Lluvias dejaron más frágiles alrededor de 207 escuelas y colegios en Honduras

La Unidad de Datos de EL HERALDO Plus recorrió varios centros de la capital y constató los daños en la infraestructura escolar. La Secretaría de Educación promete que atenderá las escuelas según la gravedad

Muchos centros educativos registraron daños en el techo debido a las fuertes lluvias reportadas entre finales de septiembre e inicios de octubre.

Por:


3 min. de lectura

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- En los últimos dos meses Honduras enfrentó las tormentas tropicales Ian y Julia, además de inesperados torrenciales. Estas lluvias, además de inundaciones, cultivos afectados y carreteras impactadas, dejaron nuevos daños en la infraestructura escolar a nivel nacional.

Esto no es algo que sorprenda a la población, ya que Honduras, al estar ubicado en el Caribe, es más vulnerable y expuesta a fenómenos meteorológicos y desastres naturales, sumado a que es un territorio repleto de montañas, cordilleras y laderas.

Esta combinación hace al país más propenso a inundaciones, deslizamientos, derrumbes y deslaves.

Con respecto a la infraestructura escolar, estas últimas lluvias solamente agudizaron el problema que se tiene desde hace muchos años, ya que no se les ha hecho mejora a estos centros de enseñanza y han estado en pleno descuido y abandono por parte de las autoridades educativas, según los directores de diferentes instituciones.

El equipo de Datos de EL HERALDO Plus hizo un recorrido por varias escuelas de la capital para evidenciar este problema y hablar con las personas al mando de estos centros de enseñanza.

Muros caídos, techos destruidos, sanitarios dañados y mal funcionamiento de alcantarillado de aguas negras son parte de los daños que presentan los edificios escolares.

Esta situación viven en al menos 207 centros educativos, los cuales resultaron afectados por las lluvias de septiembre y octubre, según la solicitud de información SOL-SDE-2815-2022, realizada a la Secretaría de Educación.

$!En el instituto San José de El Pedregal había daños en el sistema de abastecimiento de agua y alcantarillado.

Recorrido por escuelas

En el colegio de San José del Pedregal el mayor problema es el daño en el sistema de abastecimiento de agua y alcantarillado sanitario, lo que provoca que cuando llueve se inunde todo dejando un olor pestilente en el instituto.

“La Secretaria de Educación manda que en línea nosotros llenemos encuestas para saber qué daños tenemos, qué problemas tenemos de infraestructura, pero eso lo enviaron con (la tormenta) Julia, antes de eso igual habían enviado otra encuesta y no hacen nada, todo se queda en encuestas”, dijo Carlos Radón, coordinador académico del instituto San José del Pedregal.

+Educación creará un sistema para evaluar los daños en escuelas

Por otra parte, en la escuela Michel J. Hasbun el problema primordial es que el muro de la escuela está a punto de caerse , arriesgando así a los niños y a los vecinos, ya que está cediendo del lado apuesto al centro. Lo peligroso es que esta escuela se localiza en una zona estrecha con las casas de sus alrededores.

“Le hemos hecho las solicitudes respectivas a la Secretaría de Educación y esperamos que llegue pronto la ayuda”, dijo la directora Lorena Gonzáles.

Puntos afectados

La Secretaría de Educación contabilizó 207 centros de educación que reportaron algún tipo de daño, ya sea parcial o total.

Los datos mencionan que el 91% de las escuelas sufrió daños parciales, mientras que 18 instituciones educativas tuvieron pérdidas totales, es decir, las lluvias fueron tan fuertes y constantes que las aulas de clase terminaron completamente afectadas.

Por ejemplo, el Instituto San Francisco de La Paz, ubicado en el municipio con el mismo nombre, en Olancho, tuvo afectación total debido a las inundaciones reportadas. Lo mismo pasó con el centro educativo Zenobia Rodas, ubicado en Las Lajas, Comayagua.

En la escuela Lempira, localizada en el municipio de Alubarén, Francisco Morazán, Educación dijo que la escuela sufrió daños totales por las lluvias, ya que dejaron el “piso en mal estado y puerta en malas condiciones”, según detallan los reportes analizados por la Unidad de Datos de EL HERALDO Plus.

En 14 de los 18 departamentos del país hubo al menos una escuela dañada debido a la vaguada y, posteriormente, la afectación indirecta del huracán Ian que se formó en el Caribe a finales de septiembre.

Estas lluvias se postergaron por dos semanas y, cuando la población creía que habría un momento de calma, la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) informó de la formación del huracán Julia.

Este fenómeno, que se degradó a tormenta tropical al ingresar a Nicaragua, impactó en todo el territorio hondureño, pero sus efectos fueron más fuertes en departamentos de la zona norte, central, oriente y sur de Honduras.

Esto explica porque, de cada 10 que reportaron daños por las lluvias, tres están en Francisco Morazán, dos en Olancho y una en Yoro.

En Cortés hubo 17 centros educativos afectados, la mayoría con daños parciales, mientras que en Intibucá hubo 15. En Gracias a Dios, donde también se registraron inundaciones, hubo tres escuelas afectadas: dos con daños parciales y una con daños totales.

Reconstrucción

La Dirección Nacional de Construcciones y Bienes Inmuebles (Digecebi), de la Secretaría de Educación, trabaja con un plan de maestro, cuyos indicadores de trabajo son los índices de precariedad y matrícula en los centros educativos. De esta forma, ellos actúan de forma inmediata, es decir, que son atendidos aquellos que están más dañados que otros.

Hay índices de precariedad que son más graves que otros, subrayó Juan Carlos Coello, director de Digecebi.

“Yo tengo 16,000 centros destruidos a nivel nacional -explicó-, obviamente tengo que crear un mecanismo planificado para hacer la intervención y ninguna de la solicitud que llega ahí se ignora”.

+Con escuelas agrupadas eliminarían unidocencia: “Aquí estamos por amor a los niños”

En ese sentido, ante las quejas de los maestros, Coello aseguró que todas las solicitudes son respondidas de forma inmediata, “además nosotros no trabajamos solamente con las solicitudes”.

También explicó que las escuelas afectadas en este momento no se deben a causa directa de las últimas lluvias, sino que el problema principal es el abandono y la corrupción de los 12 años de la administración anterior.

Por eso, cualquier lluvia de dos o tres días puede causar un daño grave en estas escuelas.

$!EL HERALDO Plus visitó varias de los centros educativos que sufrieron daños por las lluvias.

Notas Relacionadas