Cartas al editor

El presente artículo va dedicado especialmente a la niñez y juventud de los 298 municipios de nuestra querida Honduras. Un hombre que nació en Choluteca el 22 de noviembre de 1777, en el seno de una familia noble y de buena posición social, que se esmeró en brindarle a su hijo una mejor educación.

Su nombre: José Cecilio del Valle, quien al aprender a firmar solamente utilizó José del Valle. La aspiración más grande de sus padres hacia su hijo los obligó a trasladarse a Guatemala y cuando tenía doce años, lo matricularon en la Escuela de Belén que dirigían sacerdotes jesuitas; en esa gran institución educativa, el niño se convirtió en un estudiante ejemplar, graduándose de Bachiller en Ciencias Económicas y Ciencias y Letras, pasando después a la Universidad de San Carlos Borromeo, donde se graduó de Abogado.

José del Valle fue un lector consumado, los libros que leía los mandaba a traer a Europa, leyó a los sabios franceses, ingleses y españoles.Valle contrajo matrimonio, compró una hacienda, practicó el periodismo, estudió la flora y la zoología guatemalteca, fundó dos periódicos: El Amigo de la Patria y La Gaceta, nombró a su hacienda Concepción, ejerció su vida política en Guatemala, fundó el partido Los Gacistas, participó en elecciones para presidente de la Federación Centroamericana, siendo su contrincante el salvadoreño Manuel José Arce, sin embargo, ganó este último pero con fraude de la Junta Consultiva. José del Valle fue electo diputado al congreso mexicano en representación de las provincias de Centroamérica, al llegar a México, estudiantes le hicieron una broma:- ¡Caramba, licenciado, viene entre maletas! Valle Contestó: -¡No jóvenes, entre maletas estoy!

El patronímico utilizado por Valle, y con el cual se le nombra también, fue el de Centroamericano de acuerdo con la Constitución de la Federación. Niños y jóvenes, imitemos a Valle, como lector, investigador, estudioso y como político honrado.