Sucesos

MP abre expediente por incidente en cárcel de máxima seguridad

Se investiga si los disparos fueron ejecutados por privados de libertad o policías del Comando de Operaciones Especiales (Cobras) asignados a la custodia del recinto. Una de las diligencias será el pedir las armas que están asignadas a los Cobras que se encontraban de turno.

06.08.2012

La Fiscalía de Derechos Humanos abrió un expediente investigativo orientado a confirmar deducción de responsabilidades por un incidente registrado en la cárcel de máxima seguridad.

El pasado 24 de julio aconteció una balacera al interior del recinto, recientemente inaugurado, dejando un saldo de tres internos heridos.

La versión oficial que se brindó es que el peligroso criminal denominado el “exterminador de mareros”, Ramón Cálix Velásquez, alias “Moncho Cálix”, habría dejado al desnudo la vulnerabilidad y negligencia policial que persiste, incluso en la nueva cárcel de “máxima seguridad” de la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto.

Por lo menos a él le atribuyeron las autoridades el atentado criminal en el que tres reclusos resultaron heridos de bala, lo que está en proceso de investigación.

Trascendió que armado con un revólver calibre 38, disparó desde su celda contra miembros de la Mara 18, por lo que tres fueron trasladados al hospital Escuela y a una clínica privada. La Fiscalía abrió de oficio una investigación.

“Efectivamente, estamos investigando estos extremos, hemos realizado distintas inspecciones y requeridos los informes a las autoridades que estaban encargadas de la custodia en ese espacio físico dentro de la Penitenciaría Nacional”, informó a EL HERALDO el fiscal especial de Derechos Humanos, German Enamorado. Esta primera etapa de la investigación comprende recabar toda la documentación relacionada al caso.

Uno de los extremos que se investiga es quiénes fueron los que dispararon, la Fiscalía duda que sean internos.

“Eso se va a determinar, también hay una verificación de carácter técnico balístico que se debe realizar”, adelantó el fiscal especial.


Se investiga si los disparos fueron ejecutados por privados de libertad o policías del Comando de Operaciones Especiales (Cobras) asignados a la custodia del recinto.

“Sí, es una investigación bastante amplia para determinar si es una acción propia de los internos o bien del personal que está encargado de la custodia”, indicó Enamorado.

Una de las diligencias a realizar será el pedir las armas que están asignadas a los Cobras que se encontraban de turno cuando ocurrió el incidente. Esto a efecto de agotar la diligencia investigativa de la prueba de balística.


“Es un proceso para llegar a determinar si se requiere un decomiso de armas y a quiénes se va a efectuar dentro del personal del centro penitenciario”, manifestó el fiscal.

Investigan traslado

Para el fiscal especial es lamentable que sigan aconteciendo hechos de violencia, peor aún en una cárcel que se denomina como de alta seguridad.

“Es irregular, es arbitrario, si la agresión proviene de alguien que está llamado a preservar la integridad física de las personas privadas de libertad, pero también es irregular si sucede entre internos”, manifestó.

“Eso significa que los controles para garantizar los términos de armonía y permanencia de estas personas no están funcionando”, deploró.

Cambio de agentes

Por tal motivo, la Fiscalía investiga por qué Seguridad dispuso que policías penitenciarios especializados en Estados Unidos no continuaran custodiando el recinto y que en su lugar permanecieran “Cobras”.

“Es una explicación que debe dar la autoridad que dispuso el cambio de ese personal”, expresó el fiscal. Fue el director de la Policía Nacional, Juan Carlos Bonilla, quien ordenó el traslado de custodios.

Para conocer el fondo del asunto, la Fiscalía citará a las máximas autoridades de Seguridad para pedir explicaciones. “Eso se decidió, entiendo, a un nivel superior, y es a quien vamos a acudir para que dé las explicaciones del caso”, informó.

“Estamos hablando del propio ministro de Seguridad (Pompeyo Bonilla), del director de la Policía Nacional (Juan Carlos Bonilla) y de ahí hacia abajo”, señaló. Otro que será citado es el director de establecimientos penitenciarios, Ismael Colindres Hernández, quien a raíz del incidente fue separado de ese cargo.

Las citatorias se girarán próximamente, luego de confirmar otras diligencias investigativas. Producto de la investigación se confirmará si existe o no la comisión de diversos delitos por determinar.