Padre Juan Ángel López

Políticas deben enfocarse en la persona humana

30.08.2020 - El sacerdote e historiador afirma que el hondureño debe ordenar su escala de valores y que el estado debe orientar esfuerzos en la educación

Juan Ángel López

Juan Ángel López

Párroco de la iglesia Sagrado Corazón de Jesús. Doctorado en Historia de la Iglesia, nació en Tegucigalpa y fue ordenado sacerdote en 1997.

TEGUCIGALPA, HONDURAS.-Un llamado a actuar con transparencia, coherencia, amor al país y a saber orientar los recursos de manera equilibrada y ordenada, hace el padre Juan Ángel López, párroco de la iglesia Sagrado Corazón de Jesús.

El también portavoz de la Conferencia Episcopal de Honduras, afirma que la pandemia vino a ordenar la escala de valores de los hondureños.

Advirtió que todas las políticas deben cambiar, deben enfocarse en la persona humana y en su desarrollo integral. Que es necesario un proyecto de país que esté por encima del criterio de un grupo de personas que alcanzan el poder.

López, quien tiene un doctorado en Historia de la Iglesia, nació en Tegucigalpa y fue ordenado sacerdote en 1997, afirma que se debe invertir en una educación sólida y un plan global de formación vocacional y docente.

Orientación de recursos y formación

Prioridades

Debemos ordenar la escala de valores, que la hemos tenido desordenada. Nos hemos despertado, nos hemos dado cuenta que hay cosas más importantes que mantener el patrimonio, proteger e invertir en lo que realmente vale y puede hacernos realmente subsistir, que es lo que cuenta.

Agricultura

La politiquería barata en la que hemos vivido, esa debe cambiar. Todas las políticas deben cambiar, deben estar enfocadas en la persona humana y en su desarrollo integral. Tenemos la mejor escuela agrícola de todo el continente, pero no tenemos a los profesionales porque entra la política y ahí se acaba todo.

Ética

Hay que saber orientar los recursos que tenemos, hay que saber destinar de manera equilibrada y ordenada lo que se tiene y hay que saber actuar con transparencia, con coherencia y con la actitud de amor al país.

Fe

Descubrimos que detrás de todo esto el único cimiento detrás del cual puede construirse una persona es la fe, es su confianza en que todo es pasajero, Todo pasa, lo único eterno es Dios.

Salud

Acceso para todos a la salud. Mientras no se invierta realmente en la salud, vamos a seguir sufriendo. El problema es que estamos pensando en salud por hospitales. Está la salud preventiva, pero pasa por la educación.

Derechos

La persona debe cambiar porque debe ser exigente con sus derechos, pero sobre todo revisar sus deberes. Porque hablamos muy poco de los deberes que tenemos como padres, como hijos, como hermanos, como ciudadanos.

Formación

Es revisar el pénsum, es revisar las oportunidades, es revisar las condiciones en las que se están dando clases. Insisto, es un plan global. Maestro es el que transmite la vida, el que forma. No necesitamos quien nos informe sino quien nos forme, hay que apostarle a la formación de los profesores para que tengamos una mejor educación. Y hay que trabajar en la formación vocacional.

Familia

Lo que nos ha hecho descubrir la pandemia es que la persona no va sola, necesita de otros, el primer núcleo es la familia. Como hondureño no puedo cambiarme a mí mismo sin entender que el cambio es global. Mi entorno, mi concepto de matrimonio, mi concepto de familia, mi concepto de hermano, mi concepto de ciudadano.

Proyecto de país

El proyecto de nación debe estar por encima del criterio de un grupo de personas que alcanzan el poder. Somos miembros del mismo país, estamos en la misma barca y mientras eso no lo comprendamos vamos a tener serios problemas. Pareciera como si existen varias Honduras y eso es lo malo.

Solidaridad

El Santo Padre nos decía claramente que esta crisis puede sacar de nosotros lo mejor o lo peor y estamos asistiendo lo peor, porque se mira todavía el afán de poder y de tener de algunos, pero también vemos actos de solidaridad en las colonias, gestos pequeños, pero como dice también el Papa, hace más ruido un árbol que cae que un bosque que crece, de repente no estamos viendo el bosque por ver los árboles que caen.

Comentarios

Noticias Relacionadas


Una oportunidad para reinventarnos
Una oportunidad para reinventarnos
Del mea culpa a la acción y la esperanza
Del mea culpa a la acción y la esperanza
Urge mayor inversión en las áreas productivas
Urge mayor inversión en las áreas productivas
El equilibrio está en ofrecer oportunidades
El equilibrio está en ofrecer oportunidades