Copyright (C) 2018 ElHeraldo.hn El Heraldo Mon, 22 Oct 2018 01:55:51 GMT ElHeraldo RSS Feeds - Siempre Estructuras de “una despedida” Samuel Trigueros Espino (Tegucigalpa, 1967) es narrador, poeta, actor y director de teatro.  Esta es su primera novela.



"Una despedida” (Editorial Nautilus, 2016) es un título engañoso.

Esta novela de Samuel Trigueros es realmente la historia de cuatro despedidas, una definitiva, y dos breves reencuentros.

El título, además, varía sólo por un artículo respecto a un precedente ilustre: “La despedida”, una novela de Milan Kundera.

El manejo del lenguaje de Trigueros, sin embargo, evidencia un estilo propio en el que sobresale el empleo de los recursos de la poesía.

La creación de cuadros en los que alcanzamos a ver los rostros de los personajes en situaciones cotidianas o sentir las duras gotas de la lluvia, las imágenes, y las referencias al color también caracterizan esta narrativa, tal vez porque pintar es otro oficio de este escritor.

La complejidad narrativa“Una despedida” tiene dos estructuras.

La primera de ellas está relacionada con dos situaciones que se integran para contar una sola historia con un suicidio al final.

Empecemos por la parte central: desde la página 21 hasta la 73 se habla del padre del protagonista, que durante la guerra del 69 fue obligado a regresar a El Salvador y a abandonar a su familia.

La guerra terminó, pero no la ausencia paterna.

Por eso, 30 años después, el “héroe” busca a su padre, lo encuentra, reconoce en él la cobardía, se decepciona y se despide, nuevamente.

Todo esto está contado en primera persona.

La otra parte de esta estructura se construye alrededor del centro.

De la página 9 a la 20 asistimos al adiós de una mujer, bella y demasiado joven.

A causa de este nuevo abandono no es extraño que se cuente el sufrimiento y la decepción que el protagonista sintió por su padre, y quizá también por esto cuando se reencuentra con la chica (pág.

73 a 77) él vuelve a despedirse, esta vez con un balazo.

Esta parte está contada en tercera persona, una exigencia narrativa impuesta por el final del protagonista (los muertos no cuentan historias).

La segunda estructura de la novela se explica fácilmente: entre la narrativa se insertan pequeños fragmentos poéticos, no puntuados, que, la mayoría de las veces, nos adentran en los estados de ánimo del protagonista.

Los deslices del escritorEstamos ante una novela que sin duda merece, al menos, el calificativo de inteligente.

Por eso es difícil explicar lo que sucede en el capítulo que va de la página 63 a la 72, donde la narración transcurre como si el escritor tuviera prisa por terminar, aparecen personajes de la nada, pero interactuando como si siempre hubieran estado allí, y de repente el estilo asume la brevedad de un telegrama, sin que esto tenga una función evidente y, peor aun, sin darle pistas al lector que se enfrenta al nuevo registro narrativo con la misma sorpresa que debió haber sentido José cuando María le dijo que estaba embarazada.

En lenguaje, además, sufre a veces de frases retóricas, bonitas pero escasamente portadoras de significado.

En ocasiones la adjetivación en forma de oxímoron (“soledad pública” o “mezquina generosidad”) incluso recuerda las letras de Ricardo Arjona.

Ninguno de estos detalles, sin embargo, mancha profundamente la incuestionable calidad literaria de “Una despedida”.

]]>
http://www.elheraldo.hn/revistas/siempre/1226672-466/estructuras-de-una-despedida /Revistas/Siempre/ 17375963 Wed, 17 Oct 2018 15:10:21 GMT
Menonitas, entre su tradición y la modernidad La menonita Margaretha Bueckert cose, como parte de las actividades que realiza en el hogar.



CHIHUAHUA, MÉXICO.

- El desierto del norte de México parecía perfecto para los menonitas cuando llegaron hace 26 años: un lugar donde no había luz eléctrica, televisión ni automóviles.

Pero paulatinamente, la modernidad llegó con la electricidad a desafiar a esta comunidad profundamente tradicional.

Tras largos caminos de tierra entre montañas, cerros y pastizales de Chihuahua, a unos 230 kilómetros de Ciudad Juárez (fronteriza con Estados Unidos), aparece Sabinal, una comunidad de 10,000 hectáreas habitada por unos 1,500 menonitas de piel blanca, cabello rubio y ojos claros.

Dedicada a la agricultura, la fabricación de queso y la ganadería, esta comunidad religiosa se escindió entre los que quieren quedarse en Sabinal y los que quieren amarrar los caballos a sus carretas, cargar sus pertenencias y mudarse a otro lugar aún más aislado.

“Ya entró la luz y ya se van a ir, no quieren luz, puros caballos.

(La luz) es pecado, eso dicen”, cuenta el menonita Enrique Friesen, de 37 años, quien decidió quedarse con su esposa y sus ocho hijos en Sabinal, donde abastecen su hogar con la energía de baterías de vehículos.

Los menonitas que quieren permanecer son la mayoría y, además de la electricidad, están a favor del uso de llantas de hule -hasta ahora prohibidas- para tractores agrícolas y sistemas de riego, pues en la actualidad dependen de una red de pozos.

La climatización es necesaria para algunos en un desierto cuyas temperaturas extremas van de los 42 °C a los -12 °C, mientras los adolescentes pujan por adoptar también la televisión, el internet y los celulares.

Los que se quieren ir son menos del 30%.

Tomarán rumbo hacia Campeche, en el sureste mexicano, donde encontraron otro sitio lejos de la civilización.

“Lo que quieren es conservar la religión, no quieren cambiar, quieren quedarse como de antes”, explica Isaac Redecop, encargado de la tienda y quesería de Sabinal, quien también optó por quedarse.

Otras comunidades menonitas en el mundo “ya cambiaron, ya agarraron muebles (vehículos automotores), y aquí todavía estamos con carretas de caballo.

Aquí vivimos tranquilos, yo veo que estamos más tranquilos que ellos”, dijo.

Toneladas de quesoGrandes sembradíos separan las casas adornadas de girasoles gigantes junto a granjas de gallinas, pollos y vacas.

Los niños juegan y corren a esconderse gritando a sus padres cuando ven a algún extraño.

