejó trabajar con el niño en recolectar esos objetos y si hay algo que se va a regalar hacer parte al menor.

Hay actividades de apoyo que se puedan realizar dependiendo de su edad, como “recolectar juguetes, los de cinco o seis años bañarse solitos, su aseo personal, buscar independencia, tratar de que el tiempo que pasan conectados sean para clases”, recomendó.

Igualmente, se pueden realizar “actividades físicas, juegos de mesa, conversar, según la edad”.

Con los “niños de ocho años el contexto puede ser más amplio, explicar lo que sucede, hablar de la vacuna anticovid, la realidad. Ellos tienen un pensamiento concreto”, expuso.