Francisco Morazán y El Paraíso, las regiones con más escuelas unidocentes

Muchos de los centros multigrado están a cargo de maestros Proheco, quienes apenas reciben 9,800 lempiras como pago por dar clases a niños que -en su mayoría- viven en zonas rurales

La maestra Brenda imparte clase a sus estudiantes en una escuela unidocente de El Paraíso. La mujer viaja todos los lunes a la comunidad Brisas de Escuapa, donde se queda en la casa de una pobladora, de lo contrario tendría que recorrer dos horas desde su casa hasta la escuela.

Por:


min. de lectura

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- Cuatro mudadas, dos suéteres, dos gorros, un par de tenis para viajar, un par de burros para estar en la escuela, un par de botas de hule y que no se olviden del paraguas.

Esto es lo que suena en la cabeza de Brenda Yamileth Rodriguez, una maestra del Programa de Educación Comunitaria (Proheco), que da clases a los seis grados de la Escuela República de Japón en la comunidad de Brisas de Escuapa en Danlí, El Paraíso.

Ese lunes se despedía de su esposo y su cariñosa hija a las 4:30 de la mañana, cuando el sol todavía no se había asomado, para emprender su viaje hacia el centro educativo.

Como está muy lejos de su casa -ella vive en El Paraíso, El Paraíso, a dos horas de la escuela- se va un lunes por la mañana para quedarse en la casa de una madre de familia y regresa el viernes por la tarde.

La escuela donde imparte clases Brenda es uno de 572 centros educativos unidocentes y bidocentes que hay en el departamento de El Paraíso, según cifras procesadas por la Unidad de Datos de EL HERALDO Plus.

Con esa cifra, El Paraíso es el segundo departamento con el mayor número de instituciones educativas de este tipo. En primer lugar sobresale el departamento de Francisco Morazán con 887.

La Secretaría de Educación planea erradicar, en la medida de lo posible, los centros unidocentes de Honduras al establecer redes de escuelas multigrados que recibirán más educadores para asignaturas especiales.

Maestros Proheco

Los centros multigrado destacan porque la mayoría están en el sector rural (el 87%) y tienen asignados docentes Proheco (son seis de cada diez casos, suman un total de 1,204).

En otras palabras, los maestros de este programa son fundamentales para la operación de los centros escolares de las zonas más postergadas, olvidadas y marginadas del país.

El esfuerzo para llegar a estas zonas más remotas es mayúsculo, según constató EL HERALDO Plus tras visitar dos escuelas unidocentes.

En el caso de la maestra Brenda, ella viaja desde el municipio de El Paraíso a Danlí. Desde este punto se dirige hasta la comunidad de San Diego, en el desvío de Jamastrán. Luego de unos 20 minutos en carretera llega al sector de El Matasano, donde hay otro desvío, este dirige a Brisas de Escuapa para llegar a la escuela.

+Con escuelas agrupadas eliminarían unidocencia: “Aquí estamos por amor a los niños”

Este esfuerzo es tanto del maestro como el alumno. “Yo me tengo que levantar a las 5:00 de la mañana para estar en el aula a las 7:00 AM, vivo en la aldea El Cañón, ahí hay escuela pero me queda más cerca venir a esta”, dijo Emma Zulema Aguilar (11 años), estudiante de tercer grado.

Así como ella, la mayoría de los estudiantes caminan alrededor de dos horas para llegar a la escuela, no sin antes pasar por fincas, quebradas y calles en mal estado. No los detiene ni la lluvia.

Justo estos son los casos que desea replantear Educación, según explicó su ministro Daniel Sponda, al agrupar los centros educativos unidocentes cercanos en una misma red.

Las denominadas escuelas agrupadas recibirán más maestros para asignaturas específicas (español, matemáticas, ciencias naturales y ciencias sociales) y se rotarán cada semana por centro.

Así que mientras en la primera escuela se imparte español, en la segunda estará el tutor de matemáticas, además que cada escuela conservará su maestro de planta, explicó Sponda.

Según registros del 2022 analizados por la Unidad de Datos de EL HERALDO Plus, en Honduras operan un total de 6,576 centros educativos unidocentes (un maestro para seis grados) y bidocentes (dos educadores).

Pese al esfuerzo por incorporar más maestros a cada institución educativa para alcanzar al menos la bidocencia, la unidocencia es la que prima: son 4,427 escuelas, el 67% de los centros analizados.La minoría son bidocentes, con 2,149 reportes, apenas tres de cada 10.

Esfuerzo

Aunque ya se recalcó que la mayoría de las instituciones unidocentes están en Francisco Morazán y El Paraíso (se le suma Olancho en tercer lugar), llama la atención que municipios desarrollados aún tienen un alto número de estos centros escolares.

Es el caso del Distrito Central que, pese a ser la capital y a sus avances, es el lugar donde más escuelas multigrado hay, con 319 centros. En segundo lugar está Danlí (179). Ambos son municipios urbanizados.

Y también como ocurre en el sector rural, en el urbano son importantes los docentes, que hasta sacan de sus bolsillos para comprar útiles y materiales para los estudiantes.

“Si un niño no cuenta con su material para ir a la escuela, sus cuadernos, sus lápices, sus colores, nosotros como docentes tenemos la voluntad de apoyarles, porque esos niños que están en edad escolar tienen que ir a centro educativo aunque sea con la ayuda de nosotros”, dijo la maestra Brenda.

+Mapa: ¿Cómo está la infraestructura de las escuelas en Honduras?

La docente hizo un llamado a las autoridades para que se pongan en el lugar de los docentes, ya que, a pesar que ganan muy poco, a ellos les toca cubrir las necesidades de la escuela, sin contar sus responsabilidades del hogar.

“Mire, si yo estoy dando clases aquí es por amor y pasión a lo que hago y porque quiero mucho a mis niños. Mire, para mí es difícil dejar a mi esposo y a mi hija allá en El Paraíso (municipio) y solo verlos tres días. Emprender mi viaje es todo un desafío, la lluvia no me detiene ni a mí ni a mis niños”, expresó.

Las quejas de la maestra de la Escuela República del Japón tienen base. Los docentes Proheco ganan alrededor de 9,800 lempiras, pero con la deducción del Instituto de Previsión del Magisterio (Inprema) les quedan 9,016 lempiras. El sueldo en sí ya es bajo (por debajo del salario mínimo promedio de 10,400 lempiras).

Así como en el sistema educativo general, en las escuelas multigrados hay una marcada presencia del sexo femenino (6,536 docentes mujeres versus solo 2,189 varones, con una relación de tres a uno).

Cabe destacar que este tipo de escuelas han sido fundamentales en el país. Todavía, al 2022, representan el 27% de todas las escuelas (6,576 de un total de 24,355).

Pese a que están en zonas más vulnerables y alejadas del país, una de las características típicas al visitar un centro educativo unidocente es el silencio total, el único ruido que se escucha es el roce del lápiz con el papel y la voz de la maestra dando clases.

Estos estudiantes sobresalen por su educación y respeto. La amabilidad de ellos es tal que un “buenos días” para las visitas o un “por favor” y “gracias” no puede faltar.

Tampoco pierden las ganas de estudiar pese a la mala infraestructura y la falta de materiales pedagógicos.

Notas Relacionadas