Los orígenes menonitas provienen de Alemania y Holanda, pero a través de los siglos han migrado a lugares como Rusia, Canadá, México y Centroamérica.

Guiado por sus líderes religiosos, en 1992 un grupo de hombres vestidos con overoles de mezclilla y gorras y mujeres de coloridos vestidos largos y sombreros amarrados con listones al cuello llegó hasta Sabinal desde el norteño estado de Zacatecas, donde ya no había tierra suficiente para permitir abastecerse a toda la comunidad menonita.

La mayoría de los varones se dedica a la agricultura de algodón, chile, sorgo, calabaza y cebolla, por lo que tienen más contacto con los mexicanos y hablan un poco de español.

Las mujeres se encargan de la casa, el cuidado de sus hijos y hablan en bajo alemán, un conjunto de variedades lingüísticas germánicas.

El pueblo también tiene una sociedad de queso menonita, cuya producción diaria es de una tonelada y media y de gran popularidad en la región.

“Es la única quesería sin químicos, los clientes no quieren químicos.

En otras partes le agregan mucha manteca, leche en polvo.

.

.

y este queso es pura leche”, aseguró Redecop.

Sabinal tiene además un comercio de alimento para animales, un doctor menonita, una farmacia, una gasolinera, una llantera y una ferretería.

Pero los domingos todo está cerrado.

Entre el reguetón y la BibliaPara los menonitas, el domingo es un día diferente.

Cuando sale el sol todos van en sus carretas a la iglesia, donde estudian la Biblia de dos a tres horas.

Luego padres y niños descansan en sus casas y por las tardes se reúnen con los amigos y familias para platicar.

Los jóvenes en cambio se juntan a lo largo de los campos, para comer semillas de girasol y a veces, a escondidas, tomar bebidas alcohólicas y escuchar la música de Enrique Iglesias, Francisco Gómez o los reguetoneros Wisin y Yandel en altavoces clandestinas.

Han conocido a estos artistas gracias a los mexicanos con los que trabajan en las siembras, que vienen de un ejido ubicado a unos 15 kilómetros.

Con familias que tienen hasta 17 hijos, Sabinal está mayoritariamente habitado por menores.

Para aprender a escribir, hacer cuentas, estudiar la Biblia, la historia menonita y el bajo alemán, las niñas van a la escuela durante seis años y los varones durante siete, en ciclos de seis meses de clase por otros seis de vacaciones.

Para aprender a manejar, los jóvenes convencen a los visitantes foráneos que les enseñen.

A escondidas.

“Dicen que (la electricidad) es mala, dicen que se hacen cosas malas con la televisión, pero yo creo que no todo es malo en la televisión.

Y con las llantas de hule, dicen que solo van al ejido para comprar un pisto (bebidas alcohólicas)”, cuenta sobre sus correligionarios más radicales Jacobo, un joven de 19 años cuya familia pretende quedarse en Sabinal.

“Pero eso no es culpa de las llantas, es culpa de la gente”.

]]>
http://www.elheraldo.hn/revistas/siempre/1226510-466/menonitas-entre-su-tradici%F3n-y-la-modernidad /Revistas/Siempre/ 17371617 Tue, 16 Oct 2018 10:29:18 GMT
Milena Dravić: adiós a la actriz de oro de la antigua Yugoslavia BELLEZA Y CARISMA 
 Una actriz que le dio vida a partisanas, campesinas, jóvenes rebeldes, prostitutas, madres, entre otros roles.



TEGUCIGALPA, HONDURAS.

- El pasado domingo 14 de octubre falleció en Belgrado, Serbia, la actriz Milena Dravic.

Quizás en Occidente su nombre no nos resulte familiar en el séptimo arte -tal vez para algunos cinéfilos-, sin embargo, su partida al más allá fue lamentada tanto por serbios como croatas, bosnios, eslovenos y en casi toda la península de los Balcanes.

Se trataba de la actriz más laureada y querida de la antigua Yugoslavia.

Su vida y sus filmesMilena Dravic nació en Belgrado el 5 de octubre de 1940.

A los 19 años debutó con el filme Vrata Ostaju Otvorena (“La puerta permanece abierta”) en 1959.

A lo largo de casi 60 años se forjó una sólida carrera en la que participó en 158 producciones (123 largometrajes, 27 series para televisión y ocho cortos) y se agenció un récord de dos Zlatna Arena y cinco Srebrna Arena (los máximos galardones que se otorgaban anualmente a lo mejor del cine yugoslavo), entre otros reconocimientos.

Que durante la Guerra Fría viviera en el lado este de la cortina de hierro no fue obstáculo para que actuara al lado de algunas figuras rutilantes del cine como Anna Karina en Le Soldatesse (1965), un drama en clave road-movie bélica de Valerio Zurlini; con Yul Brynner, Franco Nero y Orson Welles en “La batalla del río Neretva” (1969), la superproducción más costosa del cine yugoslavo (12 millones de dólares, lo que costó hacer “2001: Odisea en el espacio”) y que compitió en los Oscar de 1970 a Mejor película extranjera; con Richard Burton e Irene Papas en “La batalla de Sutjeska” (1973); con Romy Schneider en Group Portrait with a Lady (1977) y hasta con un jovencísimo Brad Pitt en “El lado oscuro del sol” (1988).

Lea además: Menonitas, entre su tradición y la modernidadDe su variada filmografía quiero destacar tres películas.

La primera es Poseban Tretman (“Tratamiento especial”), filme de Goran Paskaljevic, uno de los tres cineastas más respetados que surgieron de la antigua Yugoslavia junto con Dušan Makavejev y Emir Kusturica.

Por su papel en esta comedia de humor negro en un centro de rehabilitación de alcohólicos mediante métodos poco ortodoxos, Milena se hizo acreedora a la Palma de Oro de Cannes como Mejor actriz secundaria en 1980.

La segunda a destacar es Touha Zvaná Anada (literalmente “Un deseo llamado Anada”, pero que en Occidente fue traducido como “A la deriva”), de 1971 del dueto checo Ján Kadár y Elmar Klos (quienes en 1966 ganaron el Oscar a Mejor película extranjera por “La tienda de la calle mayor”).

