Editorial

Vicky Hernández

Esta compatriota nacida en 1983, trabajadora sexual transgénero, el único sostén de su madre y sobrina, fue ejecutada extrajudicialmente por elementos policiales, días después del golpe de Estado del 2009. El asesinato hubiera quedado, como casos anteriores y posteriores, en total impunidad, si no es que la organización lésbica-feminista Cattrachas denuncio tal hecho ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos debido a la ausencia de investigación y la negativa del Ministerio Público a esclarecer lo ocurrido, descartando la participación de agentes estatales en la muerte de Hernández. Cuando lo ocurrido fue conocido por la CIDH, tras la remisión de pruebas documentales, incluyendo el testimonio de dos testigos, tras la denuncia presentada por Cattrachas en diciembre del 2012, ese alto tribunal hemisférico calificó lo acontecido como “transfemicidio”, por vez primera empleando tal termino jurídico. La Comisión dio plazo hasta el 15 de abril del 2019 para cumplir con las recomendaciones formuladas. En respuesta, el Estado hondureño negó que hubieran ocurrido violaciones a los derechos humanos durante y después del golpe de Estado del 2009 así como la vinculación directa de policías en el asesinato de Vicky. La sentencia se emitió el 28 de junio del 2021, condenando la responsabilidad estatal en su muerte.Hoy, la presidenta Castro, calificando tal homicidio como “vil crimen”, ha empezado a cumplir con las recomendaciones incluidas en la condena. Así, de alguna manera, se compensa ese trágico acontecimiento, que ha segado la vida de al menos quince trabajadoras sexuales transgénero. No podemos permitir que tales crímenes de odio continúen en total impunidad, cual si la eliminación física de hondureñas y hondureños, de cualesquiera condición sexual, social, económica, cultural, fuera justificada y tolerada por quienes se consideran empoderados para decidir quién puede continuar viviendo y quien debe morir. Nadie, en ninguna circunstancia, puede aplicar la pena de muerte, algo prohibido en nuestra legislación