Honduras

Militares obstaculizaron cobertura de prensa durante traslados a El Pozo II

Los efectivos insultaron a los fotógrafos y camarógrafos que cubrían la reubicación de reclusos. Uno de ellos hasta amenazó con enviarlos a la cárcel

FOTOGALERÍA
17.05.2017

Tegucigalpa, Honduras
Un grupo de militares restringió de forma hostil la cobertura que reporteros y camarógrafos realizaban el martes pasado al traslado de peligrosos reos hacia la cárcel El Pozo II.

El problema empezó luego que los efectivos bloquearan el acceso a la prensa tras instalarse varios anillos de seguridad en los alrededores del nuevo centro penal de Morocelí, El Paraíso, al oriente de Honduras.

El personal de los medios de comunicación logró instalarse en un punto estratégico para sacar tomas y fotografías, cuando varios uniformados irrumpieron la labor periodística y en un tono altanero quisieron desalojar el lugar.

La respuesta soberbia de los efectivos quedó grabada en video. En el material se aprecia que uno de los militares sostiene la cámara de uno de los enviados a la cobertura con el objetivo de arrebatársela sin ninguna orden legal.

Según testigos, al camarógrafo le quitaron su equipo, pero él en un movimiento rápido lo volvió a sujetar. En el forcejeo, el militar le propinó un golpe. Esta secuencia no está registrada en el video, pero quienes estuvieron en el momento dan fe de la agresión.

Lo más leído: Hasta un cuarto de placer tenían mareros en Támara

En seguida, ocurre un fuerte cruce de palabras y los ánimos se caldearon, pese a que se intentó explicar que era una cobertura necesaria. 'Nosotros solo andamos cubriendo la noticia', le explica uno de los reporteros gráficos.

Otro le reclama a los militares bajo qué argumento quieren decomisar el equipo. 'No ocupamos orden', responde el que aparentemente lidera el grupo de uniformados.

'Bajate para abajo' y 'dejá de estar tomando fotos', ordena el mismo sujeto en reiteradas ocasiones, sin saber que todo el zipizape quedaba grabado en video.

'Ahí no 'masito' vas a ir vos', amenazó el uniformado en referencia a que lo pondría tras las rejas de El Pozo II.

Uno de los fotógrafos le explica que realizaban el trabajo en orden y sin infringir ninguna ley, pero el mismo militar le contesta en forma soez: ¿Por qué pu... no se van para allá?

Vea además: Al descubierto más lujos de los pandilleros en Támara