Aquí interpreta a Zuzka, una esposa sencilla, ama de casa y campesina que vive en una cabaña junto al lago, en una trama donde las pasiones humanas poco a poco se van exacerbando en ese ámbito idílico y misterioso.

Y la tercera recomendación es la película con la que conocí a Milena: “W.

R.

: Misterios del organismo” (1971), una sátira política en la que encarna a una feminista socialista que pugna por abolir la represión sexual impuesta por los sistemas políticos en los agitados años sesenta.

Algunos filmes mencionados en esta nota los encuentra subtitulados en YouTube.

Hoy es un día libre propicio para que aprecie el talento de Milena Dravic y salga de su zona de confort cinematográfica conociendo el cine de otras fronteras, esas que las guerras se empeñan en alterar.

]]>
http://www.elheraldo.hn/revistas/siempre/1226622-466/milena-dravi%u0107-adi%F3s-a-la-actriz-de-oro-de-la-antigua-yugoslavia /Revistas/Siempre/ 17374231 Tue, 16 Oct 2018 10:28:34 GMT
En abandono Buzludja, el ovni arquitectónico del comunismo búlgaro Otro ángulo de esta histórica construcción que recuerda el apogeo del comunismo en Bulgaria.



STARA PLANINA, BULGARIA.

- El edificio comunista de Buzludja, una especie de ovni de hormigón colocado en la cumbre de una montaña, es un monumento que en Bulgaria se relaciona con un régimen denostado, pero que levanta pasiones entre los turistas y expertos occidentales, que quieren salvarlo de la ruina.

Inaugurado en 1981 como un símbolo del socialismo triunfante, esta gigantesca construcción circular que antaño podía albergar hasta a 400 visitantes a la vez, todavía planea en su pedestal a más de 1,400 metros de altitud, en la cadena montañosa de los Balcanes, en el corazón del país.

Se utilizó mármol y cobre para decorar las 75,000 toneladas de hormigón, acero y cristal que conforman esta proeza arquitectónica de unos sesenta metros de diámetro, cuya estrella roja era visible, en días despejados, en Rumania y Grecia.

Pero sus días de gloria fueron pocos.

Abandonado desde la caída del régimen comunista en 1989, en la actualidad está corroído por la mala hierba, ya despojado de sus preciosos ornamentos.

Durante mucho tiempo solo lo conocían los amantes del turismo insólito, que llegaban atraídos por la particularidad del lugar y por los vestigios de los eslóganes comunistas en sus paredes.

Pero ahora, el ovni ha entrado en el radar de los especialistas internacionales de la defensa del patrimonio.

“En su estilo brutalista es un verdadero éxito arquitectónico del siglo XX.

Este monumento es, por supuesto, excepcional por su dimensión y por su potencia”, subraya Laurent Levi-Strauss, exdirector adjunto del departamento de preservación del patrimonio cultural de la UNESCO.

Patrimonio culturalPara el arquitecto británico Graham Bell, “es un edificio increíblemente impresionante, pero tan increíblemente triste a causa de su estado de deterioro”.

La oenegé Europa Nostra, para quienes esos expertos efectuaron recientemente una visita al lugar en presencia de periodistas de la AFP, clasificó Buzludja entre los siete sitios culturales más amenazados de Europa.

“Forma parte del patrimonio cultural europeo, pero Europa apenas sabe de su existencia”, lamentó Bell.

Para la oenegé, el edificio todavía puede salvarse parcialmente con fondos europeos.

El ingeniero Mario Aymerich, del Instituto del Banco Europeo de Inversiones, dio muestras de su entusiasmo y subrayó las “soluciones innovadoras” desplegadas para la construcción de la cúpula del edificio.

Una atención internacional súbita acogida favorablemente por los pocos defensores búlgaros del monumento, incluido su arquitecto, Gueorgui Stoilov.

“Está bien que Europa se interese (por el edificio), puesto que Bulgaria no lo hace”, apunta el arquitecto de 89 años.

Si bien suele estar solicitado por los locales para los reportajes de boda o para rodajes de películas, Buzludja nunca ha estado entre las prioridades de las autoridades búlgaras, sometidas desde los años 1990 a un estricto régimen de austeridad presupuestaria y poco deseosas de dedicarle medios a un edificio tan aislado como connotado.

Arquitectura totalitariaFue una arquitecta búlgara nacida en 1990, justo después de la caída del régimen, la que le devolvió su popularidad a Buzludja.

“No es posible que una obra arquitectónica tan única e impresionante se deje en tal estado”, denuncia esta joven, Dora Ivanova, que lleva cuatro años haciendo campaña para sensibilizar a los expertos, tras haber descubierto el edificio por Internet cuando estaba estudiando en Alemania.

“No se trata de restaurarlo para glorificar el comunismo, sino de conservarlo para explicar la historia”, subraya.

Admitiendo la imposibilidad de devolverle al edificio su fasto inicial y consciente de la “controversia” que genera en el país, Levi-Strauss considera que el monumento podría dedicarse a “usos de tipo educativo, conferencias y conciertos”.

El edificio fue erigido con ocasión de los 90 años del partido socialista búlgaro, que celebraba allí sus actos festivos.

Se sufragó con contribuciones llamadas “voluntarias” y se construyó con la colaboración del ejército.

En la actualidad, el edificio sigue siendo “un buque insignia de la arquitectura totalitaria del siglo XX en Europa”, destaca Rumen Draganov, director del Instituto búlgaro de análisis del turismo, que cree que podría servir para “atraer turistas” a la región.

]]>
http://www.elheraldo.hn/revistas/siempre/1226541-466/en-abandono-buzludja-el-ovni-arquitect%F3nico-del-comunismo-b%FAlgaro /Revistas/Siempre/ 17372285 Tue, 16 Oct 2018 10:27:45 GMT
Selección de Grandes Crímenes parte II: Diez largos años El Heraldo



TEGUCIGALPA, HONDURAS.

- Este relato narra un caso real.

Se han cambiado los nombres.

(Segunda parte)Resumen.

A “Juancho” lo mataron a balazos en su propia casa.

Edgardo Galdámez, detective de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC), se hizo cargo del caso.

