Júbilo en el Yankel Rosenthal tras anotación del cuarto gol de Honduras a Curazao