Análisis

Pandemia colapsó y disparó muertes en varias hospitales como nunca antes

11.03.2021 - El Tórax y el IHSS cargaron con la mayor parte de los pacientes y, en consecuencia, sus salas se convirtieron en escenas de luto. En contraste, el Hospital Escuela y el Mario Catarino Rivas reportaron sus meses con menos decesos en la emergencia

La llegada del coronavirus aumentó las muertes en varios hospitales de Honduras. Foto: EL HERALDO. La llegada del coronavirus aumentó las muertes en varios hospitales de Honduras. Foto: EL HERALDO.
La llegada del coronavirus aumentó las muertes en varios hospitales de Honduras. Foto: EL HERALDO.

La llegada del coronavirus aumentó las muertes en varios hospitales de Honduras. Foto: EL HERALDO.

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- Estar pensando en dónde colocaría a más pacientes porque la sala estaba llena, la falta de oxígeno para los enfermos y portar su traje de bioseguridad por más de ocho horas orillaron a Soledad Avelar (nombre ficticio), una doctora de 49 años, a sucumbir emocionalmente.

"No podía más, la impotencia me ganó", dijo la galena, quien se infectó de coronavirus porque se sofocó y decidió quitarse la mascarilla durante estaba de turno en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de un centro hospitalario.

"Ver a tantas personas delicadas de salud en lugares sin condiciones porque no había espacio; ver a otros que ocupaban oxígeno y no poder dárselo porque no teníamos, es lo peor que he pasado en mi vida", recordó sobre su trabajo cuando Honduras vivía uno de los momentos más álgidos (julio de 2020) durante la pandemia.

La presencia del coronavirus ha provocado comportamientos esperados dentro del sistema sanitario, pero también ha dejado otros insospechados debido a ciertos factores ante un letal patógeno que ha desatado su furor.

Honduras cumple este jueves un año desde la confirmación de los dos primeros casos de la enfermedad, un hecho que ha sacudido y puesto de cabeza la salud, la educación, el empleo y la economía (entre otros) del país.

Después de 365 días de convivir con el covid, en el reporte oficial figuran más de 175,000 personas contagiadas y cerca de los 4,300 decesos, pero casi 69,100 desarrollaron los suficientes anticuerpos para haber exterminado al virus de su organismo, al menos de forma oficial.


Vea además: La población hondureña aún espera los hospitales móviles

Los casos

La Unidad de Datos analizó a un año de la presencia de la enfermedad el comportamiento de la mortalidad de los centros asistenciales del territorio nacional para determinar la fuerza de la pandemia.

EL HERALDO, a través de la solicitud de información SOL-SDS-1814-2021, obtuvo los registros de los fallecidos (excluyendo causas externas y defunciones maternas) desde enero de 2016 a diciembre de 2020 de 29 hospitales diseminados en los cuatro puntos cardinales.

Debido a la carencia de información de dos, este equipo optó por descartarlos, que fueron el Leonardo Martínez y el Hospital María de Especialidades.

Entre los hallazgos destaca que no todos los hospitales tuvieron el mismo comportamiento: en la mayoría fue evidente que el coronavirus disparó la curva de muertos, pero en otros, los más grandes y que más pacientes reciben, la línea cayó a niveles poco antes vistos ¿Por qué?

Concretamente en el Instituto Cardiopulmonar El Tórax, que vivía una mortalidad baj antes de la pandemia, padeció un considerable incremento de muertos desde mayo de 2020, viviendo la cúspide en julio, pero que, en los siguientes meses, los números fueron bajando.

De acuerdo con fuentes de EL HERALDO, la situación que atravesó El Tórax se debió a que, en un inicio, fue el hospital acondicionado para casos coronavirus.

Ante la avalancha de enfermos, otros centros asistenciales abrieron salas covid-19, por lo que se liberó un poco más la carga. Posteriormente, haber puesto en vigencia las medidas de contención y presionar por el cumplimiento de las medidas de bioseguridad contribuyeron a bajar los fallecidos.

"Es lógico que en El Tórax los muertos crecieran por la pandemia porque ahí llegaron los más graves, pero cuando empezaron a hacer las brigadas comunitarias y los triajes empezaron a funcionar la incidencia bajó tardíamente", dijo una galena.




Otro de los establecimientos que vivió una situación similar fue el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), que en junio de 2020 su curva de mortalidad repuntó, alcanzando el momento crítico un mes después, pero como ocurrió en El Tórax, los decesos fueron bajando hasta tres veces menos de los que se venía registrando.

El jefe de Emergencias del IHSS, César Henríquez, dijo que la alta positividad que se reportaba en el centro asistencial fue causal de que las muertes se elevan en gran manera.

"El mayor parte de los pacientes que se atendieron y las muertes que se registraron fue por causa del coronavirus. Esa situación fue causante de los números de la mortalidad se dispararon el año pasado", expresó.