En la escena del crimen había indicios para hacer una hipótesis que lo llevara al asesino: una paila de masa, huellas revuelvas en lodo debajo de una mesa, una tinaja quebrada, sillas tiradas, un machete filoso cerca del muerto… y los testimonios negativos de los vecinos… ¿Qué había pasado en aquella casa sencilla y solitaria? ¿Quién había matado a “Juancho” y por qué? Galdámez estaba obligado a resolver el crimen.

María“¿Dónde está la esposa de este señor?”Galdámez hizo esa pregunta varias veces.

¿Por qué el cuerpo estaba solo?El detective se acercó a la mesa, se agachó para ver mejor el suelo húmedo y dijo:“Aquí hubo una pelea, alguien se refugió debajo de la mesa, tal vez Juancho quiso sacarlo de aquí bajo amenazas o atacándolo, y esta persona se defendió revolviéndose en el lodo…”Las marcas en el lodo eran claras.

Alguien se había arrastrado allí varias veces.

“Las sillas tiradas, la tinaja quebrada –añadió Galdámez–; esto es señal de lucha violenta”.

Hizo una pausa, se puso de pie y luego dijo, hablando consigo mismo:“La persona que se escondía o se protegía debajo de la mesa es la asesina…”“¿Estás seguro?” –le preguntó uno de sus compañeros.

“La paila de masa está cerca de la puerta –contestó el detective– y la tiraron al suelo del susto que se llevó quien la traía al ver el cadáver en el suelo y a la persona que disparó con la pistola todavía en las manos…”“Entonces, no es la esposa María la asesina”.

“No lo es, si es ella la que fue a moler el maíz al molino…”“Eso lo podemos averiguar ahorita mismo”.

El muchacho que atendía el molino estaba entre los curiosos.

“La seño llegó al molino antes de las cinco –dijo– y no se esperó mucho porque solo tenía una clienta antes que ella…”.

Cálculos“¿Cuánto tiempo se tarda una persona en ir desde aquí al molino, o, mejor dicho, en volver del molino hasta aquí?”El molinero se quedó pensando unos segundos.

“Tal vez diez minutos – respondió– , si la paila de masa no pesa mucho”.

“Bien –dijo Galdámez, y reflexionó en voz alta: –La llamada entró a la central de la DNIC a las seis y doce minutos.

El que llamó ya había visto al muerto… Pero escuchó los disparos, vino a ver qué era lo que pasaba y se encontró con el cuerpo… Tal vez llamó en ese momento… Pero el muerto estaba solo y la paila de maíz estaba tirada allí, lo que significa que quien traía la paila estaba cerca de la casa cuando se dieron los disparos… Y el molinero dice que María fue la que llegó con el maíz… Por lo tanto, el asesino es otra persona…”“¿Quién puede ser?”Galdámez volvió a la mesa.

“Esta mesa no es muy grande que digamos –agregó– y la persona que se revolvió en el lodo no debe ser muy alta ni fornida…”.

Arma“¿De qué trabajaba don Juan?” –le preguntó el detective a uno de los vecinos.

“A veces trabajaba la tierra y otras veces era mozo…”“¿Sabe usted si tenía alguna pistola, algún revólver…? Si tenía arma de fuego, quiero decir”.

“Eso no sé… Pero por estos lados, siempre hay de esas cosas… Usted me entiende”.

Galdámez guardó silencio.

“No hay casquillos de bala en la escena –le dijo a uno de sus compañeros–, lo que quiere decir que lo mataron con revólver… Porque no creo que después del crimen, el asesino se tomara el tiempo de recoger los casquillos”.

“Estoy de acuerdo” –le dijo su compañero.

“Bueno –dijo Galdámez–, ya vino la ‘muertera’ de Medicina Forense… Y nosotros no tenemos nada que hacer aquí…”“¿Tenés claro los indicios?”“Sí”.

“A ver” –le dijo el fiscal.

HipótesisGaldámez se tomó unos segundos para ordenar sus ideas.

“A este hombre lo mató alguien desesperado –empezó diciendo–, alguien a que él atacaba con el machete, o lo amenazaba…”“Ajá”.

“Creo que estaban solos, o la niña estaba con ellos, y que el pleito empezó por algo y fue violento.

Don Juan se fue encima de alguien, tal vez lo golpeó, este se escondió debajo de la mesa y, desde allí, le disparó hasta vaciar la pistola… En ese momento entró a la casa María la que, al ver lo que había pasado, tiró la paila, agarró a sus hijos y se fue con ellos…”“Bueno, hasta allí todo va bien, pero ¿quién suponés que es el asesino?”Galdámez sonrió.

Dice el fiscal que en ese momento entendió que había resuelto el caso.

“Vamos a esperar un momento” –le dijo el detective–.

“¿Para qué?”“María tiene que venir…”“No te entiendo”.

“Es raro que no entendás cómo están las cosas en este caso… Están más que claras”.

El fiscal siguió sin entender.

BúsquedaEl problema fue que Galdámez era mal profeta.

María no regresó a su casa como él había dicho.

“Entonces –le dijo el fiscal–, vamos a buscarla a la casa de la tía… Tal vez está allí y, de paso, quizá podemos hablar con los niños… Ellos saben lo que pasó aquí”.

La casa de la tía de María estaba lejos, en el camino real que llevaba a la montaña, y los detectives tardaron media hora en llegar.

Era una casa de bahareque, con techo de teja, corredor amplio y alto, y que estaba levantada en un terreno amplio, con árboles y después de un cerco de piedra.

“Policía –dijo Galdámez, entrando al patio a pesar de las amenazas de los perros–, buscamos a su sobrina María, señora”.

La mujer que había salido al corredor era de baja estatura, rolliza y de unos sesenta años.

“¿Para qué la quieren?” –preguntó con voz ronca.

“Queremos hablar con ella… Imagino que usted ya sabe que mataron al marido de su sobrina…”“Ni me importa, señor…” –respondió la mujer.

“Bueno –le dijo Galdámez–, le importe o no, deseamos hablar con María…”“Pero, ¿para qué?”“Solo queremos saber por qué al ver a su esposo muerto no se quedó con él y llamó a la Policía”.

“Eso será cosa de ella”.

“¿Está aquí?”Iba la mujer a responder cuando de la sala salió una mujer baja y delgada, vestida pobremente, con el pelo largo recogido en una cola de caballo, viendo a los detectives con miedo y angustia.

