DURO RELATO

“La casa se empezó a hundir y lo único que hice fue agarrar a mis hijos”: Fany Sánchez

Por: Ángeles Fernández

16.12.2020 - Su niños, que jugaban en un extremo de la casa, casi son víctimas del impacto de las tormentas tropicales

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- En una visita al albergue instalado en el complejo deportivo de la Villa Olímpica, tras las copiosas lluvias en la capital hondureña, EL HERALDO atestiguó una historia impactante y desgarradora: una de las refugiadas tuvo que salirse de su casa para salvar la vida de sus hijos antes de que el hundimiento de su hogar se los tragara. Sus niños de uno y tres años que jugaban en un extremo de la casa, casi se convierten en víctimas mortales del impacto de Eta y Iota.

Huellas2.2(800x600)

Fany Mejía (26) relató que al ver que su casa se estaba partiendo debido a las lluvias, desesperada y llena de miedo, su reacción inmediata fue correr por sus vidas. Esa noche no fue muy lejos, se alojó donde su madre porque ella sufrió menos daños, a pesar de que viven en el mismo terreno con otras cuatro familias más; a todas las demás también se les cayeron las paredes, muros o se les hundió el piso de su casa.

VEA: ¡Heridas abiertas!, Honduras comiza de cero tras el paso de Eta y Iota

Aunque donde su madre estaban “a salvo”, autoridades llegaron a desalojarlos al siguiente día del hundimiento, pero no todos se fueron, pues su progenitora, uno de sus hermanos y su cuñado, decidieron quedarse para intentar cuidar sus enseres domésticos.

Eta y Iota damnificados.1(800x600)
Doña Ana Sánchez muestra el interior de la vivienda de una de sus hijas, la cual presenta severas fisuras en el suelo, paredes y el muro donde fue edificada. Foto: Aarón Canales/ EL HERALDO

Estando en el centro de acopio, aunque sus pequeños Aslen y Sophie estuviesen relativamente bien, la tranquilidad no era total, ya que el miedo de que le pasara algo a su madre siempre estuvo presente, las fuertes lluvias ya habían cesado, pero las casas seguían cediendo a consecuencia del deslizamiento en la zona, pues es una de las tantas áreas de riesgo de la ciudad.

De inmediato, el equipo de EL HERALDO se desplazó hasta el barrio El Edén de Tegucigalpa, donde halló a la señora Ana Sánchez, de 60 años de edad, quien con una mirada de tristeza explicó el motivo de su decisión.

Le recomendamos: "Volver a ver a mis hijos flaquitos, no": Fany Mejía, una madre con la fuerza más potente que un huracán

Damnificados barrio El Edén Eta(800x600)
Para la sexagenaria, cuidar los enseres de su familia es su responsabilidad, pues aunque algunos consideren que no valen mucho, para ellos, es todo lo que tienen. Foto: Aarón Canales/ EL HERALDO

“Yo solo les dije: ustedes váyanse porque tienen niños, si llega a pasar cualquier cosa nosotros solo nos salimos”, recordó doña Ana, al tiempo que dijo que aunque el miedo no la deja dormir, se siente más tranquila al saber que sus hijas y nietos están a salvo.

Y no es que Ana no haya querido salvarse, sino que teme que ocurra como en 2008, cuando perdieron sus cosas materiales a causa de una tormenta tropical, y lo poco que les quedó dentro de sus casas -ya destruidas- fue robado por bandidos de la zona.

Damnificada y sin empleo

“Yo trabajaba como niñera, pero luego de cuatro días albergada, me corrieron”, lamentó Fany. Y es que su caso es el reflejo de miles de hondureños, que antes de Eta y Iota ya vivían situaciones precarias que se verán profundizadas con esta nueva crisis.

Así lo anuncia el economista Claudio Salgado, quien afirma que "con los efectos de la pandemia, la estimación del desempleo era de 500,000 personas ahora con el paso de los huracanes, la cifra puede aumentar a 800,000 hondureños sin trabajo".

Eta y Iota damnificados.2(800x600)
Aunque la vivienda de Ana Sánchez fue la menos afectada con las lluvias, a su alrededor se observan enormes rocas que se desprenden del cerro en el barrio El Edén, en la capital hondureña. Foto: Aarón Canales/ EL HERALDO

Por su parte, el Observatorio del Mercado Laboral de la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social (STSS) antes del embate natural planteó una cifra menor, pero igual de preocupante: unos 350,000 empleos se perderían y la tasa de desempleo subiría a 9.5% para el cierre del año.

Hacen casi 15 días que Fany salió del albergue, pero no pudo llegar a su casa, pues tuvo que deshacerla ante el temor de que su inminente derrumbe dañara más la vivienda de su madre. Actualmente se encuentra viviendo en una bodega, donde le permitieron quedarse de forma temporal, y está en busca de un empleo digno que le permita darle a sus hijos un hogar seguro.

Damnificados Honduras Eta.2(800x600)
Fany y sus pequeños hijos caminan por uno de los difíciles caminos para llegar al sitio donde una vez estuvo construida su humilde casa. Foto: Emilio Flores/ EL HERALDO.

Por otra parte, perder su empleo trajo repercusiones severas en la salud, pues a la dificultad para alimentarlos se suma que sus dos pequeños requieren medicamentos especiales, pues el pequeño Aslen, de apenas un año, adquirió una enfermedad infecciosa en el albergue y su niña requiere de una leche de soya escencial para su crecimiento, luego de nacer con una condición médica.

Si usted desea ayudar a esta hondureña, puede llevar sus donaciones a las instalaciones de Diario EL HERALDO, en Tegucigalpa, o llamar al teléfono: 8875-5825.

VEA ADEMÁS: Sin hogar, sin empleo y sin ayuda: una familia que sufre la crisis de Eta y Iota (FOTOS)

Comentarios

Noticias Relacionadas


Sin hogar, sin empleo y sin ayuda: una familia que sufre la crisis de Eta y Iota (FOTOS)
Sin hogar, sin empleo y sin ayuda: una familia que sufre la crisis de Eta y Iota (FOTOS)
EN FOTOS: La dolorosa mirada desde adentro de los albergues en la capital
EN FOTOS: La dolorosa mirada desde adentro de los albergues en la capital
La dramática historia de Ana Sánchez, damnificada por Eta y Iota en la capital (FOTOS)
La dramática historia de Ana Sánchez, damnificada por Eta y Iota en la capital (FOTOS)
Honduras: Las dolorosas huellas de Eta y Iota en un niño de nueve años (FOTOS)
Honduras: Las dolorosas huellas de Eta y Iota en un niño de nueve años (FOTOS)