Caso contrario fue el Hospital Escuela, donde los números oficiales y preliminares apuntan que no pasó lo mismo: el registro hasta antes de la pandemia era alto, pero cuando el coronavirus empezó a hacer estragos, los reportes cayeron drásticamente.

Incluso, durante los episodios cruciales, el centro asistencial logró registrar hasta 19 muertos al día, una cifra que no se obtuvo ni antes de la llegada del coronavirus en Honduras.

Las medidas contra el coronavirus influyeron para que el número de muertes descendiera, a tal punto que solo se registraron las causadas por el coronavirus, consideró el subdirector del HE, Franklin Gómez.



En tanto en el sampedrano Hospital Mario Catarino Rivas el panorama no difiere mucho del Hospital Escuela. La historia es casi la misma: desde abril de 2020 los números cayeron, no obstante, hubo un alza en diciembre.

Para Ledy Brizzio, directora del Catarino Rivas, la caída se debió a la reducción de la afluencia de pacientes en casi todas las emergencias.

"Las muertes por accidentes de tránsito, los decesos por arma de fuego y otros bajaron porque en esos momentos teníamos las medidas de contención, que eran mucho más fuertes", aseveró.

No obstante, no termina de explicar todo el fenómeno, porque los datos procesados por la Unidad de Datos de EL HERALDO excluyen justo esas causas externas.

Panorama desalentador

A un año de la confirmación del coronavirus en Honduras, el sistema sanitario todavía se mantiene casi en las condiciones precarias que estaba antes de la pandemia, pese a los más de 6,000 millones de lempiras que el gobierno ha invertido para frenar al virus.

Por ejemplo, uno de los mayores problemas es que todavía cinco de los siete hospitales móviles, a un costo de casi 48 millones de dólares, no están operativos todavía, impidiendo que miles de hondureños sean asistidos en diferentes partes de la nación.

Ese retraso ha desatado críticas por parte de varios sectores de la sociedad, que han dicho que la falta de centros asistenciales ha significado que centenares de personas hayan perdido la vida por la falta de condiciones.

El gremio médico ha reclamado incisivamente la contratación de más personal para atender la situación del coronavirus, enfermedad que ha terminado con la vida de unos 80 galenos, según cifras extraoficiales.

"La población tiene que cuidarse. No es justo que los médicos sigan muriendo, somos los que estamos poniendo el pecho en esta pandemia", lamentó Carlos Umaña, presidente de la asociación médica del IHSS en San Pedro Sula.

También: Honduras debe vacunar de 16 a 22 mil personas diarias

Latente incertidumbre

Mientras los países del mundo avanzan en su plan de inmunización contra el covid, en Honduras solo se ha vacunado a 2,684 personas (personal sanitario), lo que representa el 0.02% de la población, y gracias a una donación de Israel.

Costa Rica, concretamente, ha inoculado al 2.9% de sus habitantes, el que más lo ha hecho en Centroamérica. Panamá, por su lado, ya vacunó al 2.6%, siendo el segundo de la región.

Expertos han advertido que es necesario que se efectúe una veeduría al proceso de vacunación en Honduras, que comenzaría a finales de este mes gracias a una donación de 48,000 dosis producto de una donación de Covax.

"Se tienen que hacer auditorías constantes para cerciorarnos que no sea agua destilada la que se le aplique a la población", advirtió el neurólogo Marco Tulio Medina.

Para el epidemiólogo Manuel Sierra, el retraso del gobierno hondureño para adquirir las inyecciones suficientes para lograr la inmunidad se debe a la alta demanda.

"Si Honduras logra las vacunas que necesita, el proceso de vacunación será rápido", argumentó el experto, que también mencionó que "lo que pasa es que los países que tienen más dinero han acaparado todo".

Según un análisis de la Unidad de Datos de EL HERALDO, tendrían que aplicarse entre 16,000 a 22,000 vacunas diarias a partir del próximo 15 de marzo para que al 31 de diciembre se haya vacunado a 4.7 millones de hondureños, de acuerdo con la dosis que el gobierno podrá disponer por las compras y donaciones.

En el plan de vacunación nacional, sin embargo, se tiene como meta inocular a 5.4 millones de hondureños, por lo que el gobierno tiene que gestionar otras inyecciones para 700,000 personas para lograr el objetivo.

Comentarios

Noticias Relacionadas


Honduras vive otro repunte de muertes por coronavirus este 2021
Honduras vive otro repunte de muertes por coronavirus este 2021
Covid-19, el virus que expuso la incapacidad para responder a una crisis
Covid-19, el virus que expuso la incapacidad para responder a una crisis
Homenaje y emotivos mensajes a víctimas del covid: 57 historias de ángeles que nos cuidan desde el cielo
Homenaje y emotivos mensajes a víctimas del covid: 57 historias de ángeles que nos cuidan desde el cielo
¿Cómo influyó la falta de internet y migración en la deserción escolar durante la pandemia?
¿Cómo influyó la falta de internet y migración en la deserción escolar durante la pandemia?