Llevaba algo en una mano.

Era un revólver de pavón negro.

“Yo lo maté –dijo, tirando el arma a los pies de Galdámez–; yo lo maté porque me quería machetear”.

“¿Está segura de lo que me está diciendo, señora?” –le preguntó el detective.

“Estoy segura, señor… Fue así como se lo digo…”“Bien –dijo Galdámez–; solo voy a hacerle unas preguntas”.

“Diga”.

“¿Dónde están sus hijos?”“Lejos.

Eso no es cosa suya”.

“Perdone… Ahora, dígame… Le disparó a su esposo desde debajo de la mesa, ¿verdad?”“Sí, así fue, señor… Me estaba cuqueando con el machete para matarme y yo me metí debajo de la mesa, y desde allí lo maté”.

“Ajá… Y si todo fue así como usted me dice, ¿por qué no tiene lodo en su vestido? Porque debajo de la mesa hay lodo, y hay huellas de que alguien se revolvió en el lodo, que se hizo con la tierra del piso y el agua que había en la tinaja…”María no supo qué decir.

“Es que ya me cambié la ropa” –respondió, poco después.

Galdámez la miró directamente a sus ojos asustados.

“Y, ¿puede enseñarme el vestido que andaba puesto cuando le disparó a su marido?”María tartamudeó.

“Es que ya lo lavé” –dijo.

“Bueno, enséñeme el vestido lavado, pues…”“Mire, señor policía –dijo la mujer, levantando la voz y tomando valor de repente–, lo que usted quiere es saber quién fue que mató a Juancho, pues, ya lo sabe: lo maté yo… ¿Para qué quiere hurgar más? Aquí estoy… Lléveme presa y ya…”.

ConclusionesEn las conclusiones del caso, Galdámez escribió, al final del expediente:“El vestido de María nunca apareció, o sea, el vestido lodoso, y no apareció porque no fue ella quien estuvo debajo de la mesa.

Ella venía llegando a la casa cuando se dieron los disparos, por lo tanto, no fue ella quien mató a su marido”.

Entonces, ¿quién fue el asesino?A María la condenaron a quince años de cárcel.

Pasó en ella diez, diez largos, penosos y solitarios años.

Ha envejecido, se ve triste y habla poco.

No quiso hablar con nosotros.

Lo único que dijo fue:“Deje que los muertos descansen en paz… Yo ya pagué”.

Su hijo le ha dado cuatro nietos.

Su niña vive en España.

Su nuera la quiere mucho.

“Pasó diez años presa –dice la muchacha–, y habla poco de eso… Y sigue diciendo que fue ella la que mató al esposo… Nadie la saca de allí”.

El hijo, un hombre alto, de rostro agradable pero de pocas palabras, se negó a hablar con nosotros.

“Lo que los policías escribieron en esos papeles –me dijo, refiriéndose al expediente del caso–, pues, esa es la verdad… Escriba de lo que dice allí…”En el corredor del frente de la casa, sentada en una silla de madera, María sigue haciéndoles trenzas a sus nietas…¿Podría decir usted, amable lector, quién mató a Juancho?

]]>
http://www.elheraldo.hn/revistas/siempre/1226507-466/selecci%F3n-de-grandes-cr%EDmenes-parte-ii-diez-largos-a%F1os /Revistas/Siempre/ 17371613 Tue, 16 Oct 2018 10:26:35 GMT
La cálida imagen del deseo en el cine “La viuda negra”, protagonizada por Isela Vega y filmada en 1977, fue estrenada hasta 1983 a causa de la censura.



"Caliente y sensual”, “un filme que herirá su sensibilidad”, “estrictamente prohibido para menores”: así se anunciaban las cintas eróticas en los cines de Honduras.

Eran los años no higienizados por Hollywood y las multisalas, era la época del erotismo: filmes que excitaron y perturbaron a un público hambriento de experiencias sensuales.

Ni hoy ni antes estas películas han necesitado exhibir en acción las partes “nobles y sentimentales” para lograr su propósito, a veces basta una mirada para incendiar un cuerpo.

Lo que importa es sugerir, darle al cinéfilo un entremés enseñándole suficiente carne para emocionarlo, pero sin darle, nunca, el plato completo.

Los diez filmes de nuestro top de hoy pertenecen a la noble estirpe del cine erótico.

Tal vez muy pocos estén entre los favoritos de los críticos, pero todos figuran en lugares destacados en el perverso corazón de los adictos al cine.

1.

VixenSexo y manipulación: los pasatiempos predilectos de la gente de campo.

Vixen Palmer, aburrida de vivir en el frondoso bosque canadiense, decide entregarse a frondosos hombres y mujeres.

Nadie, ni sus familiares cercanos, escapan de su rapacidad.

El director estadounidense Russ Meyer, famoso por su fijación con los pechos femeninos, convirtió en objetos de deseo a Lorna Maitland y Tura Satana antes de rodar “Vixen” (1968), su primera película redonda (sin ánimo de hacer juegos de palabras).

La protagonista Erica Gavinse se come la pantalla y se lleva por delante a medio reparto.

Como casi todo el cine de Meyer, “Vixen” es barata, maniática, divertida y veloz.

2.

La loba de las SS“¡Tienes el honor de acostarte con una oficial alemana!”, le dice Ilsa a un prisionero del campo de concentración que ella dirige.

Los métodos de Ilsa escandalizarían al propio Hitler: castiga con la castración y la muerte a quienes no satisfacen su descomunal apetito carnal.

Para relajarse, somete a las prisioneras a las torturas más bárbaras.

Nueve días tardó Don Edmonds en dirigir “La loba de las SS”.

Dirán que nadie hace un buen filme en tan poco tiempo y el propio Edmonds lo aceptaría, pero esta cinta de 1975 no nos interesa por su calidad, sino por la frecuencia con que la voluptuosa Dyanne Thorne olvida la conveniencia de llevar encima algo de ropa.

Ilsa es la hermana espiritual (y nazi) de Vixen.

Algo raro había en el agua que tomaban algunos cineastas de aquellos años.

3.

Fairy in a cageLos japoneses son gente interesante.

El poderoso juez Murayama, por ejemplo: en su tiempo libre se entretiene encerrando hermosas chicas en su cárcel privada para escenificar sus retorcidas fantasías carnales.

La deliciosa señora Kikushima es su siguiente víctima.

Los “pinku” son productos japoneses incomparables.

La exquisitamente perversa Fairy in a cage (1977) tiene las características de los mejores “pinku”: dura menos de 70 minutos y está situada entre el erotismo, el sadismo, el suspenso y el horror.

Su director, Koyu Ohara, con 50 películas en su currículo, es un celebrado y afortunado obrero del género.

4.

La criada¿Hay algo peor que un hombre casado que se acuesta con su criada? Sí: una criada que se acuesta con el hombre casado que la contrató.

Ese es el punto de vista del millonario Hoon, su esposa y su suegra al darse cuenta de que Eun-yi está esperando el hijo de Hoon.

Los tres transformarán la vida de Eun-yi en un infierno.

A estas alturas de nuestra lista resulta evidente que algunos cineastas relacionan el sexo con la muerte o el mal.

El brillante director coreano Im Sang-soo lo emparenta con la tragedia.

“La criada” (2010) es una telenovela convertida en una película sobresaliente.

¿Para qué ver 100 horas de televisión monótona cuando uno puede excitarse -y a veces estremecerse- con dos horas de buen cine?5.

EmmanuelleEl ocio es la madre de todos los vicios.

Ese dicho parece hecho para Emmanuelle, quien visita en Tailandia a Jean, su rico y condescendiente esposo.

Emmanuelle tiene tiempo de sobra y lo emplea siguiendo la sugerencia de Jean de buscarse amantes de todos los sexos y edades.

Esta película (1974) de Just Jaeckin tuvo un inmenso éxito a pesar de la ola de porno “duro” de los 70.

Como otros filmes europeos “suaves” de la época, “Emmanuelle” busca atraer al público refinado con paisajes exóticos, fotografía luminosa y la elegante música de Francis Lai, pero sin el cuerpo desnudo de su protagonista, Sylvia Kristel, la cinta de Jaeckin no tendría ni la mitad de su poder de seducción.

6.

Sexo y zenLa risa y el sexo son como el aceite y el agua, dijo alguien: nunca se mezclan.

Sin embargo, el director hongkonés Michael Mak y la bien dotada actriz Amy Yip demostraron con “Sexo y zen” (1991) que el erotismo y la comedia pueden amancebarse sin que ambos pierdan su vigor.

El lujurioso erudito Mei, infiel por naturaleza, quiere poseer a todas las vírgenes de la ciudad.

Con ayuda de un ladrón y un brujo, Mei adquiere, literalmente, el poderío sexual de un caballo.

Parece ficción (y en el fondo lo es): la atrevida y loca “Sexo y zen” está basada en un libro chino escrito hace cuatro siglos.

7.

La viuda negraPueblo chico, infierno grande.

Los chismes y maledicencias llevan al padre Feliciano y su ayudante, la voluptuosa Matea, a atrincherarse en la iglesia del pueblo, y ya se sabe lo que puede pasar cuando un hombre y una mujer en buen estado de salud se quedan encerrados durante demasiado tiempo.

La película mexicana “La viuda negra” sorprende juntando tres talentos dispares: el duro Mario Almada, astro del cine de acción; la agraciada Isela Vega, siempre dispuesta a quedarse en cueros a la menor sugerencia del guión, y el director Arturo Ripstein, célebre por sus cintas complejas y dramáticas.

El resultado es una película única que premia con un par de memorables secuencias al aficionado al cine erótico.

8.

Placeres impropios“Tráeme las pantimedias con mariposas estampadas y el libro de interpretación de sueños, aunque ya sabes que siempre sueño con tener sexo”: eso le dice a su novio la bella y descocada Carla, quien busca apartamento para estar juntos, pero para lograrlo tendrá que pasar por varias alocadas aventuras con mujeres y hombres.

Russ Meyer idolatró los pechos y Tinto Brass, el trasero.

En “Placeres impropios” (2000), el italiano Brass, autor de la infame “Calígula”, repite su fórmula: traseros desnudos, escasamente vestidos y reflejados en espejos, y, por qué no, también otras partes del cuerpo femenino.

Brass transforma la cámara en el ojo taimado de un mirón impenitente y feliz.

El prolífico Pino Donaggio reemplaza en la música al maestro Riz Ortolani, colaborador habitual de Brass.

9.

Las mil y una perversiones de FeliciaLa juventud de Felicia: una época idílica de juegos, descubrimientos, perversidad y lujuria.

Paul y Gabrielle aceptan hospedarla sin saber que la chica tiene excitantes planes para los dos.

“Las mil y una perversiones de Felicia” (1975), como otros filmes eróticos franceses de los 70 y 80, tiene al menos dos versiones.

La primera contiene únicamente desnudos y sexo fingido, y la segunda incluye todas las variantes del “porno duro”.

Nos quedamos con la primera, que solo muestra lo necesario para encandilar al espectador.

La diminuta Béatrice Harnois (Felicia) hizo un puñado de cintas eróticas antes de casarse y retirarse.

10.

Assault! Jack the RipperMuchos pasamos por relaciones problemáticas y obsesivas, pero ninguna como la de Ken y Yuri.

Empleados de restaurante, descubren por un accidente (de tráfico) que el crimen es el combustible de su motor sexual.

Assault! Jack the Ripper (1976) es otro estimulante y violento “pinku” producido por la compañía japonesa Nikkatsu, la misma de Fairy in a cage.

Sigue al pie de la letra la exitosa receta del “pinku”: metraje corto, depravación, violencia, japonesas voluptuosas, antihéroes, narración fluida, rápida y eficiente.

“Un obsceno y delicioso bocadillo” ha llamado la crítica a este filme del talentoso Yasuharu Hasebe.

]]>
http://www.elheraldo.hn/revistas/siempre/1226671-466/la-calida-imagen-del-deseo-en-el-cine /Revistas/Siempre/ 17375962 Tue, 16 Oct 2018 10:13:02 GMT
Fortaleza, La Cuba que se aferra a su sentido de solidaridad RESISTENCIA 
 Durante 58 años, Cuba ha sobrevivido al bloqueo económico impuesto por Estados Unidos.



TEGUCIGALPA, HONDURAS.

- Si a usted le preguntaran cuántas injusticias se cometen a diario en este mundo, de seguro se echaría para atrás, lo pensaría dos veces y se diría a sí mismo…cualquier cantidad, probablemente no caben ni siquiera en la llamada nube de Internet.

Bueno, hoy le pido un poquito de su tiempo para que reflexionemos juntos sobre el sufrimiento, la escasez y los efectos inhumanos que le ha causado al pueblo de Cuba la política agresiva, sistemática y superada por la historia y la verdad, que se resume en el concepto del bloqueo económico, comercial y financiero que las autoridades de los Estados Unidos de Norteamérica han aplicado desde 1962 contra la mayor de la Antillas.

Aquí hablamos de una flagrante violación de los DDHH, no contra un gobierno o un grupo de funcionarios, que por cualquier razón le resulten antipáticos a los gobernantes norteamericanos.

Se trata de una política que explícitamente constituye un obstáculo para el desarrollo de Cuba e impide la realización de las aspiraciones de progreso y bienestar de varias generaciones.

Las cifras son elocuentes.

Desde abril de 2017 hasta marzo de 2018, Cuba enfrentó afectaciones en el orden de los 4,321,200,000 dólares, solo su mención ocupa la mitad del renglón; peor si le digo que los daños acumulados por esta agresión permanente desde que comenzó hace casi 60 años suman los 933 mil millones 678 mil dólares, si se toma en consideración la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional.

Cualquiera puede imaginar cuántas cosas más no hubiera podido hacerse con semejante cantidad de recursos.

Cuba se precia de sus logros y avances en materia social, especialmente en la salud, la educación, el desarrollo científico, cultural y deportivo.

Siempre cabe la otra pregunta obvia: si la principal, hasta ahora, potencia económica y militar del mundo, ubicada a un aliento de las costas cubanas, hizo lo imposible por hacer colapsar nuestra economía, ¿cómo es posible que aun así hayamos avanzado? Siguiendo incluso la lógica de la Casa Blanca, si el bloqueo o embargo -como le dicen en un intento por suavizarlo- se pensó para destruir a la Revolución Cubana, entonces, ¿de qué ha servido la tal política? ¿Por qué se mantiene?Empezaría por evocar a Eduardo Galeano, el maestro de las metáforas de la lengua castellana, quien en su libro “Patas arriba, la escuela del mundo al revés” ofrece la siguiente y tal vez originaria explicación:… “Cuba ignoró que su libertad de comercio consistía en aceptar los precios que se le imponían, compró el prohibido petróleo ruso y ahí se armó el tremendo lío que desembocó en la invasión de Playa Girón y en el bloqueo interminable”.

Podrían decirse muchas cosas, pero me limito a recordar las posturas de una minoría, mejor dicho, ultraminoría anquilosada en el pasado de la guerra fría, probablemente sin futuro político, que hizo de su guerra contra Cuba su signo distintivo en la abigarra política de Washington.

Aluden a un lejano origen cubano y sin embargo no entienden por qué más del 60% de los llamados cubanoamericanos, eventual base electoral de este grupo, rechazan el bloqueo y prefieren mantener una relación normal con la nación de donde emigraron.

También es una política que provoca muy escasa simpatía entre la población norteamericana, muchos de sus sectores se ven particularmente afectados por esta peculiar guerra, a pocos kilómetros de su país; es la motivación que legitima los esfuerzos de grupos de lobby tan importantes como el denominado Engage Cuba, o la Cámara de Comercio de los EE UU, o la Asociación Nacional de Departamentos de Agricultura, por solo citar algunos muy representativos, así como legisladores republicanos como demócratas, múltiples organizaciones religiosas, reconocidos intelectuales, artistas y líderes de opinión en ese país.

Y cuando hablamos de guerra no es una exageración; justamente la base legal del bloqueo es una antiquísima ley de comercio con el enemigo, así se denomina, que establece límites y prohibiciones para comerciar con otra nación en conflicto bélico.

Resulta, como es harto conocido y obvio, que Cuba y EE UU no están en guerra, por el contrario, decidieron establecer relaciones diplomáticas en el 2014, con embajadas incluidas y 22 acuerdos de intercambio en temas de mutuo interés.

Incluso recientemente instituciones científicas de ambos países firmaron un acuerdo para la producción conjunta de una novísima vacuna contra el cáncer de pulmón; esperemos que el bloqueo no le impida a miles de pacientes norteamericanos de esa dolencia tener acceso a este medicamento.

El próximo 31 de octubre, posiblemente antes del mediodía hondureño, la Asamblea General de las Naciones Unidas, a la que asisten todos sus miembros, debe opinar por vigésima séptima vez si el bloqueo debe o no eliminarse.

No es necesario ser un experto en política exterior para augurar los resultados de la votación que allí se realizará, tomando en cuenta el patrón de votación acumulado: La última vez 191 países lo rechazaron, solo EE UU e Israel se manifestaron en contra.

Asumimos que será igual, salvo que los dos arriba mencionados recapaciten, buscando salvarse de semejante repulsa internacional, de las pocas que concitan un casi unánime apoyo mundial.

En esta ya larga batalla, Cuba se aferró a su sentido de solidaridad, aquel que hace a la especie humana una civilización, con valores de amistad y gratitud universalmente aceptados.

Quizás el haber brindado nuestro apoyo desinteresado en más de 180 naciones en estos mismos años que dura el bloqueo, expliquen en definitiva las votaciones masivas contra esta agresión.

Tal vez aún prevalece en el concierto de las naciones cierto decoro y se rescatan todavía alientos de respeto por el derecho de los pueblos a la autodeterminación.

En todo caso, tanta gente no puede estar equivocada.

Un ejemplo concreto de lo anterior se aprecia en este noble país, donde las brigadas médicas cubanas cumplirán el próximo 2 de noviembre 20 años de presencia casi ininterrumpida.

Las cifras que develan su actuación son sorprendentes; por razones de espacio les muestro estas: hasta el 30 de septiembre último se dieron 29,636,522 consultas que, entre otras cosas, permitieron salvarle la vida a 261,993 hondureñas y hondureñas, o la vista a 59,637 pacientes.

La tenacidad de los cubanos mucho me recuerda a José Martí, el apóstol de la Independencia de Cuba, gesta que este 2018 cumple 150 años de haberse iniciado.

Martí comparaba a Cuba con David, aquel hijo de pastor que derribó con una piedra al coloso Goliat, cuando los israelitas enfrentaban con estoicismo y en el nombre de Jehová a los filisteos, según se nos cuenta en el primer libro de Samuel, Capítulo 17, del Antiguo Testamento.

Para terminar este artículo prefiero citar al presidente cubano Miguel Díaz-Canel, genuino representante de la generación que le dará continuidad a la Revolución, quien a nombre de su pueblo expresó recientemente el 26 de septiembre, en el plenario de la Asamblea General de las Naciones Unidas: .

.

“Cuba siempre estará dispuesta a dialogar y a cooperar desde el respeto y el trato entre iguales.

Nunca realizaremos concesiones que afecten la soberanía e independencia nacional, no negociaremos nuestros principios ni aceptaremos condicionamientos.

A pesar del bloqueo, la hostilidad y las acciones que ejecuta Estados Unidos para imponer un cambio de régimen en Cuba, ¡aquí está la Revolución Cubana, viva y pujante, fiel a sus principios!

]]>
http://www.elheraldo.hn/revistas/siempre/1226685-466/fortaleza-la-cuba-que-se-aferra-a-su-sentido-de-solidaridad /Revistas/Siempre/ 17376387 Tue, 16 Oct 2018 10:11:09 GMT
El artículo de Octavio Carvajal: ¡Hipócritas! CONDUCTA 
Los hipócritas saludan con puñaladas traperas, así son en todas partes del mundo.



TEGUCIGALPA, HONDURAS.

- No nos queda ninguna duda que aquí –como en cualquier país del mundo- lo que tenemos es una irrefutable pobreza mental con la que apachurramos por envidia y prejuicios el progreso de la nación y la del prójimo.

A miles más bien les agrada el fracaso de las mayorías para sacar provecho político, personal y familiar.

Quienes ladran y ladran por diversos medios de prensa, en redes sociales o a través de la ventana de su casa son nomás personas que dejan entrever su maldad y frustración.

Nunca les agrada nada de nadie a menos que sea pensado o hecho por ellas.

Son hipócritas y, sobre todo, egocéntricas.

Ven el país “ingobernable” y maman del sistema que tanto critican.

SeriesHay expertos e incultos.

Abogados, reporteros (unos sin título y venales), médicos, ingenieros, arquitectos, curas, enfermeras, diputados, militares, policías, economistas (según su tripa) y chorro de sabelotodo que jamás elogian los éxitos de otros y, a veces, ni de sus propios hijos.

Ven tumbado el país y en sus casas no comen ni con sus crías pensando en la tortilla burocrática.

Medio mundo llora de los gobiernos.

Nadie aporta nada para avanzar.

La gente (la que sorbe directa o indirectamente de la teta) alega que vivimos peor que hace diez o treinta años, pero al revisar cuentas, los y las quejosas tenían el poder en esas eras, tocaron las arcas del Estado a su modo, a sus anchas.

Entonces, también son garantes del caos.

¡Doblemente hipócritas!Las ufanadas de nuevas proles no suman más que insultos.

Juzgan todo a su paso y chupan del sistema dominante que “odian” y, de remate, lo califican de fétido.

Se sueñan brillosos mimando y echando vivas a caras arrugadas, putrefactas.

Son juventudes con mente arcaica, honrando con su voto a falsos líderes liados a largos actos impúdicos.

Doble fondo.

PiquesAquí es común que el vecino se harte a otro por envidia o que un exfuncionario, político o letrado diga que su colega es un fiasco cuando todos hacen lo mismo en el mando.

Sobra quien desee el carro o la casa nueva de su colindante mientras el metido en política, empresario o ciudadano corriente –por pura tirria, prejuicios o ventaja- jamás vale lo bueno de su rival.

El “amigo” del barrio se harta al del frente o al de su lado.

Lo acusa de bolo, cornudo, mujeriego, de mal padre, pero en su hogar es un tormento, otro macho, loco e irresponsable, “padre” de criaturas abandonadas.

Parecido a políticos, empresarios, periodistas y otros eruditos que señalan que el actual régimen va de movida en movida y cada quien hace igual o peores picardías apenas llega al sillón.

Al final, casi todos se cuadran por el billete.

No sean hipócritas.

TrancaEstamos cercados de hipócritas.

El habitante de a pie debate toda jefatura sin importar el color partidario.

Acusa que no reduce el desempleo ni brinda mejores chances de trabajo con sueldos dignos.

Culpa a medio mundo de sus crisis sin admitir que, tal vez, tuvo la fortuna para estudiar a nivel universitario y la malgastó.

Limosnero con garrote.

Los bandidos de traje, aquellos que pelean por sujetar o llegar al trono presidencial a punta de mentiras e hipocresías, valen la ruina que tenemos.

Son cobardes y –como siempre- actúan fingidamente.

Todos los regímenes –por populismo- son tutores de la inopia.

No enseñan a las masas a pescar y ahora todos se culpan del éxodo de familias.

Se lavan las manos sin pudor.

El cinismo es descomunal.

Si bien un régimen debe validar la ventura del pueblo, cada quien debe responder por sus actos.

En nuestra nación, la mujer pare sin freno porque prima la incultura de pareja.

Su afán es “fabricar” niños sin futuro y los gobiernos paren burócratas sin cesar, inútiles, con salarios onerosos, desiguales y ofensivos.

Es tanta la hipocresía que aquí nadie fía el despelote.

El padre insensato ve errores en otros y quienes guían el país no aceptan sus malogros por vivir a costillas de la ignorancia.

Los gringos también juegan pelota con nosotros.

Nos obligan a poner el pecho y luego nos denigran ante el mundo.

También son parte del circo de hipócritas, hijos…de este pueblo.

]]>
http://www.elheraldo.hn/revistas/siempre/1226508-466/el-art%EDculo-de-octavio-carvajal-hip%F3critas /Revistas/Siempre/ 17371614 Tue, 16 Oct 2018 10:10:32 GMT